sábado, 7 de marzo de 2009

Ángel


Ayer se celebró en el Círculo de Bellas Artes de Madrid la presentación del libro La vida de otro modo, que reúne la poesía completa de Ángel Campos Pámpano desde 1983 hasta 2008. El acto lo introdujo Emilio Torné, de la editorial Calambur, y tras él hablaron Miguel Ángel Lama, autor del prólogo, y el poeta Miguel Casado. Además leímos poemas algunos amigos: Elías Moro, Tomás Sánchez Santiago, Álvaro Valverde, Juan Carlos Mestre, Isabel María Pérez González, Jordi Doce, Olvido García Valdés, Pablo Guerrero, Ada Salas y José Antonio Zambrano. Casi todos aludimos en la lectura a nuestra amistad con Ángel. Con algunos de mis amigos escritores -dije- tengo una relación guadianesca. También la tuve con él. Es una cuestión de carácter, y de circunstancias: carecer de carné de conducir y perderme, así, gran parte de los actos sociales donde podría encontrarlos. Eso me lleva a atesorar, de cada una de estas relaciones, el recuerdo de un encuentro, de una conversación telefónica, de un texto… De la amistad con Ángel tengo en especial estima una dedicatoria: la que él escribió para mi hijo en el colofón de su De Ángela al poco de nacer, en 1994, el libro y Juan. En esas palabras se reúne parte de lo que él más quiso y parte de lo que yo más quiero. Me gusta recordar a Ángel por esos afectos de ambos reunidos antes de un garabato.

2 comentarios:

julián sánchez castañón dijo...

en homenaje a Ángel no escribiré nada en mayúsculas, excepto su nombre. descubrí a Ángel Campos Pámpano(¡que no se olvide nunca el Pámpano, decía él¡)hace unos años leyendo una antología de poetas en lengua española "las ínsulas extrañas". más tarde qué decir de "la semilla en la nieve" o "la vida de otro modo". poemas imprescindibles para respirar.
si su "amigo" f.pessoa(el ubicuo, el fingidor, el innombrable, el heterónimo)pudiese decir algo, diría:"el corazón, si pudiese pensar se pararía".
ahora, rodeado de sus portugueses preferidos:alberto caeiro, ricardo reis, álvaro de campos, cesareo verde, al berto, eça de queiroz,... hablará, con su voz honda y afectuosa,de sus pequeñas cosas, de sus palabras preferidas, de sus mujeres y sus hijas, del país de las serpientes y de un buen bacalao langoreiro.
en esta cercana primavera ¿será, quizás, Ángel el pájaro humilde y silencioso que anida bajo el alero?¿será el pequeño rosal abandonado en el parque, y que da las rosas de un color más intenso y un aroma más penetrante?¿será el rosal que ha sido cortado, él único rosal que en la mañana amanecía repleto de rocío?
tú, que has alcanzado ya la última playa, posiblemente estés ahora en el bosque del fin del mundo, o asomado, cerca de tu lisboa, a la boca do inferno. ¿quien sabe? lo único cierto es que seguirás escribiendo poesía allá donde estés y seguirás leyendo entre otras a m.duras:"no sé si me da miedo la muerte, no sé casi nada desde que llegue al mar".quiero creer que eso pensante en tus últimos momentos.

Los viajes que no hice dijo...

Tuvo que ser precioso.
Yo todavía creo que me lo voy a encontrar en cualquier acto literario... así, de modo "guadianesco".