domingo, 10 de junio de 2007

La Baquería

La idea se nos ocurrió hace once años tras una comida de amigos en mi casa y paladeando un ribera de Duero. Nos íbamos cargando de niños y ya no nos veíamos con la frecuencia de antes. Siempre hemos sido una gente muy unida. No sólo nos hemos divertido juntos, sino que juntos hemos hecho política y hemos impulsado proyectos culturales. Se trataba de reunirnos cada cierto tiempo para comer y beber vino. Esa misma tarde le pusimos nombre a la idea: La Baquería, Cantineros de Cubas. Con b de Baco. Desde entonces organizamos seis o siete cenas al año. Ponemos un dinero para ir comprando el vino y nos lo bebemos en cenas organizadas de manera rotativa en cada casa. Dos o tres parejas le dan de comer al resto y la comida se paga a escote. Lo que empezó como una oportunidad para degustar vinos se ha convertido en una cita gastronómica.

Ayer la Baquería fue en mi casa y Eva y yo ―junto a otros cuatro amigos― les dimos de comer a treinta personas. Hacía una noche estupenda y cenamos en la terraza. Empezamos a las nueve y media de la noche y terminamos a las tres de la madrugada.

Los entrantes fueron ensalada de confit de pato, ensalada fresca, mouse de pimientos y gambas, hojaldre con revuelto de bacalao y salsa de nécoras, escabeche de salmón con pasta y pinyonat. Como plato fuerte comimos un redondo de ternera a la naranja. Y de postre sorbete de limón, trufas y caracas de almendra. Los vinos fueron Martivillí, 2006 (D.O. Rueda. Verdejo) y Remelluri, reserva 2001 (D.O. Rioja). El precio del menú 13 euros por persona.

No todo va a ser memoria histórica.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

MU BIEN.
No sabes lo que me alegro por esa cena y su disfrute, por personas como vosotros y vuestros amigos.
Todo es cultura, cultivo de la vida, si se me permite.
Tomo nota de los vinos que se fueron...

¡Que fuera a vuestra salud!!

UnaExcusa dijo...

¿Y qué hay de la borrachera de palabras?

Una Baquera dijo...

La borrachera de palabras divina, la otra suave, que con la edad empezamos a cuidarnos.

Anónimo dijo...

verborragia charlatanería
hay que emborracharse de buen vino hombre más en una buena comida
que el rollo del asnal no os perjudique bebed vino bueno hasta la hartera
lo que pasa con el asnal y lo mediático es demagogia publicidad eletorera na más
salutem

Anónimo dijo...

Que gran invento!!! Que lo hagáis muchos años!!!
De verdad que es una magnifica idea, aunque no me explico como podéis estar 30 en tu casa y en la de los demás cuando les toque ;-) Cada uno trae su silla???

UnaExcusa dijo...

Otra pregunta.
¿Qué son las caracas (o los caracas, que no conozco el género) de almendra?

Anónimo dijo...

Son una especie de tortitas crujientes de almendra. Así les llaman en una dulcería de Zafra

Anónimo dijo...

y la baquería es de pie, para favorecer el intercambio