jueves, 11 de septiembre de 2008

Soberano bodrio


Hacía tiempo que no iba al cine, pero ayer fui. Más me hubiera valido dejarlo para otro momento: La conjura de El Escorial. Mal guión, mala dirección, mala interpretación de actores, mal doblaje, deficiente ritmo, música gradilocuente… Un intento fallido de recreación histórica de la España de finales del siglo XVI con aires de supreproducción. Una historia larguísima (más de dos horas) y mal contada que roza la ñoñez con episodios románticos que no vienen a cuento, algunas peleas propias de “El bombero torero” y unas escenitas de sadismo y sodomía, protagonizadas por un monje y un efebo, completamente fuera de lugar.



Sólo se salvan los escenarios naturales —El Escorial, Toledo, Jaén, Guadalajara…—, el vestuario y la ambientación de una película con presupuesto sobrado, y el papel de Felipe II que interpreta Juanjo Puigcorbé.



Lo demás, sonrojante.

2 comentarios:

UnaExcusa dijo...

Entonces será un taquillazo.

agustinromerobarroso@gmail.com dijo...

Es lo que hay con la llamada novelita histórica tan de moda, tan leída, con tanta devoción, que en toda librería que se precie hay un espacio muuuy grande pa ella. Y todas, sin paliativos, son eso: bodrio y chunga. Curioso lo que la música sea grandilocuente. He visto un trailer y todo me parece inflado, falso, histórico en el sentido carcáreo, que es el dominante, el dominente en las mentes de los "cultos" lectores "codigovi(n)ciados".
Pero ya se sabe, por la historia de verdad, las épocas negras están llenas de esa historieta, como la posguerra del 36, ahora...