jueves, 21 de diciembre de 2006

El foie-gras extremeño


Según leo en la prensa (hace tres días lo publicó Le Monde, ayer El Pais y hoy ha salido en el Telediario), el Comité Interprofesional de Palmípedos de Foie-Gras, que agrupa a los productores franceses, ha puesto el grito en el cielo porque un empresario extremeño del paté llame foie-gras a su producto, cuando para obtenerlo no maltrata a los patos cebándolos a la fuerza, que parece ser el distintivo de esa delicatessen. Supongo que a los franceses les importaría un pito el asunto si el foie-gras extremeño no hubiera ganado un premio “Coup de Coeur” a la innovación en el Salón Internacional de la Alimentación de París (SIAL).

El empresario es Eduardo Sousa Holms, dueño de La Patería de Sousa, una fábrica de paté de Fuente de Cantos. Lo conozco desde que montó la empresa, a finales de los noventa, porque el suyo es un proyecto de desarrollo rural, que inicialmente fue financiado con fondos de la iniciativa comunitaria Leader II desde el Centro de Desarrollo Comarcal de Tentudía, que dirigí desde 1996 a 2003.

La capacidad comercial de Sousa es sorprendente. Baste decir que a pesar del poco más de un lustro de actividad de la empresa, la publicidad con que se anuncia asegura que son “artesanos del paté desde 1812”. Y es que Sousa trabaja con recetarios familiares que se remontan a esa fecha, cuando —según una tradición de cierto tufillo francófobo— las tropas de Napoleón saquearon la biblioteca del convento de Alcántara y uno de los libros de recetas de los frailes acabó en manos de la duquesa de Abrantes, mujer del general Junot, que las difundió entre sus amistades de Paris. Aunque desconozco la conexión entre la familia danesa de Eduardo y Laura Junot, la pasión que pone Sousa en la historia disculparía su veracidad, pues si non e vera e ben trovata.

Conozco a pocos pequeños empresarios extremeños que hayan apostado tanto por la comunicación y el marketing para situar sus productos. Pero la eficacísima campaña de comunicación de Sousa no es engañosa, pues se basa en productos de calidad contrastada. Lo único que hace es reforzar esa excelencia con declaraciones apetecibles para la prensa (como solicitar la denominación de origen para el paté de pato extremeño) o alianzas de atractivo mediático (ya se coló en “El Club Gourmet” de El Corte Inglés y últimamente lo ha hecho en los almacenes "Harrods" de Londres). Y ahora esta polémica en el mismísimo Paris. Lo dicho: un buen producto y un tipo listo.

6 comentarios:

Juan Ramón Duque Rollano dijo...

Eso es lo que nos falta a los extremeños, visión comercial. Por qué seguir regalando nuestros tan apreciados productos al primer usurero que pasa cuando por su calidad, su prestigio y su demanda nosotros podríamos venderlo igualmente. Por qué cerdos, corcho, tomate, tabaco, etc., etc., tenemos que esperar que otros nos lo compren para que se enriquezcan ellos con nuestros productos. Y lo mejor aún es que si nos dejaran que comprar Guijuelo o los catalanes, habría que emigrar, como antes. Cuando Extremadura deje de regalar riqueza y abra los ojos para comprender que nosotros tenemos todo, sólo falta la mente preclara y el desperpajo que han tenido otros para ganarse los cuartos. Han tenido que venir de fuera y abrir casas rurales para que los propios extremeños nos demos cuenta que es rentable nuestro campo, que cuando los demás aprecian nuestra excelencia será por algo, que el sosiego de un pueblo no tiene color con el ruido, polución y estrés de una ciudad (cuando creíamos que era al revés), etcétera. Cuando por fin despertemos los extemeños, o comencemos a soñar, quién sabe, seremos más ricos y sin duda estaremos orgullosos de Extremadura aquellos extremeños que no se plantean emigrar como solución facil y que creen que donde más futuro hay es en esta nuestra región. Que así sea.

Jorge Acevedo dijo...

Es interesante lo de la receta del fuagrás y por Tutatis que me apetece probarlo, pero ya que hablamos de proyección comercial, explotemos a la Duquesa de Abrantes, cuyas memorias no creo haya leído ningún apasionado del paté. Me parece que Garnier las publicó en 16 tomos. Sugiero para nuestro amigo de Fuentedecantos que utilice este nombre comercial para un fuagrás de la hostia.

unoquenotraga dijo...

En fin, cuánto chovinismo, cuánta mentira y cuánto engreimiento. Decir que traer a la morralla turística, ofreciendo Extremadura a un turismo de alpargata, cuyo gasto marcha fuera, poner nuestro campo al servicio de la limpieza de la "mierda" de las ciudades, pero la mierda queda aquí y la riqueza en las ciudades. El proyecto turístico no trae riqueza, sino servicio, servilismo. Algo que los extremeños hacemos de siempre, para nuestra desgracia. Mirad Tailandia, mirad Marbella, mirad Torremolinos, o Andalucía toda campo de golf. Pobreza, corrupción, miseria, destrozo de todo lo valioso. Lo que ya está ocurriendo aquí.
Grandilocuentes vivarachos. Ya será menos, o yo no lo veo...

Luis dijo...

El tal unoquenotraga debería admitir mejor la opinión que no comparte. Un poquito de más tolerancia, coño, que nadie lo sabe ni lo puede todo. Se puede saber qué hay de malo en querer que venga gente a Extremadura, hostias????

Hay mucho iluminado

Luis

eva dijo...

Inserto a continuación un extracto de la noticia publicada en el periódico británico "The Guardian" el 3 de Enero de este año:

"SPANIARDS TAKE ON FRENCH FOR FOODIE CROWN"

"The French tend to look down on Spanish food, so a recent award to a Spanish company for producing foie gras must come as something of a slap in the face. The winner of the Coup de Coeur for innovation at the Paris International Food Salon, Badajoz-based Patería de Sousa, has invented a minimum-cruelty technique that avoids force-feeding by slaughtering the geese just after they have voluntarily fattened up for their annual migration. Predictably, French producers are up in arms at the Spaniards' presumption. Receiving an award for thumbing its nose at France's culinary traditions is yet another embarrassing example of Spain's innovative food scene outshining the fusty grande dame of haute cuisine on its northern border."

ibergour dijo...

En ibergour hemos conseguido una partida de este excepcional foie gras de ganso ibérico. La idea es comercializarlo en toda Europa. A ver cómo responde el mercado francés...