lunes, 11 de diciembre de 2006

Las víctimas


La justicia no puede estar en manos de las víctimas. En ningún caso. La civilización es, en este sentido, el empeño de que la gente no se tome la justicia por su mano. Creo que ese principio debe regir tanto para la recuperación de la memoria histórica como para el proceso de paz contra los terroristas de ETA. La justicia no es la venganza. Y comprendo el dolor, pero las decisiones políticas no deben tomarse con esa espuela clavada en los ijares.



(Ilustración de Héctor Germán Santarriaga)

15 comentarios:

@ dijo...

Totalmente de acuerdo con su reflexión. Por ello las asociaciones de víctimas del terror de ETA no tienen nada que decir, salvo que pidan justicia, si la hubiese. Claro es.

Esperemos que sí.

Pero, ¿quiénes hacen la justicia social, quién palia los males del terror cotidiano, sistemático y real del capitalismo, que está aquí y ahora, quien asiste a sus víctimas?

Anónimo dijo...

Siento verguenza al leer esto. ¿Las personas que han perdido a sus hijos, a sus maridos o ellas mismas han sufrido las consecuencias de esos asesinos no tienen derecho a justicia y a que los criminales pagen sus delitos?
¿De qué proceso de paz están ustedes hablando?. Negociaciones de paz se hacen cuando hay una guerra en la que los contendientes matan y mueren y pueden dispararse unos a otros, pero esos crimanales no son soldados, no combaten abiertamente, asesinan por la epalda y las fuerzas de seguridad casi no pueden defenderse de ellos por temor a ser procesados. Esos canallas deben estar en la cárcel, no negociar nada con ellos

@ dijo...

al anónimo: No saber leer, que conlleva comprensión lectora, es lo que debería darle vergüenza, señor. Lea atentamente, con comprensión lectora, no con antojadizos entendimientos de lo que no se dice, ni se escribe.
Porque leer y escribir no es sólo deletrear y luego entender lo que a uno dé la gana.
Que ahí no se dice la vergüenza a que usted se refiere.
Se dice que las víctimas no pueden, ni deben hacer justicia, salvo pedirla. No la harían, sino venganza. ¿Vale? Señor analfabeto, no como insulto, sino como definición a tenor de pruebas congruas.
Y si le da vergüenza el clamor contra el capitalismo asesino, pues dos tazas. Y me reservo el tenerlo por terrorista.

Anónimo dijo...

Es una pena que se trate de enturbiar una buenísima reflexión con intoxicaciones de gente que no sabe leer, o lee lo que quiere.
Quien mata, mata. Sea como fuere. En combate, de espaldas, atropellando como fuerza pública, que de esta última forma asesinaron a familiares míos las tropas "liberadoras" del Caudillo...
Así que basta ya. Hay que terminar con esas cosas. Y esto puede ocurrir si esta generación, a la que el señor Lama pertenece, pone solución, mucha mano izquierda, sobre todo izquierda, e hilar fino y paciencia. Si eso logran, la historia y su memoria les recompensará con creces. Aunque el hombre tropieza siempre en las mismas piedras, que parece que son las únicas en sus caminos. Esperemos que no. Por una vez demos oportunidad a la pazzzzz!!! Siempre es mejor que una guerra continua.

javier castro dijo...

EStoy plenamente de acuerdo con la primera frase de esta entrada: "la justicia no puede estar en manos en las víctimas" (aunque yo hubiera añadido que tampoco en manos de los verdugos);por eso mismo me extraña el final de la entrada de este blog con el que no puedo estar más en desacuerdo "las decisiones políticas no deben tomarse.." etc etc, ya que no entiendo muy bien qué hacen aquí esas llamadas decisiones políticas y qué tienen que ver con la justicia. Muy extraño.
La justicia no se basa en decisiones políticas ni en buenas o malas intenciones o diálogos sino en la aplicación por tribunales competentes de las normas legales que hemos aprobado los ciudadanos en el parlamento. LO que corresponda aplicar (cárcel, absolución etc) a los que calificas de terroristas de ETA (presuntos mientras el juez no determine lo contrario) deberá ser determinado por los tribunales y no por las víctimas, ni tampoco por iluminados bienintencionados. Que cada uno hable con quien quiera y se lleve bien o mal y tenga los amiguitos que quiera y se arrejunte con quien le plazca, pero cuando se hable de JUSTICIA por favor respeten un poco el andamiaje y orden que nos ha servido para vivir en paz y saber cuando uno comete o no delitos, ya que el código penal se vende en cualquier librería.
Un saludo muy atento

Anónimo dijo...

Desde luego con acuerdo absoluto de Javier Castro. Pero es lo que pasa en España, que la Justicia está en manos de los políticos, así que el remedo que criticas es por leer mucho sus crónicas, las de políticos, y seguirles mucho en los papeles, radios y teles. Son pésimos educadores de la ciudadanía, y para uno que había (Anguita) se le criticaban, se mofaban, se burlaban de su actitud de "maestro", porque a los docentes no los pueden ver.
En cuanto a eso de que la justicia funciona, na de na. Incluso podría ilustrar un vergonzoso caso de acoso social y político, utilizando a una juez, para con alguien crítico, en uno de estos pueblos de Extremadura dominado por la barbarie bipartidista al uso, en este caso de la rama sociata, en el que se le denuncia, a un ciudadano, con falsos testimonios, se le hace comparecer ante la justicia y esa justicia lo condena, sin pruebas, contra el criterio del fiscal que recrimina el cómo se ha admitido eso en denuncia... En fin, cosillas cotidianas de uso de la justicia, de los funcionarios de orden (policía local) y etc., con que los alcaldillos tratan de mantener a raya a los díscolos en este cortijo. Se dirá lo de recurrir a instancia superio, con lo que la cosa se eterniza, se pierde tiempo, nervios, mucho dinero... Y eso es lo que quiere la jerarquía denunciante y que utiliza la justicia, que el critico quede enrevesado en ese pozo sin fondo, porque la justicia es muy lenta y mala. Pero no por falta de medios, sino por intención política.

Es el terrorismo cotidiano, en muchos pueblos extremeños, que mata más, y lentamente, en Extremadura. Curiosamente la víctima de la que hablo lo denució y lo hizo saber a Ibarra. Y si leyeran los que éste le contestó se avergonzarían siempre. Por eso no está nada mal que a él le pase algo similar con otro sinvergüenza como Pedro J. Ramírez. Donde las dan las toman.

Pero ese terrorismo nunca sale en la tele ni en los papeles o radios.

vale

eva dijo...

En España, la Justicia NO está en manos de los políticos, sino de los jueces, que son los que la administran.

El poder político y el judicial están separados.

Anónimo dijo...

Eva:
Separados en lo teórico, o virtual. Pero en la práctica hay una colaboración total. Y donde se ve no es en las alturas de Garzón, con verse claro, o en la tendenciosidad "pepera" del Consejo Greneral del Poder Judicial, sino en las bajuras del día a día, en los juzgados de zonas o distritos. Invito a Vd. y a sus equipos de investigación histórica, a hurgar un poco entre los papeleos, como el que cuento de acoso social y político, instrumentalizando a una juez, que he traido al caso.
Hay casos vergonzosos porque es evidente que los políticos tienen el poder real, que imponen con totalitarismo total, y sirven a grupos de intereses, generalmente económicos. Porque que el Defensor del Pueblo sea una víctima de ETA, o pariente cercano de una de ellas, es algo que le mueve a actuar pasivamente cuando un ciudadano es acusado de etarra, por parte de la jerarquía política de un partido. Y éste ciudadano busca el amparo del Defensor. No sólo no le hizo caso, sino que también lo quería incriminar como etarra. Sólo porque su partido así le llamaba. No cuento lo que le dijeron los jueces cuando el mismo ciudadano acudió a ellos...
Este caso del Defensor del Pueblo es un calco de lo que pasa con la Justicia, y eso de la separación de poderes y otros cuentos cortos, como cortas tienen las patas las mentiras.

Fco. Gil dijo...

El día que aquel afamado progresista, a la sazón Vicepresidente de un gobierno democrático en el que muchos depositamos quizá demasiadas esperanzas, se alegró por la muerte de Montesquieu -a los efectos prácticos de la separación de poderes- nuestra democracia quedó gravemente herida y el posterior y recalcitrante uso partidista de la judicatura no ha hecho más que empeorar la situación.
Quien siembra vientos recoge tempestades y de aquellos polvos vienen estos lodos.

Saludos a todos.

José M. Sánchez-Paulete dijo...

Este es un tema muy complicado, ya lo dijo el Gobierno cuando ETA anunció el alto el fuego, el proceso sería largo, dificil y lleno de dificultades. Por supuesto que las víctimas no pueden juzgar, solo los tribunales pueden hacerlo, pero dudo mucho que el mundo azbertzale le interese la paz en el sentido político, convertirse sin más en un partido y participar de una manera democrática en las instituciones vascas y españolas. Dudo que estén por esa labor puesto que la reactivación de la violencia callejera y las provocaciones en los mítines de Batusuna no anuncian eso. Más bien se están tomando un descanso para coger resuello, ya que estaban ahogados economícamente y la ley de partidos hacía inviable las compensaciones económicas por votos obtenidos. En el fondo ¿Que pretende ETA con este alto el fuego? Recomponer su estructura, relanzarse y obtener beneficios sociales y políticos tanto en el Pais Vasco como en Europa. El proceso de paz tiene un horizonte muy lejano con estas coordendas, pero si el Gobierno juega bien sus bazas, no perdiendo la serenidad, no dejándose arrastrar por demagogias inútiles y peligrosass, podrá convencer al mundo radical que su única salida es la aceptación de las reglas democráticas. Supongo que esto podrá ser tenido por una ingenuidad pero si no se tiene ese horizonte utópico se perderá toda esperanza de que no vuelva a haber víctimas del terrorismo, y de eso se trata principalmente.

José Mª Rodríguez Vega dijo...

Es que la justicia no puede estar en manos de las victimas... Ni lo está ahora ni lo ha estado nunca. La justicia debe estar en manos del Poder judicial, en manos de los jueces no politizados, independientes –cosa que aquí no pasa-. Entonces, como dice Javier Castro, la justicia (esa señora yo no sé quién es), los tribunales y los jueces, lo que deben hacer es aplicar la Ley, que para eso está. Y esto es cosa que muchas veces no se hace, pues aunque formalmente existe la separación de poderes, en lo concerniente a la aplicación ciega del Código o ley es claro que está profundamente politizada, cosa derivada del sistema de partidos políticos, de la partitocracia, diga lo que diga la Sra. Eva.

Todo en esto está mal enfocado, pues no se puede hablar de “proceso de paz” ignorando que sólo hay paz y guerra entre las Naciones, que son las Naciones las únicas que pueden firmar la paz y declarar la guerra. Con la banda no hay guerra ni paz, sino delincuencia interna y terrorismo o rendición y justicia. Es irrisorio que se acepte el lenguaje de los delincuentes para hablar de ellos.

A mi modesto entender, el que da en el clavo de manera total es el Sr. Anónimo: “¿De qué proceso de paz están ustedes hablando?. Negociaciones de paz se hacen cuando hay una guerra en la que los contendientes matan y mueren y pueden dispararse unos a otros, pero esos crimanales no son soldados, no combaten abiertamente, asesinan por la espalda y las fuerzas de seguridad casi no pueden defenderse de ellos por temor a ser procesados. Esos canallas deben estar en la cárcel, no negociar nada con ellos.”

Exacto, como no hay un iustus hostis (interestatal) sólo son delincuentes con los cuales se debe hablar para que paren y se rindan, pero no para “negociar” nada, pues llamar “negociación” a los contactos que hubiere es ya rendir el Poder desde el mismísimo Estado y rebajar el Estado, esto es, la Nación entera, a los caprichos asesinos de cuatro o cuatro mil delincuentes. Ningún Estado “negocia” con criminales y piratas. Y ni este Zapatero Alicia ni ningún otro Presidente ha sido delegado por la nación para hacer eso, sino para hacer cumplir la Constitución a la que se debe.
Por ello, las palabras del Sr. Lama “para el proceso de paz contra los terroristas de ETA” son un puro contrasentido o sinsentido lógico zapatero/alicio que está teñído por completo de la ideología al uso, a saber: que con los terroristas hay “un proceso de paz”..., y eso es falso por completo, ya que lo único que hay es un contacto para oscuros beneficios políticos y porque no hay ni puede haber “procesos de paz” con quienes al no ser Estado, no tienen capacidad para firmar ninguna paz ni capacidad para imponerla. Un delincuente no se “rinde” al Estado, sino a la policía, a sus fuerzas del orden interno. Por tanto no es tampoco “un conflicto con Euskalherria”, sino un conflicto delictivo entre la Nación y una pequeña fracción suya, de sus subdites, sujetos, o ciudadanos. Todo lo demás es populismo demagógico o crasa ignorancia.

¡Que Dios nos libre de estos gnósticos!
Adiós.

Anónimo dijo...

" no se dabe aceptar el lenguaje de los delicuientes para hablar con ellos" Totalmente de acuerdo, ¿se acuerdas cuando el otro le llamaba "movimiento de liberacion vasco"?·
¿que opina, que escribia entonces?

José Mª Rodríguez Vega dijo...

¿Se refiere anónimo al Aznar? Pues le diré que hubiera escrito lo mismo si tal cosa se hubiese presentado. La diferencia es que el PP y el Aznar se tienen por españoles aunque nada más sea por sus egoístas intereses, mientras que estos Alicios prefieren decirse antes “demócratas y ciudadanos” que no españoles teniendo los mismos intereses, lo que los hace culpables de hipocresía, cosa que los del PP no padecen por innecesidad, ya que siempre se han tenido por lo que son: liberales y burgueses.

Además: la validez de mi argumento ha de ser verdadera o falsa independientemente de mi persona. Que la verdad es verdad la diga cualquiera que la diga y en cualquier momento que se diga. Adiós.

José M. Sánchez-Paulete dijo...

Sr, Rodríguez ¿no recuerda que en mayo el Parlamento Español, votó una moción para autorizar al Gobierno la negociación de un proceso de paz en base, entre otras cosas, del alto el fuego de ETA? No cree que eso legitima, en cierto sentido, al Gobierno para establecer un diálogo que permita el abandono de las armas y el inicio de un proceso de paz. Tan disparatado es intentar que un grupo armado, totalitario e intransigente, deje de matar, tratar de que no haya más víctimas, digo intentar, poniendo todos los medios por parte de los poderes del Estado, ejecutivo, legislativo y judicial, pues los tres deberán estar involucrados. ¿No fue este el proceso que siguió Gran Bretaña en la negociación de paz con el IRA?. ¿No es ese el proceso que se sigue desde hace años en Colombia? Además le recuerdo que cada vez que la Vicepresidenta del Gobierno y portavoz del mismo se refiere a éste lo llama "el Gobierno Español".

José Mª Rodríguez Vega dijo...

¿Acaso yo he dicho que esté a favor de la continuación de los crímenes de la ETA?

De todo esto, con este gobierno de dementes alicios, lo único que saldrá mal parado será el nombre y la fama de España, que es lo que verdaderamente persiguen estos que se dicen de “izquierdas”.

Únicamente niego que eso sea “un proceso de paz”, pues la paz, Sr. Paulette, es algo muy definido en ciencia política y que sólo puede concretarse entre Naciones y Estados. La paz es el resultado y la consecuencia de la guerra (y sin guerra –que ya la tuvimos- jamás hay paz), y que yo sepa, España no está en guerra contra ninguna Nación con la que llevar a cabo esa “paz” ni está en guerra consigo misma. Esta es la cuestión sibilina y mendaz de estos pacifistas a ultranza, que más que buscar el orden interno (y este es su verdadero nombre) buscan réditos electorales en “la paz como sea”..., cosa que, como se está viendo, no da resultado alguno ni lo dará, ya que lo que los vascos de la ETA exigen es la rendición incondicional del Estado.

¿He de someterme yo y mi cabeza a los dictados del Parlamento español? Usted padece el síndrome pacifista y las secuelas del “fundamentalismo democrático”, que cree que la confluencia aleatoria desprendida de las urnas lo es todo (eso a nadie importa). Eso yo lo dejo para la plebe sin conciencia política. Por encima de esa democracia ha de estar y está el Estado, el Poder efectivo e irresistible del Estado... Que se use ese poder, y que, como en Gran Bretaña, esto es, como en “Inglaterra”, se anule la autonomía vasca y se “hable” con los terroristas imponiéndoles las condiciones de su rendición. Otra cosa es mera demagogia..., pues la realidad es que ni este gobierno –que no ama a España- puede suicidarse y matar las ubres que le dan de mamar y por eso todo esto acabará en un puro fiasco que los partidos de”izquierdas” disfrazarán lo que mejor puedan. Y ya lo están haciendo pues el fracaso ya es claro y es cosa que todos sabían.
“Hay que lograr la paz como sea”, dijo el Alicia Zapatero...¡como sea!... ¿Qué se puede esperar de estas gentes aduladores de la plebe? Solo el desastre.
La Nación no puede recibir órdenes, como dijo Bailly. Adiós.