domingo, 3 de diciembre de 2006

Las esquelas


A mi amigo Justo le han dado hoy un montón de esquelas publicadas en El Mundo y, con mala intención, le han dicho que se las hiciera llegar a la presidenta de la Asociación de Recuperación de la Memoria Histórica de Zafra. Justo es el vicepresidente de esa asociación. Molesto, se ha ido a casa con las esquelas y ha escrito un texto:

Un conocido mío me manda unas esquelas mortuorias recortadas de periódicos, las cuales son recordatorios del 70 aniversario de la muerte de algunas personas de derechas que fueron asesinadas por “las hordas marxistas” en Paracuellos del Jarama. Incluso me envía la esquela de una señora fallecida este año, viuda de un capitán de la Legíón, “muerto en combate en Aaiun, el 13 de enero de 1958” (por si no lo sabe le aclaro que Aaiun es de Marruecos).
Este conocido que me envía las esquelas está completamente confundido. Nuestra Asociación no pretende abrir viejas heridas, sino todo lo contrario. Sólo pretendemos que las víctimas del bando perdedor de la guerra civil recobren la dignidad perdida, enterrada con ellos en fosas comunes, en descampados, en cunetas, en pozos de minas abandonadas. Sólo de esta forma, es decir, haciendo justicia a la memoria, recobrando el honor, se podrá cerrar para siempre el capítulo pendiente de la guerra civil.
Naturalmente que el bando republicano también cometió asesinatos, pero la mayoría de estas víctimas, a las que me refiero respetuosamente, pudieron ser enterradas dignamente, recibieron toda clase de honras fúnebres y homenajes y sus nombres fueron escritos en los muros de las iglesias, en las Cruces de los Caídos, incluso algún religioso fue canonizado; los soldados alemanes, que lucharon al lado de Franco, tienen un cementerio en las proximidades de Yuste, y en la cabecera de sus tumbas en el suelo tienen verticales lápidas con sus nombres y fecha de su muerte. Los soldados italianos también tienen otro cementerio.
Sin embargo los españoles que murieron por pertenecer a un gobierno legal, que defendía la libertad, la igualdad y la prosperidad, fueron condenados al olvido, en fosas de silencio, intocables, guardadas por el miedo.
La Declaración Universal de los Derechos del Hombre, aprobada por la ONU en 1948 dice que todos tenemos derecho a un enterramiento digno, y yo pienso que es lógico que los hijos o los nietos de esos miles de hombres y mujeres que están en fosas comunes en toda la geografía española, pretenden recuperar los restos de sus familiares, sin rencores, sin odios, para enterrarlos dignamente.
Las esquelas mortuorias a que me refería al principio me han hecho pensar en algo que no queremos recordar y es que los franquistas asesinaron en Zafra a unas 200 personas y que los “rojos” no mataron a nadie y defendieron a las personas de derechas que estaban en peligro en aquellos turbulentos días. Nosotros ya hemos pasado la página de la guerra civil, pero seguiremos atendiendo y distinguiendo a todos aquellos que sufrieron los rigores de la guerra y a los que deseen recuperar la memoria histórica.

Justo Calderón tiene ya 82 años y su nombre es de esos que sólo ponían los republicanos de entonces, como el de Libertad, la destinataria final del montón de esquelas. Justo es hijo de Luis Calderón, un concejal de Zafra que fue asesinado por los fascistas en 1936. Su padre sufrió una parálisis por la tensión vivida al huir de Zafra. Los falangistas lo capturaron en Fregenal de la Sierra. No pudo escaparse de la cama de la clínica en la que convalecía. Incapaz de ponerse de pie, sus verdugos lo fusilaron en el suelo.
A Justo no le hace falta que nadie le de esquelas. A diferencia de muchos que ahora siguen publicándolas, él es uno de los que durante cuarenta años no pudo hacerlo.

Supongo que a eso se refiere la viñeta de El Roto.

23 comentarios:

zaratustra dijo...

Sí, lamentablemente, tenemos una vida muy historiada, muy historiada, hartamente historiada y arteramente historietista...
La novelucha histórica, un subsubgénero extraliterario, ha tomado las librerías y se ha convertido en un fenómeno espectacular, del espectáculo creado por Jólibu, allá entre los cincuenta y setenta, todo un aparato industrial que sirve de base para la alienación de las mentes y de las personas que las portan (las mentes). La historia chupa rueda. Conviene, más que nunca, la óptica antropológica para estudiar a los humanos. Y en Extremadura, más que nunca, porque aquí no hay clases sociales, hay castas, raleas, clanes, mutas... La perpectiva historicista es una maldición del momento. Todos los momentos cutres, perniciosos y dañinos se han visto bendecidos por esa visión historietista, o cualquiera otra maturranga de entretenimiento del momento. Porque es curioso como la historia del tiempo presente no interesa a nadie. Problema grave de alienación. No hay más que leer a Nietzche, y su tratadito "Contra la historia". Oportuno escrito que se tomó aquel señor alemán, que siempre puso más énfasis en ir contra lo que llaman historia que contra otras cosas, que le han cargado; pero sus mangoneadores no lo dicen, aunque supuren sus páginas ese asco a la historia. Y el señor Hitler, tan basando en la Historia sus teorías de superioridad de los ario...
Pues sí, la novelucha histórica invade las estanterías de las librerías, y los estantes, y las secciones... Eso por un lado. Que es cansino y totalitario, estúpido y cretino, empobrecedor. Porque luego son todas malísimas, pésimamente escritas, hechas para un público infantiloide y heroico.
Luego viene la morralla de la memoria histórica, con sus píos moas, sus replicantes republicantes, sus opositores y ¡toma más historia!... Y así todo. Hasta la vida cotidiana más rutinaria. Los panfletos sobre historia abundan en los kioscos, los canales de historia crecen en la tele...
Ya digo, una época cutre y pobre intelectualmente, de un raquitismo ramplón e historiado. Por cierto que todos los intelectuales orgánicos del franquismo eran, también, historiadores... Por estos pueblos extremeños abundan los que se dedicaban a la historia como pasión personal, aunque eran abogados, notarios, curas, maestros o chupaceites. Pero eso "vestía", estaba mu bien y era signo de intelectual como la copa de un pino. ¡Larra, que bien lo adivinaste, en tu castellano viejo, cutre e histórico! Ese artículo que nadie lee, y menos entiende, en su sutil ironía.
Todo es historia. Vaya hartera y empacho...
¿Hasta cuándo?
¡¡¡¡Menos historia y más Platón!!!! (debemos gritar en el hartazgo)

Por ello la "imaginación" anda desquiciada, y nos suelta eso tan cavernoso de las esquelas "históricas", del bando pudiente, allá en la cavernosa historia del los años treinta o republicanos y guerracivilistas...
Y he llegado a ver cosillas más chuscas, graciosas, si no fuesen tan cutres y de una indigencia mental que avergüenza la dignidad humana, y la mera inteligencia de andar por casa.
Y recuerdo aquella pintura de Goya, con dos tipos hasta las rodillas enterrados, atizándose en los morros con sendos garrotes. He buscado alguna reproducción y les juro que uno tenía pinta de piomoísta y otro de nieto reinvidicativo de la memoria muy histórica, con mucha historia y todo eso. Pues que se aticen lejos de los sensatos y de los que queremos vivir con lo ojos abiertos de la desalienación histórica, social, económica, mental... Que esa es la revolución pendiente de ahora, no de la historia.

Lama, espero que tengas cierta comprensión por la digresión, tal vez mu larga, pero que espero que apuntale tu excelente entrada de tu magnífico blog. Gracias

josemarialama dijo...

Gracias por tus elogios Zaratrustra, pero puedes obviarlos. El criterio que sigo para publicar o no los comentarios no es que incluya halagos sino que no incluya insultos.

josemarialama

zaratustra dijo...

Se me olvidaba decir que eso de las esquelas no es nuevo. Hace unos días, tal vez el domingo, vi en "El mundo", una esquela por un familiar muerto, o asesinado, en Aragón, por las "hordas" marxistas...
Es que, lo siento, hago "historia" del caso...

zaratustra dijo...

Hago otra lectura de la viñeta de El Roto, otra lectura más descarnada.

zaratustra dijo...

Y todavía vive Justo. Un saludo,y por muchos años.
También vive mi madre, que acompañó a mi abuela a desenterrar a mi abuelo, asesinado por la morrala nazionalista, en octubre de 1936, y recogido en el registro civil en febrero de 1937, por negarse mi abuela a firmar un papel que decía que había sido "arrollado por las fuerza pública"... Y esa negativa hizo que retrasaran su registro, en el civil.
Decía que mi madre y mi abuela fueron a desenterrar a mi abuelo, asesinado hacía mes y medio, por Navidad, y lo reconocieron por las botas de cuero que llevaba. Con él fueron enterrados once más en fosa común, asimismo asesinados.
De modo que ya, en 1936, hubo gente con redaños que dio digna sepultura a sus muertos, excavó fosas comunes y conservó la amemoria, pues desde bien pequeñito me lo recordaron, sin resentimento, sino como barbaridades de la gente de Arriba.

¡Ah!, olvido decir que mi abuela murió a los pocos meses, de dolor y pena, y mi madre se quedó huérfana, con doce años, y con cinco hermanos menores que ella, que luego, según crecían, se iban largando fuera de Extremadura porque esto era lo que es...
Y no he necesitado recuperadores de memoria, ni mi familia. Ni nos gusta todo eso, tal como se lleva, tal como se manipula, tal como se "esqueletiza". Que a eso re refiere El Roto. Seguro.

zaratus... dijo...

Como les sobra pasta, money, parné, dineros, pues ponen esquelas a mansalva en los periódicos. Ayer a una página, que debe costar más de los 6.000 euros...
Menudo negocio está haciendo la prensa, a la que interesa la polémica y los golpes de pecho por los muertos, la memoria y todo lo demás... Como a ese personaje del El Roto que ha montado sus chiringuito para poner esquelas. Que eso es lo que se saca el limpio de asunto.

eva dijo...

Estimado José María:

Me parece de muy mala intención ese envío, por parte de ciertos portavoces de los llamados "mártires de Paracuellos", de esquelas a un hijo de una víctima del bando fascista, precisamente el bando que apoyaban esos dos mil y pico de fusilados en la provincia de Madrid en el invierno de 1936.

Desde la página electrónica del mismo nombre, aparte de ser en su esencia una clara apología del franquismo, se proclama lo siguiente:

"Españoles perdonad, pero no olvidéis".

Se comprueba como las acciones de estos personajes muestran que de lo uno (olvidar) nada de nada, pero es que de lo otro (perdonar) tampoco saben mucho. Lo que sí se permiten con todo el cinismo que pueden es exigir a los "otros" no solamente que perdonen, sino también que se vuelvan amnésicos.

Seguramente su amigo Justo no sabrá que los fusilados en Paracuellos, aparte de los honores tributados por el aparato franquista, que no dejó desamparadas a sus familias, no fueron solamente HOMENAJEADOS, EXHUMADOS, RECONOCIDOS, HONRADOS y hasta CANONIZADOS, sino también VENGADOS. Quien haya leído el libro de Ian Gibson se habrá podido informar sobre los "procesos" que tuvieron lugar durante la posguerra y que llevaron a diversas condenas a un numeroso grupo de personas tanto en Madrid como en el resto de España.

En aquellos momentos de venganza, rencor y muerte arbitraria enmascarada mediante una pantomima de juicio, escenificada por los vencedores de la guerra, que ya habían dejado una estela de muerte y dolor por toda España, ninguno de los familiares de los "caidos por Dios y por España" alzó la voz para perdonar, no a los supuestos autores de los crímenes, sino a tantas otras personas que estaban siendo fusiladas o enviadas a las cárceles y a campos de concentración para aplacar la sed de venganza de esos "administradores de justicia".

Esos que echan en cara a otros lo de "pretender abrir heridas" están en realidad llenos de incomprensibles agravios, odios, rencores y mala fe, pese a haber enterrado y vengado a sus muertos, incluso a costa de tanta sangre inocente, y pese a haber percibido ayudas económicas, o al menos, reconocimiento, y sobretodo haber recuperado la mayoría de los restos de "sus" muertos para darles sepulturas dignas.

¿Dejarán a la ARMH alguna vez en paz hacer su trabajo, como les dejaron a ellos hacerlo, por cierto, con dinero público?

Saludos cordiales

familiar dijo...

Doña Eva: Respeto lo que dice. Pero... No dejo que ninguna organización, ni partido, ni colectivo ni na de na, haga ningún trabajo por mis muertos y con mis muertos y represaliados, por los asesinados en la guerra social abierta de 1936-39. Que queden todas las injusticias en pie, que queden los muertos sin enterrar, que todo quede como la canalla fascista lo dejó. Para su vergüenza. Y, sobre todo, que la ARMH deje en paz a mis muertos, como respetuosamente hemos pedido a la misma, así como a los historiadores diversos, en sus particulares guerras mediáticas con los píos moas (o molas) de turno... No sé si me entiende, que no queremos que nadie nos recuerde, ni nos dé dignidad, ni nos honre, ni a nuestros muertos y represaliados hasta hace muy poco, en lo que llaman democracia y por partías o partidos no sólo "demócratas", sino de "izquierda". Sobre todo si son afectos a esos partidos y sindicatos de poder fascista, como todos son ahora, particularmente en la Caradura, digo Extremadura.
Espero que sepa distinguir entre esta solemne petición y los fachas de turno, que les critican, porque tienen ustedes una particular guerrita "intelectual", e "ideológica". ¡Pos juegan ustedes al monopoli, o a alguno de esos juegos de estrategia!
Dejad en paz mis muertos, pues somos los familiares de los asesinados y represaliados los que debemos decidir. Pero que no los manipulen para beneficio de lo que se llama (es pura nomenclatura) ahora "izquierda", "socialismo" y demás lacras nominales; pues na de na.
Quede el baldón tal como lo hicieron, para muestra de los venideros. No borren el dolor, ni lo indigno, ni el horror, ni la maldad. Quede todo patente y vivo, en la memoria de las cosas, de los campos llenos de huesos, las cunetas, los cortijos y montes llenos de ese dolor... Así estará seguro el recuerdo.
Lo demás es la misma traición con buenas intenciones. Y el camino del infierno está lleno de esas buenas intenciones.
Atento

eva dijo...

"Don Familiar":

Tengo la vaga sensación de que cualquier parecido entre lo que escribes, lo que piensas, tu verdadera situación, y la realidad es pura coincidencia.

Igualmente te pido, seas quien seas, que me dejes en paz.

Agustín Romero Barroso dijo...

Ya lo dijo Cernuda: "Caines sempiternos". Y lo poco que alumbra lo ocurrido en la guerra social 1936-39 es la obra de León Felipe...

Tenerme por mentiroso no es grave, lo grave es creer que lo que usted dice es verdad, sobre mí. La dejo en paz, pero dejen en paz a los míos de sus listas, enjuagues, historias, memorias y otras utilizaciones partidistas zapateristas. ¿Vale? Pos eso.

eva dijo...

Agustín, yo soy quien te pido de nuevo que me dejes en paz, y te lo pido a título personal.

También te pido que dejes de desinformar e intoxicar con barbaridades como éstas:

"pero dejen en paz a los míos de sus listas, historias, memorias y otras utilizaciones partidistas zapateristas."

Precisamente los "zapateristas" han redactado una "ley de memoria" que es absolutamente insuficiente e insatisfactoria. España es el país de Europa Occidental con mayor número de desaparecidos, y dicha ley no va a obligar a ningún gobierno español por ahora al empleo de los mecanismos de un estado de derecho para una labor enorme y costosísima y que es la búsqueda de sus desaparecidos.

Serán, al parecer, como hasta ahora han hecho, las asociaciones y algunos equipos investigadores los que realicen esa labor.

Me asombra que una disposición tan discreta genere tanta furia. A nadie se le va a obligar a buscar a sus muertos, a pesar de que las leyes internacionales lo establecen así.

Por todo lo demás, son numerosos los ayuntamientos del PSOE (y alguno de IU, según he oído) que se han desentendido de esa labor; por un lado ni colaboran pero es que por otro ni tan sólo permiten unas mínimas tareas de investigación al respecto, enredando, desinformando a investigadores y familiares y colocando placas (en casos excepcionales) con inscripciones tan absurdas como desafortunadas.

Agustín Romero Barroso dijo...

Eva:
Pues claro que te dejo en paz. Pero te contesto.

1º.- No me genera furia disposición de nada. Rechazo, por sistema lo dispuesto por Gobierno (cualquier Gobierno), sean mieles o hieles. Simplemente creo que las averiguaciones deben ir de otra manera, muy otra. Sobre todo contando con familiares. A lo menos con los míos, a los que no sólamente mataron, sino que despojaron de todo, incluso de futuro.
2º.- Hasta ahora sólo he visto uso partidario, de lo que conozco.
3º.- Pues claro que el Gobierno se desentiende de eso. Sirve a los de Arriba. Pero no el partido que lo sustenta (que trabaja el voto de los de Abajo), en su propaganda y utilización, claro es. Porque esa es una prueba más de su prédica sin trigo. Así como los satélites: lo que queda de IU, etc.
4º.- Nadie me puede impedir que siga pensando que todo debe quedar como lo mantiene la iniquidad. Tanto de españoles con mando presente, como europeos (y socios) con esas leyes internacionales de ahora, y que no ayudaron, y atizaron asesinatos; porque entonces España era nación semiafricana, para ellos, y base experimental de sus muchas guerras de destrucción, tanto en la propia Europa, como en colonias.
5º.- Y doy por terminada esta corta, para lo que merece, intervención. Que hay muchos puntos de vista para este asunto. Y que lo que otros ven correcto, puede el de más allá no verlo así. Y que ni leyes internacionales, ni Europa Occidental, ni nada son modelos a obedecer, respetar y demás.
6º.- Yendo a la viñeta, oportuna, traída aquí, de El Roto, creo que debería referirse sólo a las esquelas que lamentablemente, y naturalmente, trae la Muerte, y no a la vergonzosa práctica de estos días en ciertos medios de prensa. Pero hay gente pa to.

Creo que estamos, no obstante, de acuerdo en cuestiones principales, como es respeto a asesinados, y en que aquello, al menos sirva de algo futuro para todos nosotros. Algo que nos haga más respetuosos, más libres con los demás, y en resolver todo conflicto sin la expulsión y eliminación de nadie. Que todos somos precisos.

He leído, o leí, alguna intervención tuya en alguna entrada de este blog, hace tiempo, y recuerdo que me encantó, por el contexto y oportunidad. No tengo nada contra ti, antes al contrario.

Salud, y agradecimiento

eva dijo...

Agustín:

1º.- Yo no rechazo lo dispuesto por el Gobierno, simplemente lo critico por considerarlo insuficiente y porque parece que están dando marcha atrás con algo que prometieron en su día.

2º.- Al contrario, yo solo veo pasividad, retórica, y poca contundencia por parte de los dirigente políticos en un asunto que debería haber sido resuelto antes.

3º.- Al menos coincidimos en que el Gobierno se desentiende en gran medida de eso. Por lo tanto, si se desentiende, no puede estar utilizándolo con fines "partidistas" como algunos creen.

4º.- En lo referente a que Europa no ayudó y en cierta manera aportó su granito de arena a que los crímenes franquistas, primero, se ocultaran y, después, quedaran impunes, pues tienes toda la razón, y ése es el motivo por el que nadie en medios internacionales habla de un "holocausto español" en la misma medida que se habla del indio, judío o armenio -este último, por cierto, nuevamente de actualidad por el tratamiento legal que le ha dado recientemente el estado francés.

Recuerdo que el académico Julius Ruiz emplea ese término ("Spanish Holocaust") en un artículo bastante reciente, pero puesto en "interrogantes", por lo que no se considera aún una categoría histórica de la misma entidad que las otras mencionadas.

Sin embargo, la prensa y las cátedras de historia de países tradicionalmente tan benévolos con el franquismo como Gran Bretaña o Alemania empiezan a tratar estos temas con otro enfoque. El último trabajo del profesor alemán Bernecker se mete a fondo en el tema de las fosas y en especial analiza el cementerio-memorial de La Barranca, para los riojanos un símbolo de su propio genocidio. Y en Gran Bretaña están Preston y Graham investigando y divulgando en medios anglófonos los últimos resultados de las investigaciones locales.

Ahora me permitiré una opinión personal: creo que el asunto de la recuperación de la memoria le viene demasiado grande al actual Gobierno, porque las implicaciones son enormes e imprevisibles y hay una oposición muy dura. Con lo primero me refiero no solamente a documentar un número considerable y aún desconocido de secuestros, asesinatos y desapariciones, sino también a eslarecer las circunstancias de esas tragedias y las repercusiones que tuvieron en las familias de las víctimas, tanto emocionales como económicas.

Inevitablemente habrá que hablar algún día de delitos, de sentencias injustas, de responsabilidades y de compensaciones.

Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

¿Esta tal Eva a qué narices entra en los foros? O se le da la razón o se ofende y pide a todo el mundo que la olviden. Yo creo que es ella quien debe callar y dejarnos disfrutar de los foros y blogs a los demás.En más de uno foro se la ha pedido por favor que no vuelva, pero ella dale que te pego. Es que no se cansa.

eva dijo...

¿Ese "tal anónimo" no sabe disfrutar de una tarde de sábado como una persona normal? ¿Necesita controlar la vida de los demás porque la suya es vacía y aburrida? ¿Necesita escribir embustes e insidias para ser felíz?

A la "tal Eva" nadie le ha pedido que abandone ningún foro, y mucho menos "por favor". El empleo del "por favor" está reservado a las personas educadas.

Lo que sí te confirmo es que he abandonado el blog de Francisco Pilo por mi propia voluntad, primero porque me quita demasiado tiempo escribir para desmontar los embustes, insidias, enredos y falacias que escribe y deja escribir a otros; segundo, porque me resulta terriblemente desagradable compartir espacio con una serie de personajes que ni tienen la más mínima educación ni el nivel suficiente para opinar de un tema o mantener un diálogo mínimamente constructivo y civilizado.

Le he hecho un favor a tu amigo abandonando su aparatoso y pintoresco blog, donde confunde la "democracia" con la mala educación (quizá porque desconozca lo que significan ambos términos), la apología del golpismo, el rencor hacia los políticos que él no vota y sobretodo el cultivo de lo bajo y escatológico. Desde hace ya algunas semanas que pueden disfrutar a sus anchas sin la "tal Eva" los que escriben allí, ¿contento, anónimo?

Por cierto, que no pienso volver a escribir nada más en ese blog, aunque sinceramente -esto que quede entre tú y yo- hace unos días me tentó el volver a hacerlo, al ver que se ha suprimido una entrada cuyo contenido me daba la razón en un punto que aquí se trató hace tiempo ¿te acuerdas? Yo sí, sobretodo la forma en como ese "investigador" trató, primero de silenciarme, y después de ridiculizarme, ayudado de sus "huestes", por mantener una opinión contraria.

Desde hace un tiempo prefiero el estilo "chino", es decir, sentarme y ver pasar...

... y además tengo que hacer, así que si me lo permites, desearía pasar el resto de la tarde tranquilamente.

Un cordial saludo a José María Lama, al que deseo una agradable tarde

unoquepasaba dijo...

Que no es para tanto. Tal vez eso de que "me olvides" es una muletilla de fembra, de mujer... Formas de hablar de ellas, bueno y también, menos, de ellos.

Creo que es obvio y está claro que Eva entra con todo el derecho de cualquiera, y más si es respetuosa, que lo es. Lo malo es que no lee bien, o entiende fatal lo que le dicen. Porque Agustín le dice bien claro, que quien manipula son las gentes del partido, no el Gobierno: "Pues claro que el Gobierno se desentiende de eso. Sirve a los de Arriba. Pero no el partido que lo sustenta (que trabaja el voto de los de Abajo), en su propaganda y utilización, claro es."
Más claro agua. Pues ella va y le dice que no, que si el Gobierno no actúa como debiera... Y le están refiriendo la manipulación electoral y cotidiana, la identificación del PsoE (actual) con los perdedores, con los asesinados, con las víctimas... Cuando el PsoE actual nada tiene que ver con aquello, que era "otro" el de entonces, que no hubo continuidad, que se apoderaron de las siglas, pero nada más, que hubo largas vacaciones y gente surgida del tardofranquismo ocupó esas siglas.
Que eso es lo que molesta a muchos, la usurpación, la falsedad. No el que no se haga lo que se está haciendo sin medios suficientes.
De ahí las incoherencias entre lo que dicen y hacen (los del PsoE), los hechos como los GAL, corrupciones varias, falta de ideario, etc., etc. Por no hablar de lo que pasa en Extremadura, y que todos sufrimos, ese caciquismo atroz, vamos a llamarle con su nombre, porque así es, no como insulto sino como definición. Y, como se dice más arriba, llamado y considerado así por alguien como Manuel Veiga, presidente que fue de la diputación cacereña, y dirigente regional del partido, en un clarificador libro, que recomiendo leer.

Jordi Pedrosa dijo...

Hola Eva,
Desconocía esa terminología que emplea Julius Ruiz ¿Podrías especificar en qué artículo aparece y si se puede acceder en Internet a su lectura? Aclaro que no es la primera vez que se utiliza el término de Holocausto pues en algunas reseñas del aún no publicado trabajo de Preston se cita como "El holocausto español" a su próximo libro.
Saludos
Jordi

eva dijo...

Hola Jordi:

El artículo de Julius Ruiz lleva por título "A Spanish Genocide? Reflections on the Francoist Repression after the Spanish Civil War" y fue publicado en 2005 en la revista "Contemporary European History" 14, 2, pp. 171-191.

Saludos

Anónimo dijo...

Doña Eva, usted, creo yo, se anticipa a ponerse el parche ante que le salga la herida. No conozco personalmente a Francisco Pilo, sí he leído todos sus libros. Cuando dije que usted entra en los blog o foros y siempre causa la misma sensación de desasosiego e incomodidad, lo digo a nivel particular. Nada tengo que ver con ese señor. No es amigo mío, no lo conozco, no lo he visto nunca e ignoro los motivos que le han llevado a usted a citarlo aquí, cuando nadie le ha nombrado pero, repito, sus libros y sus artículos en diferentes revistas me los bebo ¿qué quiere que le diga?. Pero ya que usted saca el tema y manifiesta casas tan gratuitamente, y aprovechando la gentileza del señor Lama, le ruego, por favor, que especifique usted qué embustes, insidias y falacias que según usted, este señor escribe. Hoy por hoy y tras muchos libros leídos sobre la guerra civil, pienso que los que Pilo Ortiz ha escrito son los mejores hasta ahora. Pero si usted manifiesta que lo que dice es mentira, es porque supongo que estará muy puesta sobre el tema, así que por favor, explique usted todas esas mentiras, insidias y falacias. Muchos se lo agradeceremos.

Anónimo dijo...

Pilo no es un buen historiador ni una buena persona. Habla muy bien de sí mismo y pone a parir a todos los demás. Su comportamiento con el premio Arturo Barea ha sido vergonzoso. Por lo visto todos los que lo han ganado son malos salvo su amigo.
Pocos libros de la guerra civil en Badajoz ha debido leer usted para decir sus libros son los mejores. Así está el nivel cultural de este país si alguien opina que esos libros son buenos. En fin.

@ dijo...

¿Pilo escribe bien esquelas también? Lo pregunto ya que están ustedes interesados por los géneros literarios menores, tan en boga ahora, y la entrada va de ello, en última instancia. Que si novela histórica, que si panfletitos históricos y memorialistas, de la cosa de la memoria histórica, digo...

¿Cuándo vamos a hablar de los grandes géneros?

O es que no aprendieron que Cervantes no se burla de los libros de caballerías sólo (que son metáfora), que lo hace, sino de lo que representan, esto es la estupidez y el cretinismo, la miseria de miras elevada al cubo, el subsubsubsubsubsubsubsubgénero literario. Porque a la postre todos los "historiadores" son escribidores veleidosos, y muy pagados de su "investigación" de ese estilo, o subgénero.

No falten al respeto a nadie, "por fa". Sobre todo en lo personal. Mi espada por una dama como Eva, si le faltan. Y porque le han faltado. Pero lo mismo por cualquiera al que se le falte. Que soy caballero legitimista...

Gracias y feliz fin de domingo.

eva dijo...

Hola de nuevo Jordi:

Hablando de memoria me he equivocado, refiriéndome a J. Ruiz, como uno de los académicos que emplea el término "holocausto" para definir la represión franquista. En efecto, es Preston quien lo utiliza para dar título a uno de sus trabajos recientes. Ruiz emplea el de "genocidio" a secas ("genocide") en el artículo que he citado más arriba. Ignoro si lo utiliza en alguno de sus otros trabajos, que no he leído. Este académico está especializado en la represión en el Madrid de la posguerra.

Sin embargo, lo de "Spanish Holocaust" puede leerse en diversos artículos sobre los españoles en campos nazis y creo que ha sido hoy o ayer que se ha publicado en un blog estadounidense un comentario sobre "The Spanish Holocaust" a raíz de una conferencia que ha dado hace algunos días una periodista española en la Universidad del Estado de California (USC) en Chico. En esta universidad creo que hay en marcha un proyecto de enviar a España un grupo de estudiantes a un campo de trabajo sobre fosas comunes.

No creo que se tarde mucho en ver escrito con más frecuencia el término, visto el movimiento en medios académicos anglófonos.

Saludos

Anónimo dijo...

EXTRAÍDO DE LA RAZIÓN (O LA RAZÓN):

«De la memoria histórica habla gente sin cultura ni historia»

Pérez-Reverte continúa la saga de Alatriste con «Corsarios de Levante»

J. Ors



El escritor, ayer, durante la presentación de «Corsarios de Levante»

Madrid- Atrás quedan las aventuras palaciegas, las tierras de Flandes, el Santo Oficio, las polvorientas y decadentes calles del Madrid de Felipe IV. Íñigo de Balboa y Diego Alatriste, embarcados en la Mulata, una galera de veinticuatro bancos de frágil costillar, recorren la Berbería. El mochilero ya es adolescente y no aguanta palabras que le enderecen formas ni maneras. El capitán ya va teniendo años y siente en la mirada el peso que va dando la edad. Entre abordajes, zafarranchos, palabras de honor, también de amistad, y de «matar y hacer pagar la muerte», los dos descubren las aristas que la vida va interponiendo entre ellos. Arturo Pérez-Reverte ha regresado a las aventuras de su capitán más afamado con una nueva entrega:«Corsarios de Levante» (Alfaguara). «El lenguaje se ha convertido en un protagonista más del libro. Después de seis libros y de emplear la germanía y la jerga de los delincuentes, he tenido la tentación de crear mi propio lenguaje», comentó el novelista durante la presentación.
Han pasado diez años desde que publicó el primer título de la serie. Desde entonces, los personajes han cambiado; también el autor, pero nunca el propósito: «Era una época dura para vivir, donde morir era fácil. No hay que mirar el pasado con los ojos del presente. La memoria histórica no abarca sólo los últimos cien años, sino desde los íberos, y no se la puede mirar con los ojos de lo políticamente correcto. Sería desvirtuar los hechos históricos fundamentales y dejar coja la historia presente. Yo intento que el lector vea la época con los ojos de entonces».
Las reglas de los canallas
Los protagonistas abandonan las costas españolas y juntos, acompañados de ese Sebastián Copons, recorrerán el paisaje mediterráneo del Norte de África, las costas turcas, la isla de Malta, el esplendor italiano de aquel Nápoles del siglo XVII. «En el mundo actual, Alatriste tendría menos probabilidades de sobrevivir. Entonces existían reglas incluso entre los canallas. Hoy sería un proscrito, un marginado. Estaría en la cárcel o habría muerto. El mundo de hoy rechaza a Alatriste. No entiende la honradez o el valor». El autor reconoce el impulso, casi el instinto, de contar en estas páginas «la tragedia de ser español, la amargura de serlo», y reconoce el dolor que da la lucidez, la cultura, el poder ver y distinguir en la arquitectura, en el arte: «Hablan de la memoria histórica gente sin cultura ni historia, de todos los partidos políticos, no de uno solo. No se cómo se atreven. Es como ver un elefante entrar en una cacharrería y te das cuenta de las manos en que nos encontramos ahora. Lo deplorable no es que los políticos no hayan leído a Alatriste, que tampoco les vendría mal, sino la osadía que tienen de no haber leído un libro de Viriato, el Cid, incluso de la II República española, y que se atrevan, además, a trazar líneas divisorias. La incultura es muy osada». La insistencia no obliga. Por lo menos, a Arturo Pérez-Reverte, y Alatriste, por mucho que lo pidan, no viajará, no puede, casi por cronología, a América, pero sí a Lisboa en un próximo libro, donde, suponemos, se irán viendo los lados más encubiertos del viejo soldado de tercios. «Los adultos me reprochan que cuente una escena en que se cortan los cuellos. Ellos tratan más con la ética. Pero los jóvenes comprenden que se mate a los prisioneros. Tienen una gran capacidad para entrar en la mentalidad de los personajes».