sábado, 10 de marzo de 2007

Aquí paz y después gloria



En este blog hemos asistido durante las últimas semanas a una controversia pública entre la editorial Los libros del Oeste y Francisco Espinosa sobre la edición del libro El fenómeno revisionista o los fantasmas de la derecha española (Badajoz, 2005). Ya he señalado en alguna ocasión mi incomodidad por esta trifulca, ya que tengo amigos en ambos lados. Entre los editores, conozco a Manuel Vicente González, me ha impreso uno de mis libros Pedro Almoril y soy amigo del poeta y traductor Ángel Campos. Como lo soy del historiador Paco Espinosa.

No he querido pronunciarme públicamente sobre la polémica y a ambas partes he ofrecido mi mediación. Haciendo uso de este ofrecimiento, Espinosa me remite para su publicación un texto con el que pretende cerrar el asunto y copia del documento de finiquito que finalmente no ha sido firmado. El texto lo incluyo a continuación y el documento, debido a su extensión, en el primero de los comentarios.

La editorial Los libros del Oeste tiene también abierto este blog para publicar lo que considere oportuno.





Recapitulación final
Llegados a este punto y sabido ya que la parte no-contratante no piensa firmar nada, conviene recapitular. Todo parte de un malentendido: suponer que Ediciones del Oeste funcionaba como una editorial. Reconozco mi error: lo di por supuesto. Se publica el libro (febrero 2005) y nadie dice nada del contrato. Tras mucha insistencia me envían un contrato absurdo que reconocen que es la primera vez que usan. Les propongo que usemos los que habitualmente utilizan las editoriales. Ya no responden. Tras varios meses de mensajes sin respuesta lo que recibo son seiscientos euros (junio 2005). Debieron pensar que así me callaría (con ello pagaban lo que me correspondía de los 1.500 ejemplares adquiridos por la Junta). Persisto en la firma del contrato sin obtener respuesta alguna. Hablo con un abogado (enero 2006) y, mediante una demanda, obtengo datos de venta del libro hasta febrero de 2006. Los intentos de acuerdo no llegan a nada. Como el texto es mío y no he firmado contrato alguno con Ediciones del Oeste, que está comerciando con mi trabajo ilegalmente, lo incluyo en el libro que verá la luz en Crítica en septiembre de 2006 bajo el título Contra el olvido.
Todo sigue igual hasta que con motivo de la presentación del libro en Cáceres y Badajoz (mediados de enero de 2007) explico la razón por la que el texto sobre el revisionismo ha sido incluido en el libro. La denuncia pública desata la inmediata reacción de la editorial, reacción nunca guiada por el deseo de llegar a un acuerdo, como se ha comprobado, sino por la simple y pura amenaza. Entra en acción el blog de José María Lama, que, tras dar noticia de la presentación del libro, se convierte en el lugar donde se comenta la situación planteada por la denuncia. Por conversación telefónica llegamos a un acuerdo: pagarán una cantidad, firmaremos un documento de finiquito y enviaré un comunicado al blog dando cuenta del desenlace (mediados de febrero de 2007). Deciden pagar 990 euros más (de los 1.019 ejemplares que, tras la demanda, admitieron haber vendido entre febrero de 2005 y febrero de 2006). Pese a las evidencias (datos de librerías) no reconocen venta alguna entre febrero de 2006 y febrero de 2007. También se niegan a pagar lo que les corresponde de los gastos judiciales y el 5% de los intereses por los 990 euros que debieron pagar un año antes. Pero el acuerdo se paraliza. Por motivos que no explican, el documento de finiquito, enviado a la editorial en febrero, nunca llega a firmarse. La actividad continua de la entrada del blog de José María Lama a lo largo de mes y medio convierte lo que fue un asunto privado en un debate público que obliga finalmente a la editorial, entre lamentos y amenazas, a pedir que todo se acabe (viernes 9 de marzo 2007) a cambio de nada: siguen sin querer firmar.
Por mi parte aquí acaba esta historia. Quiero dar las gracias a quienes han colaborado en mantener viva esta entrada, que en bastantes ocasiones ha brillado por la claridad de las ideas expuestas y por el humor y la imaginación de sus propuestas. Mi agradecimiento debe ir especialmente para José María Lama, que desde enero ha tenido abierta esta puerta en un ejercicio de libertad y también en un equilibrio, más que difícil, imposible. Estoy convencido de que este pequeño y breve combate por la dignidad y los derechos del autor no ha sido en vano. Saludos para todos.

Francisco Espinosa, 10 de marzo de 2007

37 comentarios:

josemarialama dijo...

Este es el documento de finiquito que me remite para su publicación Francisco Espinosa:

En Badajoz a 16 de febrero de 2007.

REUNIDOS:

De una parte D. PEDRO ALMORIL GARCÍA, con DNI nº-------, en nombre representación De la empresa DEL OESTE EDICIONES S.L.”, CIF ----------- con domicilio social en C/ --------------- Badajoz; representación acreditada y reconocida por ambas partes en virtud de poder notarial otorgado ante el Notario D. ............................................................... en Badajoz con fecha ………..........., número.................. de su Protocolo.

Y de otra parte D. FRANCISCO ESPINOSA MAESTRE, DNI nº ---------------, y con domicilio en la C/ -------------------- SEVILLA.



EXPONEN:

Que como consecuencia de la relación que han mantenido las partes, al objeto de llegar a una liquidación global de la cantidades pendientes adeudadas por la sociedad referida, y a esos efectos las partes,

ACUERDAN:

1.-. Que la empresa DEL OESTE EDICIONES S.L.”, --------------, abonará en concepto de liquidación final, a D. FRANCISCO ESPINOSA MAESTRE, la cantidad total bruta acordada de 990,22 €uros, (NOVECIENTOS NOVENTA CON VEINTIDOS EUROS), a la que se le practicará la oportuna retención en concepto de I.R.P.F.
2.- Con ello, ambas partes proceden a la liquidación final definitiva, a favor del Sr. Espinosa, en relación a la tirada de la obra, “EL FENÓMENO REVISIONISTA O LOS FANTASMAS DE LA DERECHA ESPAÑOLA”, respecto del cual no se formalizó contrato de edición en legal forma.
3.- “DEL OESTE EDICIONES S.L.”, por su parte, se compromete a retirar de la venta los posibles ejemplares que hayan sido distribuidos de dicha obra en la actualidad en el plazo de treinta días máximo siguientes a la firma de este documento.
4.- D. FRANCISCO ESPINOSA MAESTRE, por su parte, hará público por el medio que se estime conveniente, en especial en alguno de los foros habituales de la red, la resolución del litigio que mantenía con DEL OESTE EDICIONES, declarando públicamente, que en virtud de ello, no le es ya debida cantidad alguna por ningún concepto y el asunto ha quedado resuelto.
5.- Una vez sea hecha efectiva la citada cantidad pactada en el presente documento, quedarán totalmente saldadas y finiquitadas las partes, sin que se puedan reclamar, la una a la otra, cantidad por ningún otro concepto; resultando sus relaciones totalmente saldadas, extinguidas, y finiquitadas con efectos de la firma del presente documento. Con fecha de hoy se pacta específicamente que la sociedad citada y sus socios, así como el Sr. Espinosa, se comprometen mutua y recíprocamente, a renunciar plenamente y sin excepción desde este mismo momento, a ejercitar cualquier acción judicial ante cualquier orden jurisdiccional, administrativo, o de forma extrajudicial, contra el Sr. Espinosa y viceversa, por cualquier concepto conocido, o que pudiera conocerse en el futuro, desistiendo de cualquier acción que eventualmente hubieren entablado, declarándose que ni el Sr. Espinosa, ni la sociedad Del Oeste Ediciones S.L., tienen ya absolutamente nada que reclamarse a ningún efecto.

Para que así conste se firma el presente documento, por duplicado ejemplar, en el lugar y fecha al principio indicados.

Otro pacense dijo...

Decepcionado Sr. Lama, muy decepcionado, por como parece acabar la cosa. Nunca creí que unos personajes así, como ahora sabemos que son, componían la editorial del Oeste. Ver para creer. Gracias al Sr. Espinosa por desvelarnos la materia con la que están hechos…
Y se quería hacer pasar por progres, altruista y amantes del arte… Con razón se preguntaba uno, en el blog, que hacía el director al lado del Presidente autonómico en el acto de presentación del MEIAC. Entonces me pareció muy duro e incluso injusto. Hoy, lamentablemente, le debo dar la razón. Con personajes así, lo mejor es no relacionarse.

javier castro dijo...

La verdad es que el tema es triste y es bueno que se halla zanjado. Por eso no me parece bien este último anónimo que vuelve a la carga a reavivar el fuego con descalificaciones. Conozco a algunos de los editores implicados y son personas admirables y entrañables y no creo que vayan de nada. Tan sólo intentan mantener un proyecto editorial en Extremadura. Sin duda han cometido en este caso un fallo, pero quién no ha hecho algo mal en la vida. Esto no creo que justifique una lapidación. Respecto al Señor Espinosa -al que leo siempre con interés y provecho-, le comprendo y en su caso sí entiendo que ande cabreado y disgustado.
Creo que lo mejor que podemos hacer los demás es no andar a la greña en este tema como adolescentes que hicieran un corrillo gritando pelea, pelea cuando dos se agarran.
un abrazo para todos

Anónimo dijo...

"Creo que lo mejor que podemos hacer los demás es no andar a la greña en este tema como adolescentes que hicieran un corrillo gritando pelea, pelea cuando dos se agarran.
un abrazo para todos", o marujones aburridos más que colegiales, o maniacos de la moralina seudopolítica que aleccionando y reconveniendo sobre lo que es esto y lo otro, en aspectos muy, muy personales...
ASÍ QUE CASI TODOS LOS COMENTARIOS SOBRABAN.

javier castro dijo...

anónimo no sé que cojones has desayunado o cenado pero tómate la cosa con calma que te va a dar algo. YO no te he faltado, así que antes de llamarme marujón ten los huevos de poner tu nombre cuando escribas algo.
Un saludo

Anónimo dijo...

para usted don javier no va nada de nada, no me sea susceptible

Anónimo dijo...

Curiosamente el finiquito está a nombre de Pedro Almoril, y el Director, Manuel González, dónde anda... no deja de ser curioso que nunca de la cara, ni en su escrito famoso, que parece dirigió al Sr. Gonzalo, ni ahora que no ejerce de director. ¡¡¡Qué extraño me parece todo este tinglado!!! Y qué feo acaba??¡¡

Otro pacense dijo...

Sr. Lama, Ni paz ni gloria.
Tenemos un sistema que considera a los seres humanos como una propiedad que puedes aprovechar cuando es útil, y desechar cuando ya no resulta rentable. Sencillamente la consideración económica prevalece sobre cualquier otra, pero hay que disimular y disfrazar el objetivo económico, pues de lo contrario se verían claramente las intenciones y no ayudarían en la impostura. Para ello, muchas cosas valen; incluso el progresismo, el idealismo, la solidaridad, la ayuda a los que comienzan, … pueden ser un buen elemento del ardid. La eterna mentira, ser una cosa y aparentar otra. Lo estamos viendo todos los días y a todos los niveles no es necesario decir más. La crispación aumenta día a día.
Considero que aún con pasión, la poesía y el humor no deben faltar en los comentarios del blog.
Hoy decía Carmen Balcells (en El País)"¡Los escritores, los pobres, si no les dejan ni tener egos! El ego es de los editores."
Y más adelante a la pregunta: "Y en el ámbito profesional, ¿qué le da alegría? Una negociación nítida, bien hecha. La satisfacción de otro. Esa es tu satisfacción. La eficacia del resultado. Me vuelve loca. No conseguirlo me deja furibunda durante un rato...
A pesar de todo el Sr. Espinosa nos ha dado una lección de dignidad y buen hacer. Muchas gracias por permitirlo en su blog, Sr. Lama.
Saludos

Anónimo dijo...

EPÍLOGO:

Para los que aún tengas dudas a colación del asunto que ha sido debatido en esta entrada; en nuestro país, existe y está vigente una LEY DE PROPIEDAD INTELECTUAL, cuyo texto fue aprobado mediante Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 abril, y está publicado en el BOE 22 abril 1996, núm. 97, [pág. 14369].

Allí podrán ustedes informarse, de:

Artículo 1.Hecho generador.
La propiedad intelectual de una obra literaria, artística o científica corresponde al autor por el solo hecho de su creación.
Artículo 2.Contenido.
La propiedad intelectual está integrada por derechos de carácter personal y patrimonial, que atribuyen al autor la plena disposición y el derecho exclusivo a la explotación de la obra, sin más limitaciones que las establecidas en la Ley.
Contrato de edición
Artículo 58.Concepto.
Por el contrato de edición el autor o sus derechohabientes ceden al editor, mediante compensación económica, el derecho de reproducir su obra y el de distribuirla. El editor se obliga a realizar estas operaciones por su cuenta y riesgo en las condiciones pactadas y con sujeción a lo dispuesto en esta Ley.
Artículo 60.Formalización y contenido mínimo.
El contrato de edición deberá formalizarse por escrito, y expresar en todo caso:
1º Si la cesión del autor al editor tiene carácter de exclusiva.
2º Su ámbito territorial.
3º El número máximo y mínimo de ejemplares que alcanzará la edición o cada una de las que se convengan.
4º La forma de distribución de los ejemplares y los que se reserven al autor, a la crítica y a la promoción de la obra.
5º La remuneración del autor, establecida conforme a lo dispuesto en el artículo 46 de esta Ley.
6º El plazo para la puesta en circulación de los ejemplares de la única o primera edición, que no podrá exceder de dos años contados desde que el autor entregue al editor la obra en condiciones adecuadas para realizar la reproducción de la misma.
7º El plazo en que el autor deberá entregar el original de su obra al editor.


Artículo 61.Supuestos de nulidad y de subsanación de omisiones.
1. Será nulo el contrato no formalizado por escrito, así como el que no exprese los extremos exigidos en los apartados 3º y 5º del artículo anterior.

Artículo 62.Edición en forma de libro.
1. Cuando se trate de la edición de una obra en forma de libro, el contrato deberá expresar, además, los siguientes extremos:
a) La lengua o lenguas en que ha de publicarse la obra.
b) El anticipo a conceder, en su caso, por el editor al autor a cuenta de sus derechos.
c) La modalidad o modalidades de edición y, en su caso, la colección de la que formarán parte.
2. La falta de expresión de la lengua o lenguas en que haya de publicarse la obra sólo dará derecho al editor a publicarla en el idioma original de la misma.
3. Cuando el contrato establezca la edición de una obra en varias lenguas españolas oficiales, la publicación en una de ellas no exime al editor de la obligación de su publicación en las demás.
Si transcurridos cinco años desde que el autor entregue la obra, el editor no la hubiese publicado en todas las lenguas previstas en el contrato, el autor podrá resolverlo respecto de las lenguas en las que no se haya publicado.
4. Lo dispuesto en el apartado anterior se aplicará también para las traducciones de las obras extranjeras en España.
****

Del estudio que a vuela pluma, podría hacer un jurista (y vaya por delante que no lo soy), del asunto: Podemos decir que en el caso presente, se desprende la inexistencia del contrato de edición (PRIMERA INFRACCIÓN LEGAL DEL EDITOR QUE SACA EDITA UN LIBRO SIN PREVIAMENTE TENER FIRMADO POR ESCRITO EL CONTRATO CON EL AUTOR); y aunque se entienda vulgarmente(que no se puede entender en derecho) que la autorización tácita a la publicación de la obra, derivada de la efectiva publicación, o del abono de una cierta cantidad, implica una especie de consentimiento a la misma, no determina ello la aparición del contrato de edición con todos los requisitos exigidos por el art. 61 de la LEY DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL, al que había y hay que reputar siempre, por tanto, como inexistente.

Sobre esta base hay que concluir que no ha existido una verdadera cesión válida de los derechos de explotación y distribución de la obra del autor al editor, pues esa cesión se verifica a través de dicho contrato (art. 58 de la mencionada Ley) que, en este caso, no ha existido, de manera que en esas circunstancias la publicación de la obra por la editorial (no convalidada por un contrato posterior de edición), y podría entenderse, salvo mejor opinión, que ha representado una utilización ilícita de la obra que es el supuesto previsto en el art. 135 de la LPI para la reclamación de la indemnización que el mismo precepto contempla; entender otra cosa supondría que el autor habría perdido sus referidos derechos sobre la obra sin contraprestación, que los ha adquirido quien ha procedido a la publicación sin procurarse un acuerdo pleno y cabal por escrito sobre las condiciones de la misma y sobre la base de una autorización tácita condicionada a un acuerdo futuro.

PARA TERMINAR, no viene mal recordar cuales son las OBLIGACIONES DEL EDITOR, según la ley, que parece son difíciles de asumir y aceptar en estas tierras nuestras por algunos:
Artículo 64.Obligaciones del editor.
Son obligaciones del editor:
1º Reproducir la obra en la forma convenida, sin introducir ninguna modificación que el autor no haya consentido y haciendo constar en los ejemplares el nombre, firma o signo que lo identifique.
2º Someter las pruebas de la tirada al autor, salvo pacto en contrario.
3º Proceder a la distribución de la obra en el plazo y condiciones estipulados.
4º Asegurar a la obra una explotación continua y una difusión comercial conforme a los usos habituales en el sector profesional de la edición.
5º Satisfacer al autor la remuneración estipulada y, cuando ésta sea proporcional, al menos una vez cada año, la oportuna liquidación, de cuyo contenido le rendirá cuentas. Deberá, asimismo, poner anualmente a disposición de autor un certificado en el que se determinen los datos relativos a la fabricación, distribución y existencias de ejemplares. A estos efectos, si el autor lo solicita, el editor le presentará los correspondientes justificantes.
6º Restituir al autor el original de la obra, objeto de la edición, una vez finalizadas las operaciones de impresión y tirada de la misma.
Artículo 67.Derechos de autor en caso de venta en saldo y destrucción de la edición.
1. El editor no podrá, sin consentimiento del autor, vender como saldo la edición antes de dos años de la inicial puesta en circulación de los ejemplares.
2. Transcurrido dicho plazo, si el editor decide vender como saldo los que le resten, lo notificará fehacientemente al autor, quien podrá optar por adquirirlos ejerciendo tanteo sobre el precio de saldo o, en el caso de remuneración proporcional, percibir el 10 por 100 del facturado por el editor. La opción deberá ejercerla dentro de los treinta días siguientes al recibo de la notificación.
3. Si, tras el mismo plazo, el editor decide destruir el resto de los ejemplares de una edición, deberá asimismo notificarlo al autor, quien podrá exigir que se le entreguen gratuitamente todos o parte de los ejemplares, dentro del plazo de treinta días desde la notificación. El autor no podrá destinar dichos ejemplares a usos comerciales.
Artículo 68.Resolución.
1. Sin perjuicio de las indemnizaciones a que tenga derecho, el autor podrá resolver el contrato de edición en los casos siguientes:
a) Si el editor no realiza la edición de la obra en el plazo y condiciones convenidos.
b) Si el editor incumple alguna de las obligaciones mencionadas en los apartados 2º, 4º y 5º del artículo 64, no obstante el requerimiento expreso del autor exigiéndole su cumplimiento.
c) Si el editor procede a la venta como saldo o a la destrucción de los ejemplares que le resten de la edición, sin cumplir los requisitos establecidos en el artículo 67 de esta Ley.
d) Si el editor cede indebidamente sus derechos a un tercero.
e) Cuando, previstas varias ediciones y agotada la última realizada, el editor no efectúe la siguiente edición en el plazo de un año desde que fuese requerido para ello por el autor. Una edición se considerará agotada a los efectos de este artículo cuando el número de ejemplares sin vender sea inferior al 5 por 100 del total de la edición y, en todo caso, inferior a 100.
f) En los supuestos de liquidación o cambio de titularidad de la empresa editorial, siempre que no se haya iniciado la reproducción de la obra, con devolución, en su caso, de las cantidades percibidas como anticipo.

CONSIDERO QUE SI TODA EMPRESA EDITORIAL DEBE SER CUMPLIDORA Y ESCRUPULOSA CON LA LEGALIDAD VIGENTE, MÁS SI CABE AQUELLAS EMPRESAS EDITORIALES, QUE DEBAN PARTE O GRAN PARTE DE SUS INGRESOS, A LAS SUBVENCIONES Y ADQUISICIONES DE LAS ADMINSTRACIONES PÚBLICAS, QUE NO SON OTRA COSA, QUE EL DINERO DE TODOS (CON LO QUE SU RIESGO EMPRESARIAL SE VE CLARAMENTE AMORTIGUADO).

ESPEREMOS QUE HECHOS TAN LAMENTABLES Y BOCHORNOSOS, NO VUELVAN A OCURRIR, COINCIDIENDO CON EL SEÑOR ESPINOSA, EN QUE EL DEBATE SUSCITADO, NO HAYA SIDO EN VANO, Y NOS LLEVE A LA REFLEXIÓN A TODOS.

uno que pregunta dijo...

Bueno, y ahora la gente que tenía relaciones profesionales con los señores del Oeste ¿que harán? sobre todo si son organismos oficiales. Si a nadie hacían contrato ¿cómo los organismos oficiales negociaban con ellos? ¿Se podrá pedir a la junta una relación exaustiva de todas las operaciones realizadas con la editorial en los últimos 10 años, por ejemplo? ¿Tendrían obligación de darla?

José M. Sánchez-Paulete dijo...

Como decía César: Alea jacta est

Anónimo dijo...

“...ces mots de John Kenneth Galbraith, lequel, dans son ouvrage paru en 1975 intitulé L’argent, évoquait « (…) la capacité des riches et de leurs acolytes à voir la vertu sociale dans ce qui sert leur intérêt et leur préférence, et à présenter comme ridicule ou absurde tout ce qui ne va pas dans ce sens »
...estas palabras de John K. Galbraith, en su obra aparecida en 1975 titulada El dinero, evocaba <<... la capacidad de los ricos y de sus acólitos para ver la virtud social en lo que sirve a sus intereses y sus preferencias, y a presentar como ridícula o absurda todo lo que no va en ese sentido>>
Podemos considerar ricos (una palabra bastante ambigua) a todo aquel que detenta una posición de poder respecto a otros.
En el caso que nos ha venido ocupando, es evidente que la posición adoptada por el director y componentes de la editorial Libros del Oeste, ha sido esa, pues si queremos conceder algo de sinceridad a la carta del citado director, es la carta de un personaje que ve la virtud social en la defensa de sus intereses y la del Sr. Espinosa como ridícula y absurda... Y el Sr. Gonzalo, evidentemente, es el acólito que pretende ayudar a presentar la posición del director como la posición virtuosa, para convencernos a todos “los ridículos” de que nos callemos, pues no vamos en ese sentido.

otro que pregunta dijo...

Pone realmente el dedo en la llaga ese que pregunta: ¿que pasa con los que subvencionan estas ilegalidades de empresas y negocios, años tras años? ¿Y si esto pasa con Del Oeste ediciones, que pasa con los realmente imprtante, las que son subvencionados con mucha, mucha pela?
¿Es todo "Marbella" lo que reluce?
¿Y esa rata quian la mata?
Debate riguroso.

Pacense dijo...

La “Entrevista con el cineasta chileno Patricio Guzmán”, responde a muchas preguntas que se hace uno después de visitar este estupendo blog. El papel de la derecha, los medios de información,entre los que se cuentan las NTIC, como este blog y la mentira, el robo, la inmoralidad, la estafa y la corrupción… Temas que se han tratado en las diferentes entradas.
(Natalia Núñez
La Jornada)

"–¿Eres de los que sostienen que la derecha no es inteligente?

–Por el contrario, creo que el capital es sumamente inteligente, las estructuras del capital internacional hoy día son dueñas de la inteligencia, compran la inteligencia en todas partes, se valen de ella: creo que no, que es un organismo muy preparado. La verdad es que el capital ha destruido la política.

–¿Eres un contra-informador?

–El documental contra informa porque no se pone en el punto de vista del poder, sino en el del ciudadano. Muestra lo que los otros no se atreven a mostrar, siempre ha tenido esa vocación rebelde. Nace como un género incómodo, que se quiso mantener controlado con una voz en off; si le quitas esa voz y le dejas más libertad, si le das cuerda, se vuelve en contra del sistema, casi siempre pasa así. Por eso quizá es que no ha llegado muy lejos.

–¿El documental te aleja de la mentira?

–Me permite establecer que con la verdad se puede luchar mejor que con la mentira. Yo lo practico porque me siento lleno de debilidades, trato de no meterme nunca en un lío que me vaya a significar tener que echar pie atrás: tomar un dinero que no me corresponde, usar una influencia que después se me puede venir en contra, hacer una película barriendo a un colega. Trato de no endeudarme moralmente, porque cuando haces eso envejeces mental, física y artísticamente. Es lo mismo en el trabajo que con tu círculo humano: es fundamental la ética cotidiana en la convivencia; el buen vivir. Uno puede hacer las cosas sin perjudicar al otro. Cuando te estableces en el robo, cuando te aceptas en él, eres hombre muerto. Hay muchos plenamente establecidos en la estafa, en lo inmoral, los encuentras en todas partes. Diría que esos son los verdaderos enemigos a combatir…"

y otra pregunta más dijo...

Una reflexión final. Me consta que hubo quienes escandalizados por la denuncia de Espinosa en el MEIAC salieron airados en cuanto acabó el acto. Me refiero a amigos y clientes de la editorial. ¿Que harán ahora esos señores? ¿Mantendrán sus duras críticas a la actitud de Espinosa? ¿Reconvendrán a sus amigos del Oeste? ¿Exigirán a las autoridades competentes que comprueben la denuncia? ¿Seguirán subvencionando a Ediciones del Oeste?

muchas preguntas dijo...

¿Podemos llamar editorial a algo cuya existencia depende de las compras oficiales? ¿Como hemos de llamar a las entidades oficiales que amparan a ese algo que se llama editorial? ¿Podría sobrevivir fuera de extremadura ese algo que se llama editorial? ¿Hasta cuando amparará el ente oficial a ese algo que se llama editorial? ¿Que será de ese algo que se llama editorial cuando cambie el poder político actual? ¿Como calificar a los canales de comunicación entre ese algo que se llama editorial y la administración pública? En definitiva ¿ampara la administración pública a una supuesta editorial que incumple punto por punto la ley de propiedad intelectual?

uno mas dijo...

Vale, ya ha acabado este asunto. Espinosa lo ha dado por finalizado y como dice S Paulete alea jacta est. Muy bien. Y ahora señores Vicente, Almoril y Campos ¿qué pasa? Ya sabemos que no van a firmar el documento que les propuso Espinosa. Ya sabemos que no van a pagarle los intereses de lo que le debían, gastos judiciales etc. pero ¿con qué cara se van a pasear por la calle ahora? ¿con la cara del que sabe? ¿con la cara del poder? ¿con la cara de ñla prepotencia? ¿con la cara del que no cumple la ley? Sigan adelante con su gran editorial señores del Oeste. Llegarán muy lejos mientras el poder los arrope, luego cubranse o vayanse todos a Portugal.

Admirador de manolo y gonzalo dijo...

Para Gonzalo Hidalgo B.
Muchas gracias por mandar la carta de Manuel Vicente al blog. Gracias a ella descubrimos la auténtica ternura y sensibilidad de este gran amante de la literatura. No haga caso de las críticas que se le hacen. Y si le ha mandado otra, por favor, pásela al blog. Gracias.

Anónimo dijo...

Sólo una cosa. Por qué no hace público, señor Lama, como ha hecho con el finiquito, el "contrato absurdo" que le enviaron de la editorial y que el autor no quiso firmar?

josemarialama dijo...

Yo no tengo ese contrato. Por eso no puedo hacerlo público.

josemarialama

Anónimo dijo...

Para el que se dice amigo que, en verdad, no sé si es enemigo:
“La cuestión más importante es no dejar de preguntar” Albert Einstein.
“No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras”.
Juan Luis Vives

josemarialama dijo...

Creo que no viene mal repetir aquí lo que dije el 12 de febrero, casi sin espíritu (desde luego, no el de Arias):

"este blog deja mucho que desear y además "me estoy viendo venir" que al final el culpable de todo voy a ser yo. Soy el que está más a mano de todos"

Mis amigos tienen mi teléfono.

josemarialama

Miguel Salazar dijo...

Como abogado con experiencia en el tema y curso de doctorado sobre el contrato de edición opino:
1º La Ley de Propiedad Intelectual es una auténtica porquería legislativa.
2º Si en su día se realizó la edición sin contrato y con el espíritu de un acuerdo entre caballeros, las partes deben recuperar ese momento. Supongo que a Francisco Espinosa le interesaba la publicación por encima del beneficio, y creo que la editorial no esperaba la salida que ha tenido el libro al final.
3º El autor no puede esperar que en el acuerdo se incluyan intereses y costas porque eso, en España, se consigue después de litigar y ganando en sentencia por goleada, pero es justo que solicite la transparencia en los datos de venta que, según manifiesta, no facilita la editorial.
4º Al día de la fecha parece que Espinosa ha republicado su trabajo y, con el disgusto a cuestas, “sólo” tiene pendiente el ajuste monetario. La editorial (que no es Planeta precisamente), ha salido de este debate más dañada que nadie y teniendo en cuenta que las diferencias económicas no son importantes, debería hacer un esfuerzo por liquidar el asunto y asumir que en la relación contractual las editoriales tienen una posición dominante sobre estos autores.
5º La moraleja es que con asuntos de relevancia jurídica más vale prevenir y que para eso están los abogados.
Es una opinión.

Anónimo dijo...

Es obvio, que todo el problema por la inicial negativa o resistencia por parte de EDICIONES DEL OESTE, a satisfacer al autor la remuneración estipulada.

También, que cuando les fue requerido igualmente se negaron y resistieron, a facilitar al Sr. Espinosa, la oportuna liquidación, para rendir cuentas.

Que tampoco, se puso anualmente a disposición del autor el precpetivo certificado de tirada, en el que se determinasen los datos relativos a la impresion, distribución y existencias de ejemplares.

Y que por lo visto, la editorial, no presentó los correspondientes justificantes, como tampoco lo ha hecho de los últimos ejemplares impresos y distribuidos y nunca devueltos.


No veo la razón, por la que el SR. Espinosa, no debiera haber sido restituido en sus gastos. Sin ánimo de polemizar, no es infrecuente que en los acuerdos extrajudiciales, se llegue también a un entendimiento sobre las costas y gastos, de forma ponderada. Sería lo justo.

Por otro lado, el hecho de que le la Ley de Propiedad Intelectual, sea manifiestamente mejorable, no implica que ello, otorge patente de corso, a editoriales con pocos escrúpulos para simplemente obviarla y no cumplirla. El contrato de edición, o es por escrito, como exige la LPI, o simplemente no existe, y por lo tanto se entraría de lleno en la explotación ilícita de una obra, pura y smplemente. Lo demás son brindis al sol

Es indigno que los "señores" del Oeste, se hayan negado a poner fin en buena lid y de buena fe, a esta historia, firmando el acuerdo de finiquito (que por otro lado ninguna dicción leonina contiene para ninguna de las partes), como último punto de su acuerdo con el autor.

No parece ser buena señal, esas reservas mentales. Deberían explicar, cuales son los motivos que les han llevado a no cumplir su palabra en especial el Sr.Almoril, y no firmarlo. Sólo así este asunto, podrá considerarse zanjado.


Señores del Oeste, recapaciten, sean dignos y firmen. Animo. Quizás así puedan recuperar algo de la credibilidad perdida con todo esta asunto.

Anónimo dijo...

Lo que no acabo de entender es que salga el nombre de P. Almoril y no el del director. Qué hay ¿un director de hecho y otro de derecho? Este personaje está acostumbrado a hacer “de su capa un sayo” (Por decirlo de la forma más suave posible Sr. Lama)- Lo malo que tiene el asunto, como reiteradamente aquí se ha visto, y se ve, es que si fuese sólo “su capa”, a los ciudadanos extremeños esto no nos importaría. La cuestión está en que estos personajes no se limitan y contentan con su capa, tomas las ajenas como suyas. Ahí está la cuestión; quién le convence de que el Sr. Espinosa tiene unos derechos, que son justos y legales y no se le reconocen, por encima de todas las peticiones y demandas. Es evidente que aparece el cacique que algunos personajes llevan dentro y lo único con lo que responden es con “rabotazos” y fingidas indignaciones. Y para rematar la faena, nos aparece un “amigo” que nos habla de su amor a la literatura y otras necedades… más que amigo –los buenos amigo te dicen la verdad aunque no te guste- parece un provocador enemigo. ¡¡¡Ya está bien!!! Cumplan con la ley que en este caso todos vemos de justicia.

Anónimo dijo...

«Lo peor del franquismo es lo que permanece: corrupción moral y perversión del lenguaje»
Isaac Rosa.
Por cierto Isaac Rosa ha publicado en la Editorial de "Libros del Oeste"

otro abogado que observa dijo...

Lo que tiene que hacer Ediciones del Oeste es poner una querella e Espinosa por publicar su texto en Crítica ¿Que no hay contrato? Da igual ¿Que no firmaban contrato a nadie? Da igual ¿Que no daban cuentas a nadie de lo que hacían? Da igual ¿Que no había control con el dinero que entraba en el cajón? Da igual ¿Que el de portugal no sabía nada? Da igual.
Lo unico que necesita Ediciones del Oeste es un buen abogado que esté a su mismito nivel. Lo demas vendrá por si solo ¡Animo amigos , el mundo es vuestro!
Ahora bien, id pensando qué pasará si la cosa va mal, porque os vais a caer con todo el equipo.

Anónimo dijo...

Silencio en la noche. El músculo duerme, la edición descansa.
Silencio... que no augura nada bueno.
Gonzalo ¿sabes algo?
S Paulete ¿y tú?
¿...?

Un pacense dijo...

Juan Goytisolo, (Babelia de hoy sábado 17 de marzo, pág. 8)presenta la crítica de la obra de Isaac Rosa quien ha reeditado su novela "La malamemoria" (Del Oeste Ediciones) con el nombre de ¡Otra maldita novela sobre la guerra civil! (en Seix Barral).
Y naturalmente surge la incognita, ¿ha tenido también que editarla en otra editorial por la ausencia de contrato y cuentas claras en el Oeste Ediciones?

javier castro dijo...

Te respondo a tu incógnita: no es la misma novela ni una reedición. ES un proyecto distinto y una novela sobre la relectura y el autor como personaje y me imagino que una mirada al propio pasado y un ejercicio brillante sobre cómo vamos cambiando.

Anónimo dijo...

SEÑORES DEL OESTE:



¿CUANDO SE VAN A DIGNAR A DAR POR ZANJADO EL ASUNTO, FIRMANDO Y COMPROMETÍENDOSE A FINIQUITAR EL ASUNTO?.

SU SILENCIO, Y SU INACTIVIDAD LES DELATAN.


¡¡QUE OPORTUNIDAD HAN PERDIDO, DE CONSERVAR ALGO DE DIGNIDAD Y DEL RESPETO DE TODOS!!

DESPUÉS DE ESTO, ¿PASEARÁN POR NUESTRAS CALLES, CUAL HONRADOS Y DIGNOS PROHOMBRES DE LA CULTURA EXTREMEÑA? ¿PRESIDIRÁN SESUDAS PRESENTACIONES DE LIBROS? ¿SEGUIRÁN TRABAJANDO POR "AMOR AL ARTE"?.

CREO QUE YA, A POCOS VAN A PODER ENGAÑAR...

AL MENOS TODO ESTO, HABRÁ SERVIDO PARA ACLARAR EL OPACO PANORAMA DE ESE SEUDO PROYECTO, LLAMADO ...

Kameraden dijo...

Me apena que una editorial como Del Oeste ediciones, con una trayectoria interesante en el panorama editorial extremeño pueda actuar con semejantes parámetros. No acierto a comprender el motivo, pero desde luego, no es nada edificante para el sector que las cosas no se aclaren como corresponde. Ante todo, seriedad, por encima del lucro, que no deja de ser coyuntural. A tí, José Mari, agradecerte el empeño que pones y las dosis de mediación y paciencia que demuestras.

Anónimo dijo...

SENSATEZ A TODOS. COMO MUCHOS DESEO ESTE ASUNTO ESTÉ YA AMORTIZADO, Y QUE CON SENTIDO COMÚN POR AMBAS PARTES EN LIZA, SE DE POR FINALIZADO DE FORMA DEFINTIVA.

GRACIAS JOSÉ MARÍA, POR TU PACIENCIA, Y POR EL DIFICIL EQUILIBRIO QUE HAS QUERIDO IMPRIMIR A ESTA HISTORIA. EN ESE SENTIDO, Y EN LO QUE VALGA, GRACIAS DE NUEVO, PERO AGRADECERÍAMOS IGUALMENTE TUS BUENOS OFICIOS, PARA QUE EN VERDAD ESTA HISTORIA, SE DE POR CONCLUIDA POR AMBAS PARTES.

UNA ENTRADA TUYA, PORNIENDO PUNTO FINAL, TRAS TUS BUENOS OFICIOS, SERÍA BIENVENIDA, Y DIGNO FINAL, DEBERÍA, PARA LAS DOS PARTES.

SALUDOS.

Un observador de Badajoz dijo...

El “Diario Hoy” publica en la edición de 23-03-07 una reseña del “estudio sobre 'El valor económico de la cultura en España' difundido por el Gobierno ha vuelto a poner de manifiesto la importante contribución que suponen la actividad cultural y la propiedad intelectual para nuestro Producto Interior Bruto. Una aportación que se aproxima en su conjunto al 4% del PIB, situándose por encima de algunos sectores clave como el de la energía, que sólo representa el 2,6%. El informe constata que son los subsectores que cuentan con una estructura y dimensión industrial de mayor envergadura los que más valor agregan a la economía española: es el caso de los libros y la prensa, cuyo porcentaje en el PIB cultural alcanza el 50%” … y continua “cada vez se hace más evidente el peso de la cultura como un relevante factor económico o, lo que es lo mismo, como una industria capaz de favorecer la creación de riqueza y la generación de empleo.” Finalizando con …
“La “profesionalización” y la independencia en la gestión, una mayor complicidad con la iniciativa privada para que actúe como fuente complementaria de financiación y el cese de un excesivo "intervencionismo político" se presentan como los principales retos para transformar la cultura en un sector económico verdaderamente vigoroso, en necesaria concordancia con sus fines de "progreso y rentabilidad social".”
Podríamos especificar más lo que la Editorial del Oeste no cumple y hace mal, ahora subrayado por un estudio que parece independiente y serio, pero creo suficiente con todo lo escrito en el blog hasta hoy. ¿Servirá para que cambien y vayan por la vía legal? Los que le tenemos aún algo de aprecio, así lo esperamos.

Uno de Badajoz dijo...

Del "Diario Hoy", 26 de marzo del 07.El escritor Ángel Campos Pámpano participa hoy lunes a las 20.00 horas, en el Aula Literaria José María Valverde, del colegio Universitario Francisco de Sande, en Cáceres. Esta actividad, incluida dentro del programa 'Extremadura en Primavera: Estacióncultura 2007', tiene como objetivo acercar los autores y sus obras a los lectores extremeños.

Así, y según informa la Junta en nota de prensa, el poeta Ángel Campos Pámpano es premio Extremadura a la Creación 2005 por su libro 'La semilla en la nieve'. Además, cuenta con una extensa trayectoria desde su primer libro que ya adelantaba su recorrido posterior: 'La Ciudad blanca', la poesía meditativa, algo impresionista, la atención al espacio y la huella enorme de Portugal y su cultura.

Campos Pámpano es uno de los más importantes traductores de la poesía portuguesa en español, y algunas de esas traducciones, como la antología de Pessoa 'Un corazón de nadie', que publicó en Galaxia Guttenberg/Círculo de Lectores, es una referencia internacional.

También es preciso reconocer su labor como editor, activista cultural y como colaborador con artistas plásticos en la edición de libros y catálogos. Asimismo, es profesor en el Instituto Español en Lisboa. El autor extremeño, además de participar en el Aula Literaria José María Valverde, también realizará una lectura de su obra mañana martes, a las 12.00 horas, en el I.E.S. García de Téllez, de Cáceres.

Anónimo dijo...

THAT´S ALL FOLKS!.


THE END.

Anónimo dijo...

Estas palabras, escritas por Javier marías, vienen al caso como se suele decir, como anillo al dedo: <<... la realidad española se repite infatigablemente, con una tendencia enfermiza a no escuchar ni enmendarse casi nunca, todavía menos a reconocer un error o una falacia y a disculparse por ellos.

Esta actitud de fingir no haberse enterado es algo instalado en la sociedad, lo que antiguamente se llamaba "un vicio". El mensaje que yo suelo recibir es este: No me importa lo que usted ha dicho. Ni siquiera que me haya convencido con sus argumentos. Ni siquiera que yo vea que lleva razón. Yo voy a seguir en lo mío, como si usted no hubiera hablado. No se esfuerce, porque yo tengo un escudo infalible, lo que en nuestra lengua se llama "oídos sordos".

Es muy fuerte, por tanto, la tentación de callarse, y antes o después sucumbiré a ella. A los lectores individuales que sí se dan por enterados, no sé si debo agradecerles o reprocharles que me lo hayan impedido hasta ahora».

JAVIER MARÍAS