domingo, 17 de enero de 2010

Una historia extraña de Extremadura


"En España no es frecuente conmemorar centenarios de acontecimientos relacionados con las libertades. Nuestra historia, en ese sentido, no da —por desgracia— para mucho. Por eso es especialmente gozoso reunirse en un acto que en cierto modo implica la celebración de los doscientos años del inicio del proceso constitucional español. Ese es, en cierto modo y salvando las distancias, un cumpleaños “democrático”.

Este motivo de satisfacción, digamos, nacional (aunque con tanto debate sobre el término no sé si empleo bien aquí la palabra) lo es también doblemente para los extremeños. Ya que fueron paisanos nuestros algunos de los principales protagonistas de aquellos acontecimientos. Con la intención de rememorar esos hechos y reivindicar el papel de Extremadura en ellos, el área de Cultura y Acción Ciudadana de la Diputación de Badajoz nos encargó a la empresa extremeña e-Cultura el diseño y coordinación del libro que hoy presentamos: Extremadura y la modernidad. La construcción de la España constitucional (1808-1833).

Esta obra aborda en nueve artículos lo más sustancial de aquellos años del primer liberalismo extremeño, el costoso arranque de una historia que coincidió en sus comienzos con la guerra contra los franceses (1808) y en dos ocasiones se vio interrumpida (1814 y 1823) y reanudada (1820 y 1833). Hay un cuadro desplegable en las primeras páginas del libro. Gracias a él sorprende saber que en apenas cuarenta años, de 1808 a mitad de siglo, tres extremeños fueron presidentes del gobierno de España; diez extremeños, ministros —hasta en veinticinco ocasiones—, y siete, presidentes de las Cortes, del Congreso de los Diputados o del Senado.
Estamos por tanto ante una historia extraña de Extremadura."
(...)
"Decía al comienzo que este libro habla de una historia extraña de Extremadura. Hasta hace apenas unos lustros -seis, siete- desde la creación de la Universidad de Extremadura, de la Facultad de Filosofía y Letras, de los departamentos de historia y de la generación de nuevos historiadores extremeños, la historia de Extremadura estaba hecha casi exclusivamente de fastos, de grandes gestas. Creo que hay momentos históricos injustamente olvidados y que merecen más notoriedad que otros renombrados. Señalo dos. Hay más. El humanismo extremeño del XVI al XVII con figuras como Arias Montano, Francisco Sánchez El Brocense o Pedro de Valencia, y estos años inaugurales del siglo XIX.

El libro que hoy presentamos con la colaboración del Grupo de Estudios sobre la Historia Contemporánea de Extremadura, este libro, "Extremadura y la modernidad. La construcción de la España constitucional (1808-1833)" es una obra colectiva que pretende recuperar uno de los momentos históricos de los que más orgullosos deberíamos sentirnos los extremeños y las extremeñas: la participación de nuestra región en el primer liberalismo español. La cultura y la historia nunca son superfluas —menos aún en tiempos de crisis— porque contribuyen a edificar la identidad de los pueblos, uno de nuestros principales asideros. Esta obra quiere ser una aportación a la identidad democrática y de libertades —que también la tiene y la tuvo— de Extremadura. "


De la presentación del libro Extremadura y la modernidad. La construcción de la España constitucional (1808-1833).

Cáceres, 14 de enero de 2010

17 comentarios:

Manuel Pulido Mendoza dijo...

Magnífica labor. Con unas ganas enormes de leerlo. Saludos.

PeSaR dijo...

Quiero felicitarme por la "reactivación" de tu bitácora virtual. Ánimo y al toro!

josemarialama dijo...

Manolo, Pepe,
gracias por vuestros comentarios. Me animan muchísimo.

PPK dijo...

Yo también me sumo a la felicitación, Josemari. Se te echaba de menos por aquí. Me he enterado de casualidad, leyendo el blog de Miguel Ángel.
Un saludo.

Miguel Salazar dijo...

Una alegría, Josemari.

Antonio Parra dijo...

Bienvenido de niuevo a la blogosfera. Pensé, que con el cuerpo de banquero que se te ha quedado, no volverías. Pero aquí estás, en tu barricada. Que perdure largo tiempo-
Un abrazo

Juan José dijo...

Primo,que gran alegría que vuelvas a escribir las interesantes reflexiones que siempre haces y la gran suerte de poder compartirlas contigo y tus amigos.Un abrazo Juanjo

Miguel A. Lama dijo...

Te debía contestación por un, en principio, enigmático comentario en mi blog. Tenías tan silenciosa tu bitácora... Me alegro de la vuelta.

Eva dijo...

Todo con mucha armonía, que luego "te me estresas" y me lo estresan.

Los viajes que no hice dijo...

Es cierto que se te echaba de menos.

Pero yo soy una mosca cojonera, ya lo sabes, y eso de "los extremeños y las extremeñas"... Tú no, hijo mío.

Me alegra que vuelvas. Tengo pendiente una entrevista por este libro, pero de Extremadura y la modernidad hablamos hace quince días y quiero esperar un pelín más. Para el lunes que viene mismo. Pero te llamo, para acordarlo.

Un beso.

JUAN GARCIA GUTIERREZ dijo...

¿Cómo no alegrarse de tu retorno
A ver: ¡si alguien no se alegra que lo diga!
¿Ves? Sigue un silencio significativo. Buena señal.
Enhorabuena.
Abrazos.
Juan.

Á.V. dijo...

Me sumo al coro de los que celebran tu vuelta al blog. Abrazos

Anónimo dijo...

Menuda siesta te has echado, Kamerrrrrrrrraden. De todas maneras observo con preocupación en tus comentarios expresiones como "liberalismo" o "nacional". Menos liberalismo y más centralismo democrático, Kamerrrrrrraden, que perdemos las auténticas esencias sin darnos cuenta y luego pasa lo que pasa.En cualquier caso, bienvenido de nuevo. Salud.

eva dijo...

¿Cómo? ¿Qué leo? ¿Liberalismo extremeño? ¿Andaluz? De ésos poco o nada se nos enseñó en la escuela post-franquista. Lo cierto es que según la zona geográfica no pertenece al buen tono tocar estas cuestiones, ya que por donde aparece la luz del liberalismo sureño por fuerza tienen que aparecer las sombras -bien negras, por cierto- del ultraconservadurismo y cerrilismo norteños.

Ahora empiezo a entender la causa primaria del abandono del sur español, consecuencia de un castigo por anticiparse a una modernidad que otros reclaman ahora injustamente en otros lugares y que no heredaron de sus reaccionarios y religiosos tatarabuelos.

Las raíces modernas, liberales y democráticas hay que buscarlas en el sur, lejos de la imagen pseudo-orientalista y de leyenda negra que crearon tanto norteños peninsulares como extranjeros y otros oportunistas y que tanto ha perjudicado a pueblos y regiones.

La lástima es que este tipo de trabajos no encontrarán los canales de distribución adecuados para una amplia difusión...

Mis felicitaciones a José María y mis mejores deseos para el nuevo año. La verdad es que el blog pedía a gritos su reapertura y esto sí que es una buena señal para el comienzo del año.

Muy cordialmente

eva (la otra...)

Anónimo dijo...

¡¡¡JODER¡¡¡ EL LAMA PREDICANDO DE NUEVO Y EL CORO YA CON EL ALELUYA. GOSPEL TENEMOS, EXTREMEÑOS Y EXTREMEÑAS.
HONORIO

carla dijo...

También con el tiempo... casi todo vuelve.

Saludos.

Laura dijo...

bienvenido a la blogosfera de nuevo, a ver si la próxima pausa es sólo para suspirar que ya hacía tiempo...