jueves, 16 de noviembre de 2006

Nazis en Extremadura


Un reciente intercambio de correos con Antonio Rodriguez, joven investigador cacereño, me ha hecho recordar un artículo que publicamos Paco Espinosa y yo en agosto de 2002 en la revista de fiestas de Reina (Badajoz), que tan dignamente se edita cada año gracias sobre todo al empuje de Antonio Gálvez Sánchez.

El título del artículo es Nazis en Cabeza la Vaca, y en él narrábamos el accidente en el que murieron seis aviadores de la Legión Condor en la sierra extremeña de la Buitrera (cerca de Cabeza la Vaca, al sur de la provincia de Badajoz) el 16 de abril de 1938. El olvido del franquismo no sólo tiene que ver con la represión de los vencidos, sino con el ocultamiento de hechos de su propio bando que al cabo del tiempo poco agradaban a los gerifaltes de la dictadura; por ejemplo, la participación de las tropas alemanas de Hitler en apoyo de los sublevados. La llamada “causa nacional” de la que siguen alardeando algunos ultras fue realmente la causa del fascismo internacional y en ella colaboraron alemanes, italianos, portugueses, magrebíes y rusos blancos, entre otros.

Hay una magnífica colección de fotografías (como la que publico) realizadas por un fotógrafo de la Agencia EFE el 2 de mayo de 1939 en Cabeza la Vaca, con motivo de la erección de un monolito en la sierra donde se estrelló el bombardero bimotor Heinkel-111.

Ese monolito sigue hoy en la sierra, olvidado y cubierto de musgo, como espero que estén para siempre las ideas políticas de quienes lo erigieron. Aunque a algunos les pese.

8 comentarios:

Agustín Romero Barroso dijo...

Entro en este sitio siempre con alegría, ya que está bien, es sugerente, y veo que participativo. Bien, un comentario a propósito de nazis. En Llerena, hace como unos nueve años, en el patio del ayuntamiento, me encontré con dos o tres cajas de cartón llenas de libros, papeles y demás; traídas, al parecer, de una casa donde estuvieron alojados nazis que, según he oído, llevaban una emisora de radio o algo así. También me dijeron que en la misma casa estuvieron alojados nazis tras la derrota y el acabóse de la guerra europea (segunda, según la cuenta dominante). No he tenido tiempo de verificar todo esto. Lo cierto es que miré las cajas y vi libros en alemán, y papeles y documentos con la cruz gamada y en alemán, y con fechas de los años treinta y cuarenta. Cierto es que cogí dos papeles, porque me fascinó como testimonio la cruz gamada sellada en rojo, en uno de ellos, y una especie de diploma, el otro papel, dado a una dama por su labor en pro del apoyo a las trospas alemanas en el duro invierno de Rusia, según pone en el diploma.
Lamentablemente no pude volver a ver las cajas, en los días siguientes, y luego he preguntado al encargado del archivo municipal y nada, no supo de nada. Y creo que todo aquello se "perdió" de alguna manera.
Todo eso lo expongo para preguntar, a alguna de las muchas personas que leen este blog, si sabe algo de esto de la emisora, de refugiados nazis por acá y tal.
Muchas gracias.

javier castro dijo...

"olvidado y cubierto de musgo"... Si no fuera porque estoy haciendo las maletas de la emigración y abandono estas serranías extremeñas por la feraz huerta murciana me acercaba en una caminata a ver ese monolito tan Becqueriano -que me ha recordado el arpa famosa que en el rincón veíase cubierta de polvo-.
Creo que es importante que se mantengan esos lugares del recuerdo que nos hacen pensar en cuanta notas se tocaron con ellos, frente a la manía de coger borrador para quitar, estatuas, placas, doctorados honoris causa etc... La dictadura fue eso también: el título por la universidad de Santiago, las estatuas de franco haciendo cabriolas a caballo, etc etc. La memoria histórica no debe (y esto es una opinión humilde y a lo mejor equivocada) sólo dar fe de las víctimas y crímenes, sino también debe permitirnos recordar el escenario, la iconografía de un régimen al que la iglesia permitió poner en fachadas de catedrales vivas a Jose Antonio y las universidades ovacionaron regalando doctorados. Quitando todas las estatuas y símbolos de la dictadura algún joven podrá dudar que tal cosa existiera, creo que es bueno poder señalar la calva de Franco cagada de palomas y decir que ese fue el que montó el sarao.
Por eso me parecen interesantes lugares como ese monolito del que hablas.
Por otra parte ayer en una librería me ví dudando entre dos novedades: "Las lunas de Agosto" de Justo Vila en la que aparecen todos los de la toma de Badajoz incluyendo al Puignolas o como se llame el buen señor y otro libro también sobre la memoria "A la sombra de la memoria" con las prosas de Eugenio de Andrade. Compré a Andrade y he pasado esta noche de Luna de Noviembre maravillosamente a su sombra, porque cada vez me interesa más el recuerdo como testimonio de una vida y menos los decretos dictando que ahora toca recordar.
Acaba de publicarse también un libro impresionante y conmovedor " Las voces olvidadas del Holocausto" de Lyn Smith en las que las víctimas hablan y sin levantar la voz, contando cosas pequeñas y sin altavoz, nos ayudan más que muchos libros de historia a comprender la irracionalidad, horror y verguenza que supuso el nazismo.
Estoy revoloteando un poco pero acabo, tan sólo quería pedir que se cuide ese monolito serrano pero sin quitarle el musgo que hará muy bonito sin duda y que también se cuiden las fosas de los asesinados por Franco y se ayude a los familiares que quieran recuperar las huesas de los suyos. Y si puede ser, que no se quiten doctorados que se dieron mal dados, que quitándolos ahora no se enmienda lo que se hizo mal ni se recuerda el error. Y -puestos a pedir ahora que los reyes ya andan camelleando camino de Belén- que se deje también alguna estatua, foto o cromo de Franco para que las juventudes vean cómo era el hombre (pequeñito pero matón), no vaya a ser que a fuerza de limpieza al final la gente olvide la mugre que tuvimos en casa y dentro de unos años lo de la memoria histórica sea una necesidad porque de verdad ni dios se acuerde de nada.
Un abrazo a todos y recomendaros el libro de Andrade porque es bonito que la memoria también sea algo que da sombra.

Jordi Pedrosa dijo...

Hola Agustín:

Me dejas de piedra con lo que cuentas de la documentación en Llerena. Yo he ojeado el Archivo municipal en compañía del encargado, Francisco, y desde luego no parecen estar catalogados esos papeles. Sabido es que durante la transición se destruyó numerosa información relacionada con la represión cometida por el franquismo en los momentos posteriores a la entrada de las tropas en las distintas poblaciones, pero de ahí que cosas como las que señalas desaparezcan en el ámbito de solamente nueve años…
¿No has hablado sobre esto con el concejal de cultura? ¿Nadie te ha sabido dar razones?

Atentamente,
Jordi Pedrosa

Agustín Romero Barroso dijo...

Pues no, y eso es lo raro. Sólo saben decirme que en casa de don Tomás, un médico salmantino que se afincó en Llerena a principios de los cuarenta, hubo gente alemana y tal, y que por lo visto tenían una emisora de radio, desde la que emitían. Yo lo he puesto en conocimiento de Francisco Mateos Ascacíbar, que así se llama el archivero, pero él poco puede hacer.
Y conservo los dos papeles que nombro, con sellos nazis en rojo y demás, que cogí de una de las cajas, que me constatan que no fue un sueño.
Desgraciadamente se han destruido materiales importantes, a mi entender, no sólo el de esas cajas desaparecidas, sino, por ejemplo, documentos relativos al Régimen (¿archivo de Falange o del Movimiento en el ayuntamiento, del sindicato vertical?) que al parecer fueron quemados por gente, llamémosle así, de "izquierda", en la "Transición", y por fortuna algunos se salvaron porque alguien del "paro" los recogió de la "quema", y de eso Francisco sabe algo. Así que no me extraña que las cajas y los papeles de los alemanes se “perdieran”, y precisamente con un gobierno municipal de “izquierdas”, que recuerdo que había entonces. Es que ten en cuenta que en los pueblos y en los ayuntamientos durante la "Transición" hubo limpieza de documentos "comprometedores", en los que costaban familiares de izquierdosos, y ellos mismos comprometidos con el Régimen, sin paliativos, y etc.; que esa es otra. Pero eso no es memoria. Otras veces por ignorancia. No recuerdo el pueblo de Cáceres en donde sobrevivieron la bandera republicana y fotos de algunos personajes republicanos que continuaron expuestos como si nada hubiese cambiado, hasta que alguien se dio cuenta, a finales de los setenta. Recuerdo la exposición de las fotos y la bandera en el escaparate de la librería Quevedo, en Cáceres.
Pero ahora que me lo ha recordado, esta entrada de José Mª Lama, voy a indagar algo, si tengo tiempo, y a ver qué resulta del asunto y te lo cuento.
Muchas gracias por el interés.

Anónimo dijo...

José Mª:
Soy de Cabeza la Vaca. Siempre he oido hablar de tal suceso, pero la verdad es que lo desconozco en profundidad.
Me gustaría encontrar más información al respecto, al igual que fotografías como la que publicas, ya que quisiera documentarme sobre ello.
Es importante conocer nuestro entorno, así como lo que sucede y sucedió en él.
Agradeciendo de antemano las referencias que me puedas facilitar, recibe un cordial saludo,
Inma.

Anónimo dijo...

Hola soy Ángel Olmedo, en el verano de 2005 excavamos la fosa del arroyo romanzal en Llerena en la que estaban enterradas más de treinta pesonas fusiladas por los franquistas. Estoy realizando un estudio sobre el tema de la guerra y postguerra en Llerena. Esto de las cajas lo desconocía. Si que tengo noticias de la presencia de los nazis durante la guerra civil, numerosos testimonios lo atestiguan, así como la existencia de un aeródromo cercano en el que actuabnan pilotos alemanes e italianos que luego dormían en Llerena.Efectivamente, en el archivo de Llerena se observa que ha sido expurgado, auque si se conservan algunos documentos interesantes de Falange. Cerca de Llerena, en Campillo, es conocido la existencia del cementerio de los italianos que combatián en el frente de Extremadura.
¿Qué dicen esos documentos que lograste salvar de la desaparición?.
El pasado verano estuvimos en Cabeza la Vaca y Sierra de Tentuía realizando un mapa de fosas de la guerra, pero tampoco encontramos muchos datos sobr este tema.

Saludos. Ángel Olmedo
memoriaex@wanadoo.es

Zafra dijo...

Agustin, respecto a los supuestos alemanes que vivieron en Llerena, ¿no estarían relacionados con las explotaciones mineras cercanas? o fueran a Llerena aconsejados por el tecnico cervecero alemán que en loa años 20 o 30 contrató D. José Mosquera dueño de una fabrca de cerveza en Llerena en aquellos tiempos. La compañía de capital alemán Ardila Iron and Ore Ltd, que explotaba minas de hierro en Burguillo del Cerro-Jerez de los Caballeros, sus directivos fueran on nazis tenían la fot de Hitler en el despacho dirección y las minas pertenecían al familia de judios alemanes Messenez, el mineral era llevado por vagonetas aereas a la estacion de ffcc de Fregenal de la Sierra, ferrocarril de Zafra a Huelva de capital inglés. Extremadura en los años 40 merecía atención para Alemania con base en minerales y contrabando de material estrategico a través de Portugal. No obstante es muy interesante lo expuesto y deberías seguir con el tema. Un saludo.

Unknown dijo...

Efectivamente el monumento existe. Durante años según parece se estuvo cuidando con esmero por alguna entidad alemana. En Cabeza la Vaca se conserva una impresionante colección de 15 o 20 fotos que he podido ver y que están en manos de algún particular. La administración local no estaba muy interesada en divulgar los hechos para no atraer un turismo politicamente indeseado. Hace años subí y comprobé el deterioro. Sobre todo de las placas metálicas sustraidas.