jueves, 24 de mayo de 2007

Toma de posesión del Consejo Social de la Universidad de Extremadura


No había visto nunca a Jesús Sánchez Trancón. Será que estoy bien de la vista, porque es oftalmólogo y, según parece, excepcional. Pero con esto del Consejo Social de la Universidad de Extremadura ya he tenido oportunidad de saludarlo dos veces. La primera, en el salón de banderas de presidencia de la Junta el 27 de abril, en su toma de posesión como presidente del Consejo. La segunda, el pasado viernes, 18 de mayo, en el rectorado de Badajoz, con ocasión de la primera reunión de ese mismo Consejo, al que pertenezco.

Es un tipo apasionado. En las dos ocasiones ha tenido que hablar y ―sin ser un profesional de la palabra― transmite emoción en lo que dice. Es creíble. El último día hizo una exposición tan brillante, y según algunos tan desmedida para el carácter convencional que algunos quieren que tenga el Consejo, que hasta el propio rector, Francisco Duque, nos dijo a todos que nunca se había escuchado allí un plan de trabajo con ese detalle. Los anteriores presidentes, Diego Hidalgo y Alberto Oliart, no tenían por costumbre salirse de esa función protocolaria de auditor de cuentas de la Universidad que ha tenido hasta ahora el Consejo. Sánchez Trancón no se conforma con eso y se ha propuesto ponernos a trabajar a todos. Quiere que allí se hable de sociedad, de empresa, de Extremadura, y no sólo de presupuestos y funcionarios. La idea me gusta y él también.

La primera sesión del Consejo Social de la Universidad (de la que adjunto foto; no aparecen mujeres porque no las hay¡¡¡) me deparó también una magnífica sorpresa: conocer a Luis Merino, profesor de Clásicas, decano de la Facultad de Filosofía y Letras, y experto en una de esas cosas raras tras la que sólo puede haber una persona de carácter: mnemotecnia en la oratoria clásica.

2 comentarios:

Agustín Romero Barroso dijo...

Ya cuando nos comunicaste tu nombramiento, en el blog, te felicité, sinceramente.
Hoy me alegro más. Y seguro que será estupendo para todos los extremeños.
Que el trabajo no te canse demasiado y que salud no lo haga nunca.
Así como a todos y cada uno de los consejeros.
¡Ánimo!

josemarialama dijo...

Gracias, Agustín.