viernes, 16 de enero de 2009

Ateos proselitistas


El Roto, como siempre, da en el clavo. La insistencia de algunos por intentar convencer al resto de que Dios no existe me parece tan inconveniente como la de los otros por demostrarnos lo contrario. Hay un cierto tufo a creencia en la actitud de esos ateos, llamémosles, proselitistas.

Estoy completamente a favor de evitar que los espacios públicos, cívicos, se tiñan de religión, pero tampoco creo que haya que imponer el ateismo como un dogma, por mucho que se nos presente como "probablemente".

Las ideas deben ser públicas, pero creo que las creencias han de mantenerse en el espacio privado, íntimo, personal, de cada uno. Y tan creencia es creer en Dios como no creer en él.
No sé. O será que uno ni siquiera cree en el descreimiento.


26 comentarios:

Rafa Ramos dijo...

Hombre, efectivamente El Roto da en el clavo, pero decir que tan creencia es una como otra queda muy bonito y muy liberal, sobre todo en este país, donde aún tenemos que soportar lo que soportamos de la creencia predominante y subvencionada. Comparar el autobús de la frasecita con el terremoto eclesial no es de recibo. Digo yo.

josemarialama dijo...

Me reitero en lo que tan creencia es una como otra.

Niego haber comparado "el autobús de la frasecita con el terremoto eclesial".

Lo que más me duele es lo de liberal. Eso sí que no. Ahora no. Si acaso a principios del siglo XIX.

Alicia Vernok dijo...

"se tiñan de religión, pero tampoco creo que haya que imponer el ateismo como un dogma"

Iglesias, sinagogas, mezquitas, pagodas, La Meca, El Vaticano, Bush, Osama, Olmert,...

Comparar todo esto con un anuncio irónico e insignificante en un autobús...

Dios no existe.

josemarialama dijo...

No estoy lejos de las creencias de los que no creen, pero sí lejísimos de quienes pretenden convencer a otros de eso.

Anónimo dijo...

Me parece que a nivel general se confunde creencia con religión.

Y también se confunde la no creencia con una actitud proselitista. Craso error. Son escasos, por no decir escasísimos, los grupos ateos más o menos organizados, por no decir más o menos serios. Y ninguno, que yo sepa, se organiza a modo de secta para captar miembros que vayan con un maletín casa por casa a explicar cuatro mitos sacados de unas novelas de ficción que se llaman "Evangelios". Ni mucho menos acosan al pobre ciudadano con un apocalipsis que está a punto de llegar. Por ejemplo, en América, los ateos se dedican principalemente a luchar por sus derechos por no estar políticamente representados, o porque sus hijos sufren acoso en la escuela. Los ateos son los únicos que emplean sus conocimientos para rebatir las cuatro leyendas que una serie de respetables "académicos" desde las más prestigiosas universidades pretende aún vendernos como algo histórico y científico.

El ateísmo no es ninguna religión, ni siquiera un partido o grupo homogéneo y organizado, de ahí que no tiene la menor importancia un anuncio en un autobús. ¿Alguien se ha quejado alguna vez del totalitario e impositivo "beba Coca-Cola? ¿O de la misa del gallo que la televisión pública nos transmite cada año? Cuando tenemos entre nosotros instituciones totalitarias como la Iglesia, que pretender inmiscuirse hasta en las camas de los no creyentes y que han apoyado un genocidio y una larga y cruel dictadura, los mensajes ateos no tienen más importancia que un anuncio de ropa interior de Calvin Klein o Dolce & Gabbana o el de una inmobiliaria.

Saludos cordiales

Pantagruel dijo...

Estoy en completo desacuerdo. La creencia es un hecho irracional, para el cual nuestro pobre cerebro está predispuesto; hoy los neurobiólogos saben que nuestro cerebro está tan preparado para creer en dios como para desarrollar el lenguaje. Por el contrario, negar a dios es un proceso activo y racional: no hay ninguna prueba de su existencia y aceptarla no supone solución para ninguno de los grandes problemas que el hombre tiene planteados: el origen del universo, el origen de la vida, quienes somos, adonde vamos, de donde venimos... Las dos posturas no tienen nada que ver; no se puede hacer proselitismo del ateismo, solo argumentar que es la única postura racional.

agustin romero barroso dijo...

Amigo Lama: quisiera aportar algo a este debate, porque el asunto no debe ser baladí, y como en este país todo dios es teólogo (digo yo que será por coherencia con eso de "todo dios"), estos asuntos se van en chiquillerías de colegiales y opiniones de molleras vanas las más de las veces, que nos creemos que somos ricos y sabios, hasta que la crisis nos está agachando las ínfulas. Ricos porque se ha especulado magníficamente y sabios porque se expenden muchos títulos universitarios...
Como casi todo y casi todas las ideas, la de Dios es utilizada, apropiada por gente que la constituye en poder y se contituye en poder. Es curioso, debe serlo para tí como historiador, recordar que los primeros cristianos eran acusados de ateos radicales, de lo más perverso que pudiera existir por los testimonios que conservamos de autores latinos. Ateos, o sea, sin dios o sin dioses.
Leo, en todo esto de la publicidad ateísta un trabajo publicado en “Público”, el viernes pasado, de un teólogo, precisamente, de un cristiano de los llamados de base, tomado de: http://www.redescristianas.net/.
Te lo reproduzco, por si es de interés de algún alma lectora:
"Creyentes y ateos en la misma trinchera"
Evaristo Villar
“En una cultura en su mayoría creyente y católica, sorprende que alguien proclame de forma abierta su ateísmo y hasta haga propaganda del mismo. En este país no estábamos acostumbrados a tales sobresaltos. Aquí siempre hemos sido ante todo católicos, aunque fuera por decreto, como en el “nacional-catolicismo”.
Cada día, nuestra sociedad se manifiesta más plural y diversa, también en el ámbito de lo confesional e ideológico: existen creyentes y no creyentes como existen opciones políticas y sociales de tendencias diversas.
Y todas tienen derecho a manifestarse y a ser reconocidas. Como ciudadanos que son, los ateos tienen el mismo derecho a existir y les asiste la misma libertad de expresión que al resto.
Miradas las cosas con ojos de creyente, aunque pueda parecer escandaloso a ciertas mentes, todo esto es una buena noticia. Me refiero a la apuesta por el ser humano. No resulta difícil descubrir espacios compartidos en los que tanto el ateo como el creyente pueden marchar juntos. En esta opción por el ser humano, vamos a coincidir en algunas cosas sustanciales, como el rechazo de todas aquellas justificaciones que alienan y limitan la capacidad expansiva del ser humano.
Desde el lado del creyente, esto le forzará a denunciar con mayor coraje los ídolos o dioses falsos que se imponen y le disputan su derecho al “disfrute de la vida”. Y que están, según el Vaticano II, en el origen de la “negación de Dios” y del ateísmo moderno.
La toma de conciencia de este punto de partida y el rechazo de las deformaciones de la imagen de Dios, dejando que emerja la apuesta limpia por el ser humano, es lo que me parece una buena noticia. “El concepto de Dios fue inventado como antítesis de la vida: concentra en sí, en espantosa unidad, todo lo nocivo, venenoso y difamador, todo el odio contra la vida”, decía Nietzsche. Desde esta imagen de dios, el mismo Dios cristiano es necesariamente ateo.
Lo que plenifica la opción cristiana por el hombre, además de su conciencia de solidaridad en la humanidad, es la historia de Jesús y su mensaje sobre el Reino de Dios. Jesús siempre estaba al lado del hombre y los débiles. Es, pues, en la lucha por la dignidad del ser humano, donde creyentes y ateos podremos estar en la misma trinchera.”
Y ahí termina. Añado:

Y porque ya está bien eso de identificar creyente con atrasado, carca, retrógrado y etc. A poco que se mire atrás, en el tiempo pasado, fueron creyentes personas eminentes, inteligentes, libres, creadoras. Tal vez más que aquellos que utilizaron la creencia en Dios para mal de los humanos, y que por sus hechos eran utilizadores de Dios; pero no creyentes en su sentido de compromiso de expansión de lo humano. Recuerdo el cristianismo de Proudhon, o de Tolstoi…

eva dijo...

A pesar de haber firmado el comentario del 16/1/09 a ls 8:22 PM, ha salido como anónimo. Cosas del ordenador...

Se agradece ese esfuerzo por reciclar y presentar como moderno y humano algo tan viejo y pasado como el cristianismo, causante de tantas guerras, persecuciones y desigualdades.

Sigo sin ver esa asociación indisoluble entre creencia y práctica de la religión, y sigo sin entender por qué tantos de los que se autodenominan creyentes no desvinculan la idea de un dios o divinidad de un sexo determinado y sobretodo de una imagen, casi siempre la de un hombre muerto clavado a un madero.

Por cierto, no me consta que en ninguna fuente antigua se calificara a los cristianos como ateos radicales.

Saludos cordiales

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Amiga Eva: no descontextualice lo que expongo, tenga todo en cuenta para criticarlo, sea a favor, sea en contra, auqnue la crítica con criterio es simplemente ponderativa, racional y sin maniqueísmos. Se lo digo con todo respeto.
Si no le consta que en ninguna fuente Antigua se calificara a los cristianos como ateos radicals es que no las conoce. Le remito, a vuelapluma al librito de Eustaquio Sánchez Salor, en Akal, 1986, “Polémica entre cristianos y paganos”, por no citarle a quien le va a provocar erisipela, Marcelino Menéndez Pelayo y su “Historia de los heterodoxos españoles”, entre otros, que mencionan esas fuentes. Y más, ese emperador que quiso restaurar la antigua religión del imperio romano Marco Aurelio, decía él, contra los herejes y ateos cristianos… Lea, lea lo que escribió y si llama o no llama, considera o no considera a los crsistianos primitivos como ateos de raíz, esto es radicales. Que uso la lengua con prestancia y sentido de su significado prístino, no en el que le da cualquiera, sino el que tiene.
Es más, y como soy persona a la que todo interesa y todo leo sin anteojeras NI PREJUICIOS, pues le hablaría de la teología de la muerte de dios, una corriente importante del pensamiento teológico de los últimos años, tal vez la más interesante para mí, y ahí lo añado bibliografía en donde también puede encontrar citas exactas a eso de los cristianos primitivos como ateos; entre otras cuestiones no menos interesantes: T J J Altizer, “Evangelio del Ateísmo Cristiano”; T J J Altizer y W Hamilton, “La Teología Radical y la muerte de Dios”; S N Gundry y A F Johnson, eds., “Problemas de la Teología Contemporánea”; K Hamilton, “Dios ha muerto: anatomía de una consigna”; P M van Buren, "Educación Cristiana Post Mortem Dei," RelEd 60; G Vahanian, “Ningún otro Dios”, entre otros.
Y no diga barbaridades y medias verdades, por favor, ha sido el uso del cristianismo por los políticos y similares, ya lo vio claro aquel emperador que usó el cristianismo para bendecir el imperio en decadencia, quienes han hecho guerras, persecuciones, desigualdades… Lo mismo que no son marxistas aquellos que mantuvieron una dictadura atroz llamada Unión Soviética… Pero para esto, para entender esas aparentes contradicciones, conviene tener presente cierta vision de un Wilhem Reich, por ejemplo, y su teoría del hombre paralelo a lo largo de la historia, que básicamente dice que cuando surge alguien que aporta buenas ideas y hechos a la humanidad, al rato, seguido, y a continuación surge ese “hombrecillo paralelo” (lo de hombrecillo es una idea y lo de “hombrecillo” no hay que tomarlo en su sentido de sexo y todo eso…) y “utilitista”, y ese noble bruto al ponerlo en práctica, para dominio, pues la caga siempre. Más o menos. Sea con Cristo sea con Marx, sea con en fundador del psoe…
Se me olvidaba la magnífica “Historia Criminal del Cristianismo” de Karlheiz Deschner, Martínez Roca, 1991, que tengo en su primera edición, en donde cita fuentes de los cristianos primigenios como ateos.
Y yendo a lo obvio, ese hombre muerto, colgado de un madero, fue asesinado así por lo mismo, en el fondo y como principal argumento de sus matadores, por atentar contra el Dios, contra Dios, el Dios único y dominante de los judíos y de su sociedad y tiempos, en definitiva por ser ateo contumaz hasta la muerte. Y así miles de seguidores durante casi dos siglos, que pusieron patas arriba el imperio romano, con una fuerza liberadora total, fuerza que aportó la idea de libertad de todo ser humano, por serlo, como una práctica absoluta y total, basada en una creencia y practices profundas, fuera de todo estamento político que “concede”, manipula y garantiza según convenga…
Y por fa no cada uno es muy libre de elegir la imagen que prefiera. Y determine quienes o quien vincula la idea o ser de Dios a un sexo, porque lo teólogos serios, y los cryentes que conozco no hacen nada semejante, y en todo caso sí, mayoritariamente en el imaginario común Dios se aparece como masculine, no de sexo, sino de género, también es verdad. Como el cielo o el suelo, o el año que viene, o mi pie, o la palabras coño,q ue con de género masculine, como verga, matriarcado u otras son de género masculino.

Por lo demás estimo que como ideas de Dios hay muuchas, pues los ateos se ven en la peripecia y brete de determinar de que dios o idea de dios lo son o son ateos. Porque el Dios de los musulmanes no es el de los judíos, y entre éstos y aquéllos existen diversas visiones de Dios. Por eso definía esta polémica como colegial, mal planteada la pregunta y la polémica, y pueril en definitiva.
A mí, particularmente, me subyugan visiones del asunto tal como las plantea un Pierre Teilhard de Chardin, 1881-1955, filósofo y teólogo francés. Que dice cosas como:

“Nada vale la pena de ser encontrado sino lo que jamás ha existido aún.
En la escala de lo cósmico sólo lo fantástico tiene posibilidades de ser verdadero.
El perro sabe, pero no sabe que sabe.
Nosotros mismos somos nuestro peor enemigo. Nada puede destruir a la Humanidad, excepto la Humanidad misma.
El pasado me ha revelado la estructura del futuro.”

Y es que tal vez, como poeta, me siento inmerso en eso que llaman religión, visto con visión amplia y libre, fuera de banderías y espantajos.

Y me permito recordar que lo viejo y pasado serían cosas como el Capitalismo, el Poder de unos hombres sobre otros, la Propaganda de los medios de manipulación y Mentira (incluida las universidades y centros de formación, sobre todo con el plan de Bolonia), y ese largo etcetera de dioses intocables e inmutables que hacen que la mayor parte de lo seres humanos no sean libres ni encuentren el paraíso terrenal debido.

Y muchas gracias amiga Eva, lo digo en verdad, por leerme y criticarme tan generosa, sincera y con respeto. Espero haber estado a su altura. ¡¡Ah!!, gracias por sus cordiales saludos y feliz año.

eva dijo...

Agustín, te rogaría que te dejaras de manipular la verdad histórica como si encontraras ante una audiencia analfabeta o tonta de remate. Pon una sola fuente primaria antigua, una sola sin interpolar ni adulterar, que sostenga lo que afirmas de que los "cristianos eran ateos radicales". No me dejo apabullar por todo ese recital de fuentes secundarias, ni por tu falsa cita de Deschner que en ningún modo afirma lo que dices -si es que lo has leído. Lo que sostiene -y demuestra- Deschner es que tanto la producción evangélica como epistolar cristiana es muy posterior a la fecha oficial establecida tanto por el Vaticano como por el ejército de apologistas que trabaja desde la política, las universidades y los medios de comunicación. Y que muchos de los textos considerados sagrados son falsificaciones que incluyen hasta interpolaciones de los textos antiguos de Tácito, Josefo, etc. para demostrar la existencia de un personaje de ficción y de una secta que surgió mucho después de las inexistentes persecuciones de Nerón con cristianos a los leones incluidos.

¿Los cristianos "ateos"? Ojalá hubiera sido así: hubieran librado al mundo de muchas guerras de exterminio y de quemar tantos libros que seguramente serían más interesantes e instructivos que las epístolas del talibán Pablo de Tarso.

De paso, puedes demostrar la existencia de ese hombre clavado al madero, tan "histórico" como Alonso Quijano o Carmen Orozco.

Sarcasmos, los justos a estas alturas.

¡Por favor!

Ana dijo...

Muy interesante el intercambio. Eva, tal cual decís, en ciertos lugares de América no solo los hijos de los ateos no son bien vistos en las escuelas, sino además, por influencia de la Iglesia Católica predominante, suceden aberraciones espantosas como que una niña abusada de 12 años, sea puesta al borde de la muerte, perdiendo sus dos ovarios y útero, a causa de un aborto clandestino ( Argentina, Mendoza, año 2009) por la única razón de que los gobiernos no creen conveniente oponerse al poder de la Santa Iglesia Católica, quién considera que interrumpir embarazos en mujeres aún discapacitadas y violadas "es sembrar la cultura de la muerte", sin importar si la mujer en cuestión es atea, judía, ortodoxa Griega o musulmana....no basta con que sea un ser humano....
No podríamos pensar en un agnosticismo tranquilo y sin proselitismo?
Así parece Agustín, los que hablamos castellano adjudicamos género a cosas que carecen de sexo, tal cual, arbitrario, convencional -los anglo-parlantes carecen de ese conflicto- como convenciones son la O.N.U. -para citar el ejemplo que se me ocurre así de prisa- que ni de “organización” ni de “unidas” tiene nada o que, en todo caso, se une para lo que conviene a aquellos que ostentan el poder, recordando que entre ellos se encuentra la Santa Iglesia Católica e imagino que los piadosos rabinos de Israel. Mientras tanto miles de inocentes siguen regando la tierra con su sangre, a lo largo y a lo ancho de este mundo nuestro.
Cariños a todos. Feliz comienzo de Año!

Manolo dijo...

Por favor, léanse, tanto los unos como los otros.
Faemino y Cansado hacían mejores números.

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Estimada Eva, con todo respeto, y toda verdad también:
Hay una falta de ética, y cuando digo ética me refiero a lo que estimo que debe ser, que ética es algo personal referido a lo que debe ser, en las formas y modos como se dirige a mí. Cuando le escribo a usted lo hago sólamente a usted, y no al común que pueda leer todo esto, esa “audiencia” de patio de vecindonas, que se inventa para ponerla contra mí, en lo personal. Por lo tanto no me demonice, ni me anatemanice, ni me insulte, en definitiva, ni me veje y me ponga contra ese común, esa “audiencia”, aludiendo que los trato como analfabetos o tontos. Eso para los mitineros puede valer, o para los rifirrafes radiados entre la ser y la cope, entre los zumbaos del uno y del otro bando o banda... No otra cosa pretende cuando dice: “como si (¿te?) encontraras ante una audiencia analfabeta o tonta de remate”.
Cuando he contestado a su puntualización a lo escrito por mí, anterior, estoy muy lejos de todo eso de lo que me acusas. No me dirijo a una audiencia, que esa es su primera mentira, me dirijo a usted, por alusiones y con respeto. Pero si lo que pretende es enemistarme con la posible “audiencia” del sitio, pues ahí es donde disiento y estimo que es argucia falta de ética, en lo que estimo que debe ser un debate en este sitio y sus principios éticos mínimos. A partir de ahí, ¿qué puedo hablar con usted? Poco a nada. Quédese con toda su sabiduría y verdades históricas ¿? Y con la suprema inteligencia que algún dios le atribuyó, o el simple destino, o la naturaleza. Tome lo que quiera, que no quisiera ofenderla ni en eso. Y menos a la audiencia pública.
Por lo demás considero que solo sé que no sé nada, y que evidentemente tengo carencias y me falta sabiduría. Pero ni usted ni ninguna audiencia es nadie para valorármelo. Lea atentamente lo que le expongo y no coja el rábano por las hojas, sino vaya al meollo del asunto, a lo esencial, que tal vez para usted sea una cosa y para mí otra. Y permita que le diga que en historia no hay ninguna verdad, y que todo son opiniones y creencias sobre los sucesos del pasado, tan irremediablemente desconocido, para el presente, como el futuro, en su sentido total.
Y ya sé que no se apabulla ante nada, y hace bien, que sólo la acusación de que lo intento (apabullar a usted y a la “audiencia”) es sumamente ofensiva hacia mi persona de manera palpable, para granjearse la simpatía de esa “audiencia”, en la línea que estimo de la falta de ética que digo supra, y encima a una mujer (¡seré canalla!)…
No pretendía otra cosa que aportarle información completa, con la mejor intención, que está en esa bibliografía que le cito anteriormente, que no conoce, ni ha leído, ni similar. En cuanto a lo que dice que dice el autor de “La historia criminal de cristianismo”, por favor no lo reduzca a reseña breve cogida a de aquí y allá; o a sus creencias o las entendederas como lo procesó, si lo ha leído en su día.

Estamos tratando sobre la campaña publicitaria de cierto ateísmo militante, que ateísmos, como creencias hay muuchos. Mire por donde y viva la diferencia. Y he tratado de enriquecer ese debate, aportar alguna reflexión, como la de que a qué dios niega ese ateísmo, contra qué dios va, de los muchos que hay. Y se está cayendo en lo que pretenden ciertos sectores que realmente la toman contra la iglesia católica y sus mandos… Pues tengan la valentía de ir directos contra ellos, que me parecerá bien mientras no me salpiquen. Pero todo esto lo que hace es engordarlos de manera estruendosa, hacerlos peores, más fuertes, pues victimizarlos los engrandece, y ellos saben bien sacar rentas de ese victimismo y de los cadáveres, si los hubiera... ¿Queda clarito, audiencia?, pos eso.

josemarialama dijo...

Agustín y Eva:

Carece de todo interés saber la opinión que cada uno tenéis del otro. Lo único que puede interesar es lo que opináis del tema propuesto. Os ruego hagáis lo posible por debatir sin meterle, cada dos por tres, el dedo en el ojo al contrario.

Gracias

Pantagruel dijo...

Me parece conveniente añadir, como otra muestra de la enorme diferencia entre las dos posturas -creyente y atea-, que el ateismo hace avanzar el conocimiento, mientras que la fé lleva a la acomodación estéril, ya que aparentemente da respuestas, aunque estas no respondan de forma seria a nada.

No se me contra-argumente que grandes científicos han sido creyentes, primero porque no es verdad, y son pocos los que han combinado rigor científico y fe, salvo que no les quedara otro remedio de cara a la galería o a las distintas inquisiciones, y segundo, porque aunque algún científico hubiese sido o sea creyente, a la hora de trabajar debe dejar su fe bien metida en el congelador. Ciencia y fe son esencialmente incompatibles.

eva dijo...

Buenos días, José María:

Yo no meto el dedo en el ojo a nadie, y menos a Agustín, del que no tengo otra opinión que el retrato que él mismo fabrica de su persona, a base de provocación, misoginia e insulto gratuitos.

No pienso responder por lo que otros hayan escrito con más o menos educación. Defiendo mis opiniones y punto.

He llamado la atención a Agustín por su manipulación que aparentemente basa en textos a los que la mayoría de la gente ni tiene acceso ni ha leído. ¿Es insultar decir que cita erróneamente a un autor como Deschner, que en ningún pasaje de esa obra mencionada define a los cristianos como ateos? ¿O es falta de ética afirmar que las fuentes del cristianismo son mucho más recientes que las que el Vaticano y sus aliados han mantenido -y mantienen, pese a la eclatante evidencia de lo contrario? ¿O no es políticamente correcto informar que del tal "Jesús de Nazareth" no hay evidencia histórica ni arqueológica alguna?

Lo que escribe Agustín es tan vacío y aporta tan poco al tema que no merece la pena ni contestarle. Lo único que quiero resaltar es que la gente ya no es tan ignorante y analfabeta como en los gloriosos tiempos del movimiento, cuando muy pocos tenían acceso a escuelas y a los escasos libros que había, y que el hecho de que numerosos autores de dudosa solvencia hagan su interpretación personal de un credo tan cerrado y dogmático como el cristianismo no tiene por qué ponernos una venda en los ojos para impedirnos ver los siglos de hambre, genocidio y represión que han supuesto las religiones monoteístas y esas "creencias" más próximas a la neurosis que a los valores éticos y humanos.

Tampoco voy a dejar de comentar ese sospechoso intento de reconciliación entre las ideologías que se autodenominan "progresistas" con el tema de la religión, llegando incluso a fabricar un Cristo "anarquista" o "comunista" o "feminista", pues lo único que pretenden es aceptar la conformista coexistencia con unas instituciones totalitarias hostiles hacia cualquier valor de libertad y desarrollo personal, por no decir incluso de salud física y mental.

A propósito de Wilhelm Reich ¿no es ese individuo el que escribió que las mujeres tienen fantasías de ser violadas...?

¡Buenas referencias son esas...!

Mientras los ateos no dispongan de más espacio en los medios de comunicación, escuelas y universidades, política y artes, fábricas y oficinas, el poder y la influencia de las religiones monoteístas no se verán cuestionados y de esta forma el camino hacia una sociedad laica y libre estará siempre bloqueado.

Saludos cordiales

El Aviador Capotado dijo...

“Cuando cree no cree que cree, y cuando no cree no cree que no cree”

Kirilov sobre Stavroguin

Saludos

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Con permiso, y dando por cerrada mi participación, pues no pienso contestar jamás, desde ahora, a quien me comente sin base ni respeto, respondo a Eva.

Mi estimada señora doña Eva:

Mire usted, lleva razón, no merece la pena tratar nada con usted. Por lo menos en este medio. Que si la pillara en vivo y directo, con su cara, presencia, nombre y apellidos, eso sería otra cosa, y bien distinta, se lo aseguro. A lo menos uno disfrutaría de esa igualdad que predica. Y no la desigualdad favorable a usted, escondida tras un nombre y nada más, desde la que me ataca, no sólo mete el dedo en el ojo, sino sino el propio puño y no en ojo de la cara precisamente... Porque usted, entre otras faltas de elemental ética, aparte la de vejarme y denigrarme valetudinariamente (que algo queda), lo hace con la cara tapada, sus datos a resguardo, su culo cubierto y todo desconocido. Que si dice que es mujer, pos bueno, es porque usted lo dice y yo le concedo ese acto de fe de creer que veo lo que no veo, y que es lo que puede ser que no sea…
¿Defender sus opiniones? Muy bien, como si defiende sus creencias. Pero hágalo con quien las ataque, que yo no lo hice. Y una vez más una de sus inexactitudes… Si lo que escribo es vacío y no aporta nada, pues déjelo en paz, que suficiente castigo tengo. No se castigue “defendiéndose” del “vacío” y la “nada”…
Me culpa de todos los males del “movimiento”, cuando yo y mi familia hemos padecido de todo con el mismo, desde cárcel a exterminio, hambre, pobreza y silencios…. Y padecemos, porque para usted –y los pasteleros transicionistas/transaccionistas- terminaría; pero para mí continúa bien vivito y coleando, sobre todo en esta ínclita tierra y gente de dominio juntero del cortijo extremeñí. Ahí está el caso de la refinería y el silencio cómplice de los intelectuales orgánicos e inorgánicos con el crimen y sus derivados… Es usted una incosciente ignara de mi persona. Se ha fraguado un fantasma, de piñón fijo y lo identifica conmigo y me culpa de asuntos que si conociera a fondo le daría vergüenza. Todo por meras conjeturas, tomadas con papel de fumar y esas hojas del rábano…
Sólo he traído otras formas de ver el panorama del ateísmo/fe, para enriquecer la exposición de Lama. Usted ha podido disentir de forma educada y elegante, sin recurrir al insulto, las técnicas publicitarias mitineras de denigración al uso del “Guerra”, o la descalificación gratuita e incluso contradictoria, porque si nada aporto pues nada debe contestar vuesa merced, ¿no, señora racional? Si sé o creo saber su rebatiña contra mí, tal vez por mi tufo “antimovimiento modelno (sic)”, o más de lo mismo pero bendecido por urnas amañadas y bendecido por la Europa otanera y la internacional sociata, que apoya a Israel en sus masacres y tiene amigos como Bush, que es bendita persona, dice Obama…
Le repito que sólo trato de aportar algo. Soy persona que me considero, en muchos campos del pensamiento, capaz de sostener una idea y la contraria, como ejercicio de libertad, de dialéctica y de respeto a mí mismo y a los demás, y de amor a la sabiduría. Otra cosa son mis convicciones, que no son ninguna de piñón fijo, a día de hoy, sino en ebullición continua y cambio, llevado todo por la mera racionalidad, eso sí, y elaborando criterios puros y duros y huyendo de opiniones y creencias, elementos no racionales donde los haya, esos de las opiniones y creencias, entre ellas las del dios o los dioses...
Y lleva razón, luego de insultarme gratuitamente, deduciendo de manera policíaca, que yo llamaría directamente de inquisitorial pura y dura, me llama misógino. Lo cual considero lo mismo que llamarme terrorista y etarra, que lo hicieron, en un diario público, los del psoe, para eliminarme como enemigo político que me temían… Son argucias de los cobardes y temerosos, de los que dan el tiro moderno en la nuca del buen nombre, lo sé de viejo.
Y sobre el fallecido, genial y revolucionario Wilhelm Reich tengo que decirle que nada sabe, al tenor de lo que plantea, lo confunde con otros, o trata de minusvalorarlo por una expresión descontextualizada y acientífica, pues... Y le recuerdo que lo que expone referido a “que las mujeres tienen fantasías de ser violadas”, fue un presupuesto de toda la escuela sicoanalítica de Viena, en su momento, y para completar la broma, un tanto machista, lo reconozco, yo le diría que muchas no sólo tienen la fantasía, sino que rabian por “hoder”, como dice la cancioneta medieval, o más que eso… Y les alabo el gusto. Lo mismo pudieron decir de algunos machitos: “que los hombres tienen fantasías de ser violados/¿violadores?”

Deseo una sociedad laica y libre, o en la que se hayan superado esas dicotomías de laicado/clericaya, que sería la libre. Pero eso estimo que sólo ocurriría en una sociedad también libre de los políticos, de los estamentos de poder (desde universidades a juzgados en el sentido que hoy se usan), hasta las iglesias, los partidos políticos, sindicatos “mayoritarios por la trampa”, pasando por la banca, etc. Ese es mi anhelo sincero y de él da fe toda mi vida y de ello trato en toda mi obra.
Pero, pese a su forma irrespetuosa, brusca y a medias verdades de tratarme, me alegro de disentir con usted, y me alegro mucho más de lo que nos acerca y de los que nos es común. Dando ese margen de credibilidad a quien se esconde tras el nombre de Eva.
Si usted da más, pues arree.

Un saludo a todos los que han llegado hasta aquí, y recuerdo que no es obligado leerme, lo que me da vergüenza ajena, pues cada quisque debe ya saberlo. Gracias.

José M. Sánchez-Paulete dijo...

Y digo yo: ¿Que más da que exista dios o que no exista? Las imposiciones no son buenas. Lo único seguro es que todos moriremos, afortunadamente, y eso es todo, así de sencillo. Los que crean en dios que se iran, sus almas, al cielo, los otros a la nada. Pero ¿ Y si dios no existe? ¿Que harán los pobres que se han pasado la vida creyendo? ¿Y si dios existe? Los ateos irán al infierno a quemarse eternamente ¡Que papelón! Si dios existe o no es una cosa completamente intrascendente. Miles de años debatiendo un absurdo.

Los viajes que no hice dijo...

José María, deberías montar un foro de debate...

Anónimo dijo...

agustinmorenobarroso: Sabes mucho, pero eres un pelma de tomo y lomo.

Fernando de la Riva dijo...

Estoy de acuerdo con El Roto y con tu comentario, josemarialama, y a mi también me echan pa atrás esas gentes que hacen del ateismo una nueva religión.
Pero, sobre todo, ¡¡¡flipo en colores con las pasiones que despierta el tema!!!
Ah!, y espero que te encuentres muy bien en esta fertil convalecencia.
Besotes.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Creedme, a veces existo. Un saludo

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Buscando el “Tratado sobre los Principios de la Teología”, de Occam, me encuentro una pequeña sección sobre este asunto de dios, en mi no todavía bien ordenada biblioteca. A su lado el “Setenario” de Alfonso el Sabio, y la apasionante “Historia del Futuro”, del padre Antonio Vieira, uno de los mentores intelectuales de Pessoa, "Diccionario de Supersticiones y Creencias Populares", de Alianza, y lo más interesante, al caso, “El ateísmo científico”, del Instituto del Ateísmo Científico de la Academia de las Ciencias Sociales de la URSS, Júcar, 1983. Del mismo entresaco alguna cosilla curiosa de sus apartados:

CAPÍTULO I
El objeto del ateísmo científico...
La crítica a la falsificación del ateísmo por parte de los ideólogos burgueses y los revisionistas contemporáneos...

CAPÍTULO VII
La evolución del ateísmo como el lógico progreso espiritual de la humanidad...
El ateísmo y el desarrollo espiritual de la personalidad.

Esto último lo resalto porque algunas personas creen que ser ateo comporta no ser espiritual. Para los científicos, los ateos que se atrevieron a llamarse así, lo espiritual es una dimension importante del ser humano.

el pelma de lomo&tomo

Ana dijo...

Hacer una religión del ateísmo y pretender organizar una iglesia con ello, es equivalente a hacer una religión de la ciencia, o de la razón....Los dogmas deberían ser, como las alfombras, sacudidas periódicamente.
Saludos.

eva dijo...

¿Pero dónde y cuándo los ateos supuestamente piensan organizar una "iglesia" y además "con ello"?

Para escándalos no ganamos ¿verdad?