sábado, 5 de enero de 2013

Bécquer paradójico


Gustavo Adolfo Bécquer siempre me ha parecido un tipo contradictorio y, por eso, interesante. La contradicción esencial es la de ser autor de una obra que parece hija exclusiva de la inspiración y la inmediatez cuando es todo lo contrario: versos trabajados y rumiados a debida distancia del estro. A pesar de su apariencia de poeta convencional es el mejor ejemplo en el XIX español de poeta moderno, con oficio. Si a la pintura contemporánea le sirve de gozne el Perro semihundido de Goya en 1820, la bisagra que abre la poesía contemporánea española quizás sea esa publicación póstuma del Libro de los gorriones que hicieron sus amigos, en 1871, después de su muerte. 

Aunque tengo algún amigo que no será de esa opinión, también puede considerarse una discordancia que, frente a lo avanzado de sus ideas poéticas, Bécquer fuera partidario, en política, de los conservadores. El caso es que fue un decidido seguidor de uno de los políticos más intransigentes y retrógrados (a pesar de su inicial progresismo) del siglo XIX, Luis González Bravo, que le protegió cuanto pudo y que tenía previsto prologar sus versos. Por eso estaba el original de estos en la casa del por entonces presidente del Gobierno cuando triunfó La Gloriosa. Y allí se perdieron al ser arrasada la vivienda por los revolucionarios. Bécquer huyó con su protector camino de Francia, adonde -según las malas lenguas- González Bravo se llevó parte del Tesoro nacional. Pero el poeta se detuvo en Hendaya y acabó refugiándose en Toledo con su hermano Valeriano.    

Con éste, y bajo el seudónimo de SEM, fue autor según algunos del libro pornográfico Los borbones en pelota, que dibuja y describe de forma soez la procacidad de la corte de la rijosa Isabel II. Una publicación que, si se compadece poco con las ideas políticas del monárquico Bécquer, menos aún encaja con la imagen romántica e idealista que de él nos legaron sus deudos y amigos. Como tampoco encaja que Gustavo Adolfo fuera sifilítico y que su muerte no le llegara por la tuberculosis sino por el mal gálico, que padeció y contagió, según se deduce de sus últimos versos, publicados en 1901 por su amigo Eduardo de Lustonó:

Una mujer envenenó mi alma,
otra mujer envenenó mi cuerpo,
ninguna de las dos vino a buscarme;
yo de ninguna de las dos me quejo.

Como el mundo es redondo, el mundo rueda.
Si mañana, rodando, este veneno
envenena a su vez, ¿por qué acusarme?
¿Puedo dar más de lo que a mi me dieron?


Un buen documental sobre el poeta es “Bécquer desconocido” de La Claqueta. 
El dibujo que ilustra este artículo es de un retrato de Gustavo Adolfo hecho por su hermano Valeriano Bécquer. 

3 comentarios:

Roberto Farona dijo...

Excelente artículo, amigo Lama. La sífilis becqueriana es justificable y complementaria al ideal romántico de Bécquer (sostiene el Ideal como artista romántico, pero como hombre tiene sus apetencias). Más difícil de comprender es el ácido sarcasmo a la monarquía en esa novela X, pues los monárquicos, ya se sabe, cierran filas en torno a su rey, pan y cebolla con él caiga quien caiga, ¿sería una excepción Bécquer debido (o pese)a ún posible desencanto político durante sus últimos años?.

garciguti dijo...

Es curioso. Nunca pensé (cuando leí esta 'rima' que el poeta se estuviese refiriendo a una enfermedad de 'transmisión sexual'.
Lo que sí repugna a mi idea sobre la integridad del hombre Bécquer es que el poeta admitiera la posibilidad de 'pegarle´' él la sífilis a otra persona 'a sabiendas'. Lo más 'honesto' sería pensar que, cuando supo que era portador del 'sida' de aquellos tiempos, se abstuviera, por deli-cadeza, de exponerse a trasmitirle las bubas, o las ladillas, o lo que fuera, a otra persona.¡Pobre Gustavo Adolfo,sintiéndose implicado en la fatal 'correa de transmisión' del mal, psíquico o físico!
¡Cuánta amargura debió padecer un alma tan sensible y delicada como la suya!

josemarialama dijo...

Roberto, efectivamente lo de la sífilis es más habitual en el siglo XIX, por muy romántico que fuera el portador. Lo del libro es más raro.

Juan, lo de "sensible y delicada" puede aplicarse a su poesía, pero tengo mis dudas de si debemos aplicarlo también al poeta.