sábado, 23 de junio de 2007

Toledanismo


El término lo utilizó Lluís Carreras, uno de los colaboradores del cardenal Vidal i Barraquer, en una carta que dirigió el 18 de junio de 1934 al nuncio Tedeschini denunciando la actitud de la curia ultramontana:

… en campañas artificiales pero concordantes al fin supremo de la intriga… aspiran a hacer revivir el tradicional regalismo español, que muchos creen poder definir con esta sola frase, toledanismo, no al servicio de la Iglesia, sino del más extremo nacionalismo español.

El argumento define hoy también la actitud integrista adoptada por la jerarquía eclesial frente a la asignatura Educación para la ciudadanía.


La viñeta es de El Roto

16 comentarios:

KAMERADEN dijo...

Efectivamente. La jerarquía católica va a poner toda la carne en el asador. No soportan que se les pueda arrebatar ni un palmo de terreno en lo tocante a la moral, aunque sea pública. Aunque considero que esta batalla la tienen completamente perdida de cara a la opinión pública que, mayoritariamente no entiende cómo estos retrógrados pueden oponerse a valores tan humanos como la solidaridad, el respeto, la igualdad, la integración social etc. que constituyen la base fundamental de esta asignatura.
No obstante, no viene mal que de vez en cuando la jerarquía católica muestre su verdadera faz, porque así este país cada vez se irá despegando más de sus posturas y haciéndose laico. Que sigan ladrando, pues cabalgaremos, querido Sancho.

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

No sé qué sera peor. O "de puta a puta son Pedro es calvo", que dice el pueblo en el dicho que asimila posturas, intereses, trinque, adoctrinamiento, manejo, y etc.
Especialistas serios y no bipardidarios, o sea no de alguno de los partidos en mando, amigos míos de Sevilla, con buena base didáctica y pedagógica, me aseguran que la tal "Educación para la ciudadanía", o "Asilvestramiento social" es algo más perverso que la FEN, Formación del Espíritu Nacional, que algunos recibimos en su día, por el Régimen que no ha dejado de ser, sino transaccionado en el binario bipartidismo de los iguales para hoy, mañana y pasado. Sólo que en aquel Régimen uno tuvo como profesor de FEN a un ínclito militar levantisco contra el mismo, precisamente en Toledo, un "úmedo" (UMD), con todo lo que eso significó para mi formación y uso de aquella transacción en pleno 1975...
Así que lo de "toledanismo" está mu bien, pero Toledo no merece que se tome su nombre en ese vano, más bien sería bolada, o boladismo. Sabido es que los toledanos, el pueblo parlante de Toledo, llaman bolo al que es tonto, o más bien tarambaina, o torpe, o interesado; en fin, que es acepción difícil de definir, y a todo ello se refiere, con lo que pido se moteje así a los del clero, en mando, que toma ese sede episcopal de las Españas. Un poco como boludo en boca de un argentino..., y pos tanto "boludismo".
Gratia plena
Salutem tota

eva dijo...

"Especialistas serios y no bipardidarios, o sea no de alguno de los partidos en mando, amigos míos de Sevilla, con buena base didáctica y pedagógica, me aseguran que la tal "Educación para la ciudadanía", o "Asilvestramiento social" es algo más perverso que la FEN, Formación del Espíritu Nacional, que algunos recibimos en su día, por el Régimen que no ha dejado de ser, sino transaccionado en el binario bipartidismo de los iguales para hoy, mañana y pasado."

Uf... cuánto lío retórico... cómo me gustaría preguntar a esos "especialistas" algunas cosas; la primera es si tienen la más remota idea del plan de estudios de dicha asignatura, de sus contenidos, del nivel de formación de los docentes que la van impartir y de lo que piensan los padres y los alumnos -cuando han sido medianamente informados, claro está- sobre tan "perversa" novedad en la enseñanza.

La segunda cosa que me gustaría preguntarles es por qué les molesta tanto una cosa que apenas conocen de oídas.

La tercera, qué tienen en contra de enseñar civismo a buenas maneras a los españoles y españolas. ¿No va siendo ya hora?

Yo no veo la cosa tan oscura y retorcida, gracias a que especialistas serios y apolíticos, amigos míos de Algeciras, Albacete y Pontevedra, con buena base de trigonometría y muy bien educados me aseguran que la tan denostada asignatura es muy necesaria para EDUCAR a las próximas generaciones, tanto como el alimentarlas, algo -quizás ambas cosas- de lo que el clero español y sus amigos azules nunca se han preocupado en exceso.

Los españoles, que durante tantas décadas han sido "educados" -de los más mayores, los pocos que tuvieron la suerte de poder ir a la escuela- dentro de la doctrina nacional-católica y sus derivados, no pueden presumir precisamente ante otros europeos de una esmerada EDUCACIÓN. Un número considerable del segmento de edades a partir de los 50 años -y lamentablemente, también algunos más jóvenes- ni siquiera puede considerarse plenamente alfabetizado.

Afortunadamente, ese "Régimen" que no ha sabido educar ni alfabetizar a sus ciudadanos ya no existe.

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Quise decir (pero me traicionó la prisa): "De puta a puta, san Pedro es calvo", no "son", como errata mayor. Desde luego "sede", al final, es de género femenino, no masculino, como pongo; y mi errata siguiente, destacada, no pretende nada secundario con la sede toledana, que no boluda. Es eso, errata.

Gracias

eva dijo...

Qué sí, que sí, que ya nos hemos enterado que "sede" es de género femenino, lo mismo que "p..." -salvo cuando el que ejerce esa profesión es un individuo de género masculino, con lo que en este caso la palabreja terminaría en "o".

También nos hemos enterado que a San Pedro parece que, aparte de mentir compulsivamente, le iba lo de ir "de p... en p...", hasta quedarse calvo, el pobre hombre. Hay intelectuales -como Gore Vidal- que insinúan que a "San" Pedro siendo tan cerril no le iba nada de nada, y menos las mujeres, y que a un amiguete suyo, un tal "San" Pablo, le iba algo de eso de ir de "p... en p..." pero acabado en "o".

Parece que las buenas maneras cristianas consisten en repetir cuantas más veces mejor la palabra "puta", incluso cuando no viene a cuento hacer referencia a esta denostada profesión, recordarnos su género femenino y asociarla a algunos de sus más venerados "santos", modelos todos ellos de tolerancia, educación y de buenas maneras.

De nada.

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Mire, doña Eva, me he pensado si le contestaba en esta maravillosa mañana de san Juan, dado que no sé quien se esconde tras ese nombre, que yo el mío lo tengo clarito, con suficiente información; pero por ello, le ruego que no se equivoque ni falte al respeto con el ninguneo a la retórica, amparada en nombre femenino. ¡Ya quisiera saber usted retórica, ya! Finalmente decido responderle, pese a su anonimato fervoroso y evanescente.
No tome los rábanos por las hojas, es la expresión popular más adecuada, que puedo decirle, para el uso que hago de refrán popular, de puta a puta san pedro es calvo, que quiere decir que de uno al otro no va nada de diferencia, simplemente; aunque usted salga con todo eso, no ya retórico, sino alocado, de que si san Pedro iba o no de putas, que si no de putos, o también de putos, que si se quedó calvo por ello, etc.
Digo, claro que de la Educación para la Ciudadanía a la FEN no va nada. Y lo dicen muchísimas personas libres, independientes, no partidarias (vamos que no pertenecen a partidos del espectro impuestos actual), y antipolíticos. Que estamos en nuestro derecho de decirlo. Y si usted no cree (acto de fe) que haya gente así, pues quede con su fe.
Con el refrán popular también pretendo recoger aquello de "de pajillero a pajillero, san Pedro es calvo". No sólo lo de puta a puta, o puto a puto, que calla el refrán, porque como el pueblo, en sus refranes, es tan “conservador”, tan poco moderno, pues denosta a las féminas, y a los maricas, perdón, gueys (sic), pajilleros y toda esa proterva "carrafilera" de palabros/as que tanto gustan decir los creyentes religiosos, no sólo los perversos cristianos sino los de ninguna creencia, y que tanta reivindicación devota tienen entre la progresía como oficios o formas de ser, según colijo de los medios.
Por favor, ¡no se me quede vuesa merced en lo mero apariencial, ni interprete un dicho popular de aquella manera...!
En cuanto a la educación civil, o en civismo, de la prole, le diré que tiene que estar muy mal, rematadamente mal, luego que las instituciones de poder han de ordenar, programar, imponer, pagar su enseñanza.
Fui docente durante bastantes años, de secundaria, y alguno universitario, y otras experiencias docentes entre las que se incluyen preescolar, por ejemplo. Participé en cursos de bachillerato experimental antes de la LOGSE. Por cierto que de nada sirvieron pues los del pesoe ni los tuvieron en cuenta a la hora de hacer la ley. Y le aseguro que los resultados eran para tener en cuenta, con los informes de los docentes, entre los que se pedía la supresión de manuales, entre otras cosas. Pero amiga, las industrias editoriales de material docente, la venta y fabricación de tiza, etc., son monopolios de Polanco, o Grupos Económicos de Trinque, a los que debe estar para servicio todo el sistema docente, así arda Troya.
Cuando hablo de amigos especialistas no digo que sean apolíticos, sino antipolíticos, libres que expreso como independientes, pese a lo gastado de la palabra, vamos de la oposición permanente contra el sistema imperante binario o bipartidista. Son profesores universitarios y docentes de secundaria con amplia experiencia, alguno orientador.
Este medio, comprenderá, es limitado para explicarle sus posturas respecto a esa asignatura en pormenor, sino “groso modo”. Le ruego que, si lo tiene a bien, se dirija a mí por el medio que estime más adecuado (en mi blog tiene usted teléfono, mail, etc.), y tenga la seguridad de que le responderé cumplidamente, y satisfactoriamente de las amplias razones de estos especialistas.
Respecto al contenido del plan de estudios de dicha asignatura, del nivel de formación de los docentes que la van impartir y de lo que piensan los padres y los alumnos sobre tal novedad en la enseñanza, le diré que conozco bastante bien el asunto.
No digo que sea perversa esa enseñanza, no, digo que es inadecuada, absurda, no justificable por sí misma. Mire, ¿sabe lo que me parecía fatal en la docencia en secundaria, y me parece? El hecho de que la mayoría de los docentes no asumen que son eso, docentes, y no profesores de tal y tal asignatura, y él/ella sólo se dedica a su materia, y a examinar, eso sí, mucho examen… Tanto examen que cargan, cansan, hastían y queman al alumnado para todo. He tenido compañeros que les dan premios por ser malos docentes, aunque, tal vez, excelentes profesores de tal Materia, compañeros que medían la nota hasta las milésimas (¡se puede ser más botarate!) y encima los alumnos, los padres, los compañeros, el sistema, los aplaude, cuando esos tipos, al poner un examen terminal cada semana, precisamente el lunes a primera hora, ¡ya te han quemado los alumnos para el resto! Pero están educando en la competencia, en la competición, en valores cívicos del sistema capitalista y de mercado…
Que ese es el problema,mi querida Eva, ese, que los valores a enseñar son los del capitalismo, en todos los órdenes de la vida, y eso está hasta los tuétanos en cada comportamiento de la familia, el instituto, la calle…
La enseñanza civil creo que debiera estar en el paquete docente global, en todas y cada una de las asignaturas, en todos los hechos docentes, o actos de docencia, en la vida social, familiar, política, sindical, militar, sexual… Y con valores claros anticapitalistas y antmercado… Pero para ello hace falta que los que gobiernan estén contra ello, claro.
Porque de no ser así esa asignatura obligatoria se convierte en propaganda ideológica (en la competición del mismo sistema) los contenidos, y como la libertad de cátedra no se respeta por el seguimiento y obligación de las materias, que luego cotejan y vigilan los comisarios políticos, vulgo inspectores docentes y toda la patulea de directivos, etc.
Mire, doña Eva, qué sé lo que me digo…

Temo que a fuer de luengo sea cargante. Mis perdones.
Gracias y salud

eva dijo...

Mira, don Agustín, no te he pedido que me contestes, pero si te tomas de forma tan personal los comentarios, no me extraña que salgas con esas salidas...

Hay una cosa que me sorprende y es esa insistencia sobre un supuesto "anonimato" tras el que me oculto, cuando está bien clarito que nada de eso. ¿Es que debo poner mi nombre y apellidos completos, mi dirección y número de teléfono y mi DNI para participar aquí? ¿O es que mi nombre no te gusta? Vamos, vamos...

Mi único interés está en saber a qué viene tanta oposición a esa asignatura, y espero oir algún argumento algo más consistente que esa repetición de lugares comunes, sin contenido ni forma.

No se si hay mucha diferencia en que "San Pedro" fuera un visitante fervoroso de burdeles -si es que llegó a visitar algo en su vida- y su compañero de fatigas "San Pablo" un misógino empedernido y, si tuviera razón Gore Vidal, a lo mejor un aficionado a prácticas mucho más, digamos, "inconfesables", pero en lo que sí hay diferencia, y grande, es entre la doctrina clero-fascista de color azul que antes se enseñaba en las escuelas -a los pocos que podían ir, claro está- y que no ha hecho a las personas ni mejores ni más educadas, y el programa de mejoramiento de la conducta cívica propuesto por un gobierno democrático que trata de poner los medios para que las generaciones futuras hablen un poco mejor, no vayan empujando en las colas de los autobuses y, quién sabe, al volante tengan un poco más de respeto y consideración evitando así muchos accidentes.

Es absurdo juzgar tan negativamente una asignatura que aún no se ha implantado en los planes de estudio, y cuyos efectos no se han podido por tanto evaluar.

Y no necesito apoyar mi opinión en lo que digan "personas libres, independientes, no partidarias (...) y antipolíticos" (sic), me basta con representarme a mí misma y defender mi propia opinión.

Y otra cosa, don Agustín, no confundas el "derecho a opinar" con el habitillo que algunos tenéis de intoxicar, manipular y enredar con cosas de las que estáis muy poco informados. Esa contínua alusión a tanta gente "libre" que piensa esto y lo otro da fe suficiente de que tú no tienes ni la más remota idea de lo que hablas, y es tu prejuicio el que te hace escribir largo, enredoso y mal, un discurso que acaba donde empieza y es en el vacío de la nada, en el estar simplemente en contra de todo lo que suponga innovación y mejora, y más si lo proponen los denostados "sociatas".

En algo tienes razón, y es que el civismo en España está "rematadamente mal", aunque a algunos, en su nostalgia de tiempos pasados, azules y gloriosos, les encantaría seguir viviendo como tuertos en el país de los ciegos, de repetir aquéllo de que "no tenemos arreglo", etc.

Por cierto, estaba esperando con impaciencia leer el nombre de Polanco, que se conjura como origen de todos los males. Qué poco original...

Por otra parte, no veo que haya nada malo en fomentar la competencia entre los alumnos, para que mejoren su rendimiento, así han progresado muchas naciones.

Por último, sobre que "la libertad de cátedra no se respeta por el seguimiento y obligación de las materias" es lo primero que oigo.

Y de que hubiera "comisarios políticos" en la enseñanza, lo mismo. Parece que en lugar de un país capitalista y democrático con economía de mercado, España sea la Albania estalinista.

Leer para creer.

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Sigo sin saber quien es usted, doña Eva, y me habla desde el anonimato, llena de valentía, falta de respeto, insolencia, y todo eso que, tal vez si hubiese recibido la enseñanza que demanda y defiende, no tendría.
Confunde el culo con las témporas.
Polanco es una figura literaria, como Creso en su día, o Rokefeller en otros... Si lo usa un tipo que sé que revuelve las tripas a la progresía, lamento decirle que nada me une al tal: pero no voy a dejar que porque él lo satanice, lo salve, al tal trajinero. Si le contara el negocio del monopolio de la tiza en todo el país... De risa, y ejemplificante para ilustrar de lo que sirve la enseñanza y todos los dineros que mueve, los que están detrás de las leyes, y al arrimo, para vender desde pupitres hasta, eso, tiza.
Me opongo a todo lo que sea asilvestramiento sociopolítico de las personas por parte de los poderes impuestos, sea con voto, con bota o con los dos.
Creo que digo mucho para quienes saben entender.
Se nota que usted no conoce la inspección educativa ni nada de esos manejos...¿Por qué cada día son más nuevos políticos profesionales que salen de esos cubículos inspectores, como antaño lo era de la enseñanza a secas? ¿Sabía que son un alto porcentaje?
Comprendo que los excedentes de gentes tituladas en Historia, y/o Filosofía hace que se hagan inventos más o menos decorosos.
Mal elige los ejemplos. Creo que si a un tipo se le permite conducir un vehículo a motor (de explosión), debe ser previo conocimiento de que ese tipo reúne las condiciones para hacerlo, y no me refiero a las técnicas sólamente.
Que a buena hora mangas verdes...
Soy de familia más que pobre y nada debo a ubicación o nacimiento social, antes al contrario.
Usted trata de echar sobre mí la mierda de que soy conservador, de derechas, y etc., lo cual es infamia grande, no a mí, sino a la verdad a secas, y desde el anonimato insolente y la máscara que la tiene oculta, por tener simplemente opiniones distantes y distintas de los sociatas, que siempre las tendré en casi todo. Como si fueran los adalides, los sociatas, de los sacrosantos valores izquierdosos... Me permito decirlo que nada sabe sobre el asunto, y no es para humillarla llamándole ignorante, es para que lo sepa y ponga solución leyendo el ilustrativo libro de Alfredo Grimaldos, "La CIA en España"... Puede ver enlaces y reseña en:
http://elpoetaenllerena.blogspot.com/2007/05/memoria-histrica.html
¿A qué seguir con alguien que se esconde, y escribiendo tan mal, tan fatal...? (Me refiero a mi escritura, no la de usted que es prístina y clara, sobre todo clara y armoniosa en el respeto del otro).
Gracias y procuraré leerla para aprender algo. Lo digo con sinceridad.
Y se acabó la parla con anónimos.
Que lo pase mu bien, señora.

Anónimo dijo...

Pobre Agustín, lo de pobre lo digo con cariño, aprecio y admiración. No ves que la dama, como bipartidista que es, de pro, al estar contra su partido, o lo que dice su pseoe en el asunto que tratáis, estás contra él, contra el partido, al estar contra ella. Eso de que si no estás conmigo estás con el otro. ¡Y cómo sólo hay dos! Que esta gente no entiende de libertades, de opciones múltiples, de diversidadades, de libertades, en definitiva. Y quien se opone al pesoe es del pp, y/o viceversa...
¡Cómo te van a ver a ti, que eres la diversidad personificada y viva!
Los pones malos y te atacan con la furia de que eres conservador, tú, el más libre y revolucionario sobre la tierra!
¡Qué saben ellos, qué!
“Ten cuidado con quien tienes pendencia, que como fueren villanos perderás”, que dijo Cervantes.
Estoy contigo en este caso, está claro.

eva dijo...

Anónimo, no te olvides de darle tus datos completos a la persona que tanto defiendes, ya sabes que lo de la "parla con anónimos" no es lo suyo y se puede molestar.

Parece que la resaca de San Juan aún te dura, o es que no sabes entender lo que se escribe. Desde "furiosos ataques" hasta "defensa del bi-partidismo", por favor, cuántas visiones...

El tema del blog introduce una crítica a la actitud del clero hacia esa asignatura. No veo por ningún lado que vosotros, tan "revolucionarios" y "amantes de las libertades" tengáis nada que objetar sobre quienes durante tantas décadas -no hamblemos ya de siglos- se ha dedicado a pisotearlas.

Con desviar la atención hacia la política del Gobierno ya os basta en vuestra labor manipuladora e intoxicadora.

docente universitario dijo...

Creer hoy que con la acción educativa, un colectivo de profesores, buenos ciudadanos, impartiendo una asignatura, que se llama Educación para la ciudadanía, va a hacer mejores ciudadanos, es estar, como poco, en la inopia.
O tener similar actitud que los creadores de los catecismos Ripalda, Astete o san Pío X. Que creían, en su fe ilustrada asimismo, que impartiéndolos harían santos varones y santas mujeres. O, a lo menos, buenos cristianos.
La actitud, o estrategia didáctica y pedagógica, es similar en sus planteamientos estructurales, aunque cambian los contenidos, como es obvio. Va diferencia de los catequistas mencionados a los que elaboran los contenidos de la asignatura. Pero sólo en ideas, o contenidos. No en lo otro, la metodología, que es lo que importa. Ya no estamos en el siglo XIX.
Para criticar esto conviene mirar alrededor. El modelo educativo es Marbella. Me refiero a la influencia conformadora de los valores humanos en la actualidad, para los ciudadanos. Aquí y ahora. Y eso de “Marbella” es un símbolo, una metáfora. Y para las nuevas generaciones, que no desean aprender nada, o como mucho las formas de adaptarse y vivir en este mundo y en esta sociedad, con sus valores, aquí y ahora. Y los valores de esta sociedad, me temo mucho, que no están recogidos en los contenidos de esa Educación para la ciudadanía. Y los valores son “Marbella”, y quien dice Marbella dice la especulación inmobiliaria, la venta y tráfico de drogas, todo lo que sea dinero fácil, y todo eso.
Para seguir las llamadas nuevas tecnologías, entre las que incluyo televisión, Internet, videojuegos, móviles… Ya se encargan de educar para la ciudadanía, y en trasmitir sus valores, porque en ellas sus formas y usos son su fondo, tal como se utilizan y para lo que se usan, en una sociedad capitalista avanzada y globalizada, en donde un valor lo es universal, y hoy los valores de depredación, subsistencia, lucha y aniquilación que se viven en Irak, por ejemplo, o en Líbano, se transmiten rápidamente, y más rápidamente conforman los valores de nuestros jóvenes. Ante eso la intervención de un profe es obsoleta, nula, lela. Es evidente que existen otras formas de usar las nuevas tecnologías, por ejemplo, sin enfoques para la manipulación social y el negocio, el gasto eléctrico, la contaminación, la exclusión, la dependencia, etc.
La usanza de un nutrido grupo de docentes, a la antigua. Esto es, con una asignatura, y desde la escuela, para mejorar la especie que habita en un medio como la sociedad capitalista avanzada y globalizada en España, actualmente, me parece no sólo alocado, no acertado, sino, a estas alturas, un error fatal, tropezar en la misma piedra operativa y metodológica en que se viene tropezando hace años, desde las estrategias docentes, y con efectos contrarios a los objetivos pretendidos con la mejor intención, cosa que no dudo en los políticos elaboradores de contenidos, objetivos, estrategias, didáctica, etc., que cuentan con muy malos asesores, o se ven impotentes ante los retos de esttos tiempos, o las dos cosas.
Que la cosa no está en que los contenidos y demás sean muy sociatas o peperos. No.
Que el asunto no estriba en que lo plantee un gobierno democrático del psoe, o no, o del pp. No.
La cuestión de fondo es la condición humana, el ejemplo permanente y continuo en la formación y aquilatamiento que es la sociedad que vivimos, con sus valores permanentes, reales y funcionales, que la hacen funcionar. Son los que dan ese tipo de educación cívica. No en catecismo/manual de Educación para la ciuadadanía, por muy buena intención que se tenga. Hoy esa acción desde la escuela es necia, absurda, lela. No se puede actuar desde “globos docentes”, “jardines de buenas costumbres cívicas”, en los que mejorar esa condición.
Y “Marbella” es metáfora del todo, en las sociedades actuales, depredadoras, de una lucha de clases, y desclasamientos al mismo tiempo, sin cuartel. Tomo Marbellla por serme cercana a mi entorno vital. Por no hablar de los submundos, conformados a imagen de este, pero sin paliativos ni memeces, que son el de la droga, los botellones y sus valores, los submundos diversos con valores diferentes –pero que maman en la competición y competitividad, no en la solidaridad y la cooperación- como son los mundos de las bandas, sectas, hinchas deportivos, sindicatos, partidos políticos, sociedades religiosas, iglesias varias, creencias diversas, etc., etc.
Y finalmente dar la razón total a Agustín Romero Barroso, un hombre libre que ha sido burdamente linchado, insultado y vejado por alguien que no conocemos, y en esas, tampoco deseamos. Él es el menos equivocado. Quede claro. esto no es cuestión de partido, política o de secta. Es algo mucho más grave que todo eso.
Saludos cordiales

Anónimo dijo...

"...Agustín Romero Barroso, un hombre libre que ha sido burdamente linchado, insultado y vejado por alguien que no conocemos..."

Ya será menos...

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Mire, señora, no se confunda. Evidentemente la entrada critica la posición de la iglesia católica referida a esa asignatura.
Al hilo de ello, yo me he referido a la mía, que nada tiene que ver con la misma (iglesia), por fortuna. Pero si del asunto tratado. Ha sido opción libre del señor Lama incluir o no mi comento.
Que esté contra esa asignatura, no quiere decir que esté con la iglesia, porque ésta lo esté asimismo contra la susodicha asignatura, por otras razones.
No se han conformado dos bandos únicos: iglesia-PSOE ( y ahí viene lo mío de "de puta a puta…", de igual a igual). Y como no se han conformado dos bandos solos, pues entiendo que hay otras visiones, diversas, distintas, distantes...
Los dos bandos los conforma usted en su magín. Como un común no parco de españolitos “bipolares”.
Yo puedo estar contra el uso de drogas por cuestiones de salubridad mental y física para mí, y la iglesia por motivos morales y de fe, el psoe por motivos económicos, etc... Son bien diferentes los motivos, el pluralismo que se dice.
O debería haberlos para molleras menos cerraditas…
Pero no me sea ultrasimplista metiendo en un saco a los que están contra, y en otro a los que están a favor. Hay más, por suerte para la vida, el pensamiento y todo.

En lo referido a mi falta de objeción a la iglesia católica, o mejor del clero, que viene a ser lo mismo, por desgracia, la tengo clara de siempre.
Mire, usted que baladrona de historiadora tendría que saber que no hay quien más favores fervorosos le hayan hecho a la iglesia, y al clero ¡no vea!, sino los de quienes les hicieron los mártires, quienes la persiguieron, la negaron, la quisieron eliminar... Porque la historia no son los hechos por sí mismos, sino qué dicen esos hechos, qué consecuencias, qué pasó, en definitiva, con posterioridad y hacia el futuro. Lo otro es coleccionar sucesos, hechos, como el que colecciona sellos o naipes. Sí, mucha ilustración sobre naipes y sellos; pero nada más. Y con esto que digo debería ser suficiente para alguien con inteligencia y memoria histórica, o que “sepa” historia. No la facilito la palanca del martirio a la iglesia por nada. Lo mío es la indiferencia absoluta, que la mata.
Conozco mucho mejor la iglesia que el común, y no voy a darle el gusto del martirio, que la crece. La mata el olvido, el abandono, el hastío, el no hacerle caso, la indiferencia. Pero con inteligencia, porque la iglesia, cuando no trajina la fuerza, maneja como nadie la inteligencia…
Sepa usted que nací en población levítica. Que escribí un poemario llamado “Quaderno de dexados”, que si usted hubiese leído, en uno de aquellos 20.000 ejemplares que salieron de la imprenta, y que se distribuyeron gratis con el diario “Extremadura”, en 1986, tal vez su visión sobre mí sería muy distinta. Aunque no somos inamovibles con el tiempo en cuestiones de posturas sociales. No es un poemario anticlerical, ni culturalista o "historietista" al uso; pero en él se contiene un alegato contra el dominio de la iglesia, en uno de sus muchos acechos y hechos, como se han escrito pocos en la modernidad y en este país. Con decirle que el jurado de los premios de la prensa de 1986, pese a la inequívoca calidad del poemario, que resaltaron en los medios al quedar finalista con otro, no le dio ese mismo premio, al quedar eliminado en la primera votación el otro, por las discrepancias de miembros del jurado en lo relativo a la degollante crítica subyacente en el dicho poemario, ya que formaban parte del jurado eminentes intelectuales y escritores, alguno de los cuales filoclerical, otrora galardonado extremeño de medalla de la Junta, presidente académico, y todo eso. El director del “Extremadura”, a la sazón el amigo Pepe Higuero, testigo de la falacia, me propuso publicar el poemario de aquella forma amplia y gratis y regalarlo con el diario. Hay otra edición menor y en otra editorial, Huerga, a instancias de Juan Goytisolo, ya que estimaba que era pena que poemario tan bueno se hubiese editado sólo de aquella manera, en papel prensa aunque en tirada amplia, y que debería conocerse más y mejor, por alguna editorial postinera… En fin, hubo otra edición en Tarazona, al año siguiente, por la revista “Cristal” con algún problema con la clerecía de la ciudad… Y podría seguir con alguna vicisitud más relativa al clero, o asimilados, en mi vida de difusión de mi escritura y creaciones, que no de creación, aunque algo determina e influye esa presión de la clerecía ultramontana. Y cuando digo clerecía me refiero a la iglesia católica, a los partidos, sindicatos y todo aquello que pretende dominio postinero y cuenta con mesnada homologada para ello. Aunque la iglesia sea modélica en eso, me refiero a que es modelo de la cosa clerical.
Sólo ha sido un botón de muestra para que sepa algún andurrial vivido por este que lo es, con la clerecía, en lo más sagrado que estima: su creación.
Así que no juzgue tan a la ligera, no sea simple a la hora de colocar a las personas en este cesto o en aquel, que el andar se muestra andando, y la educación ciudadana en estas.
Nada más lejos, para un pío lector bienintencionado, de la cizaña, la intoxicación y la manipulación, pues esto último ofendería al señor Lama, por obvia razón.
y quedando clarito esto, suerte y salud para usted y los suyos, para todos, que no les canse nunca.

Anónimo dijo...

Me parece que eres tú, don Agustín, el que gusta de juzgar a la ligera, de meter en cestos y sacos a los que no piensan como tú y de atribuir frases que tú mismo te inventas.

Pero ¿no has escrito que "se acabó la parla con anónimos"?

eva dijo...

Estimado José María. Hoy "El País" ha publicado un artículo que muestra la actitud cerril y anacrónica del clero español hacia la asignatura de Educación para la ciudadanía. El artículo comienza así:

"El vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Cañizares, ha advertido hoy a los colegios religiosos que si imparten la nueva asignatura Educación para la Ciudadanía estarán 'colaborando con el mal'. Lo ha hecho en unas jornadas sobre la asignatura, celebradas por la Escuela de Negocios CEU."

Merece una lectura y una reflexión.

Saludos cordiales

Anónimo dijo...

Peor es que haya ido a esa escuela de negocios, que lo que ha dicho, una chorrada, pues el mal es todo, según se vea.