domingo, 25 de marzo de 2007

Cubiletes reales


José Ramón Alonso de la Torre cuenta en la última de sus magníficas historias fronterizas de la contraportada de Hoy que este año las monjas de Santa Clara de Zafra no han hecho "cubiletes reales". Creía yo que la consternación no había trascendido más allá de Churretilandia, pero ya veo que poco a poco se extiende por todo el mundo civilizado.
Cada 19 de marzo, sólo un día al año, las monjas de este convento incluyen en su oferta repostera un dulce hecho con una soberbia mezcla de almendras, miel y canela al que llaman así, "cubilete real", para destacar el rango de la pieza, sin duda la mejor de su obrador. Sólo se puede comprar por encargo y, aunque se paga bien, lo merece. Desde antes de Navidad estoy pensando en el puñetero dulce. Y no tanto por golosonería -que también- como para procurárselo a unos compañeros de trabajo a quienes se lo tengo ofrecido.
Parece ser que un predicador ha hurtado a las monjitas el tiempo preciso para ponerse a la faena. Ellas habrán ganado en espiritualidad, pero nos han dejado con las ganas. Eso no se hace. Por menos se han perdido algunas almas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¡grgrgrgrgr!

Jordi Pedrosa dijo...

Curiosa noticia, José María, ignoro si en Llerena elaboran ese mismo dulce aunque no recuerdo haberlos oído nunca. Al mismo tiempo se me ha despertado mi inquietud profesional pensando en la receta que contiene ese misterioso dulce.

Manuel Peláez dijo...

Te corrijo José Mari, no llevan miel, es un almibar con lo que mezcla la almendra y la canela. Paseando por la calle Sevilla de tu pueblo he encontrado a asiduos de los "cubiletes reales" desconcertados por la ruptura de la tradición. La verdad es una faena para los "cubileteadictos" no obstante, para conocimiento del público en general, he oido decir que tienen pensado hacerlos por San Antonio (13 de junio), pero eso ya no es lo mismo. En fin, los tiempos cambian...

JOSÉ MANUEL DÍEZ dijo...

Tiene narices... Tengo unos amigos cacereños que vivieron hace doce años en Los Santos de Maimona, y cada año desde entonces piden cubiletes por San José y roscas por san Blas a las monjas de Santa Clara. No me han comentado nada, pero les preguntaré si este año se han quedado con las ganas... je,je!! Me temo que no eres el único...

Un saludo José María.

(En mi blog te he dejado una propuesta)

eva dijo...

Nada, José María, otra vez será.

Por esta vez, ¡marchando una de torrijas!

O una de pestiños...

Saludos cordiales

Agustín Romero Barroso dijo...

ESTO ES PARA JORDI PEDROSA
No, en Llerena las monjas no elaboran cubiletes por san José. Y viví, hasta octubre del año pasado, y durante 17 años, a escasos pasos del convento de santa Clara, en la misma acera, en la calle Corredera, donde aún tengo el piso.