domingo, 26 de noviembre de 2006

Buen fin de semana


Hasta las 10 de la noche del viernes estuve ocupado con asuntos del trabajo, pero me llamó Eva, que había ido a escuchar a Adolfo García Ortega al Seminario Humanístico de Zafra, y llegué a tiempo para asistir a la cena ―yo ya había cenado― de amigos y amigas como Álvaro Valverde, Yolanda Gómez, Rosa Panea y Luciano Feria, acompañando a Adolfo.

Bajo la horterada con que camuflan ahora la claraboya decimonónica del casino de Zafra,
hablamos de política y literatura hasta la una de la madrugada. Nos llevamos para casa el último libro de poemas de García Ortega, Te adoro Kafka, y al día siguiente le correspondo con la dedicatoria con que encabezo La amargura de la memoria, que le llevo al Parador de Zafra antes de que vuelva a Madrid. Álvaro, Yolanda y Alberto, su hijo, van camino de Jerez de los Caballeros.

A mediodía de ese sábado, en la llamada plaza de los escudos, concentración en protesta por la agresión a mujeres. Somos pocos ―ni siquiera un centenar―, y aún menos hombres. ¿Qué pasa con esta tragedia, que alguno sigue permitiéndose risitas y algún chiste? En media hora en la plaza oigo cuatro bromas de hombres ―algunos, amigos― sobre el tema. ¿Alguien se permitiría hacer chanzas a costa de las víctimas de ETA? Por cierto, ¿a quién se le habrá ocurrido hacer coincidir la manifestación de ayer en Madrid con el día en contra de la violencia de género?

Tengo un cansancio de días y hoy no perdono la siesta. Hacía meses.... Desde años no distingo entre el trabajo y el ocio. Creo que nunca he sabido lo que es un horario laboral estándar. Mezclo horarios y de eso siempre resulta cierto desorden escasamente burgués, que es lo que uno es ―querámoslo o no. Por ejemplo, sigo sin conseguir ponerme al día en la contestación de correos electrónicos. Lo de las cartas era más fácil, pero esto de los correos no hay quien lo lleve bien.

Plácida ―y ocupada― mañana del domingo y a mediodía nos vamos a Badajoz. Un amigo y compañero de trabajo, Javier Moreno Romagueras, nos ha invitado a los tres ―Juan viene― a comer en su casa con su mujer y su hija, Lourdes y Silvia. Hablamos de los niños y de la vida y todos tenemos una extraña sensación de descanso. De vuelta a casa, sorprendente reportaje de La 2 sobre globalización, terrorismo y guerra de Irak.

El domingo termina. He dejado pendiente un artículo sobre la subida de las columnas fascistas de Sevilla a Talavera de la Reina... y tengo que leer a Juan Huarte de San Juan y su Examen de ingenios para las ciencias.

Buen fin de semana. No es un saludo; lo aseguro.

5 comentarios:

nene dijo...

Eliminar el recurso a la violencia en todo. No sólo en y para las mujeres. Y todo tipo de violencia, sea institucional, política, etc. ¿No era el 30 de enero el día de la no-violencia...? Una utopía posibles mientras gobiernen el mundo los políticos profesionales de garrafa, y no tengan nada que HACER lo ciudadanos libres..., más que votarles cada 4 años.

nene dijo...

Quise decir: Una utopía imposible mientras gobiernen el mundo los políticos profesionales de garrafa, y no tengan nada que HACER los ciudadanos libres..., más que votarles cada cuatro años.

Anónimo dijo...

Me parece que en la violencia contra las mujeres los políticos profesionales de garrafa o de garrafón no tienen mucho que ver.
Somos todas y todos, políticas/os o no, las/los que nos tenemos que empezar a trabajar por un cambio cultural de respeto a todas o todos.

paji dijo...

¡Y de los pajilleros qué! ¡Cuándo se va a hacer justicia con los pajilleros! ¡Que si maricas, que si mujeres, que si varones! Y nusotros na de na. Marginados y odiados por pajilleros.

lolo dijo...

El reportaje de la dos es estupendo.

Creo que lo están poniendo en internet para bajárselo en el emule. Más información en: http://jaraylolo.no-ip.org/mamenblog

¡Un saludo!

Lolo.