domingo, 27 de agosto de 2006

La materia del sueño


El escritor se convierte en editor gracias al blog y puede conocer la reacción inmediata del lector ante sus textos. Esa es la principal novedad de esta especie de diario cibernético. De eso hablaba el otro día con Juan García Gutiérrez, uno de mis antiguos maestros de escuela, hoy catedrático —ya jubilado— de Latín.

Autor del estudio y traducción de un poema latino de interés para la historia del sur de Extremadura (Zafra y los demás pueblos del Ducado de Feria celebrados por Enrique Cock, 1976) y de un libro sobre artículos y ensayos (De la Vida a la Teoría, 2001), Juan nació en Aceuchal, donde los fascistas asesinaron a su padre —Eloy García Guerrero— hace ya casi setenta años, el 10 de septiembre de 1936.

Esa muerte le ha modelado la conciencia hasta convertir la denuncia del franquismo y la reivindicación de la memoria histórica en algunas de sus principales preocupaciones intelectuales y vitales. Puede haber quien piense que esos intereses casan mal con el perfil de un antiguo seminarista y experto en Latín, que se divierte escribiendo odas sáficas, que mantiene en Internet una
web sobre Zafra en la lengua de Roma y que frecuenta las revistas especializadas con artículos sobre la obra poética de Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez o Miguel Hernández. Quienes le conocemos sabemos que no hay contradicción entre su apariencia apacible, sus gustos clásicos y la palabra rotunda con que escribe de la memoria.

Ahora ha abierto un blog: La materia del sueño.

5 comentarios:

Juan García Gutiérrez dijo...

Con ánimo agradecido…

Con ánimo agradecido, amigo José Mari, acepto el honor de aparecer en tu blog, incluso en imagen, en lo que viene a ser una presentación en toda regla ante tus lectores.
Soy consciente de la responsabilidad y el riesgo que supone manipular las palabras, “esos peligrosos y delicados medios”, que diría Rubén Darío. Es como manipular productos inflamables. La precaución es, en uno y otro caso, indispensable.
Creo, sin embargo, que merece la pena afrontar este riesgo, sobre todo sin perder de vista la intención que nos guía (hablo en nombre de los bienintencionados, naturalmente), que es la de servir a la verdad, teniendo en cuenta que nuestro propósito es contribuir a la concordia y a la convivencia fraterna entre todos los españoles.
No es mi intención convertir este blog en algo monotemático y obsesivo. Creo que los españoles tenemos derecho a una catarsis (digamos, para ser más sencillos, una especie de desahogo) después del largo “tiempo de silencio” al que nos obligó la dictadura. Esto debería admitirse, sin mayores reparos, por aquellos que, en virtud del consenso democrático, ya condenaron por unanimidad en el parlamento aquel régimen totalitario.
Esta condena explícita es como la prueba del algodón, el paso previo para iniciar sin trabas la andadura democrática. Las tentaciones involucionistas deben conjurarse, lo mismo que en el rito del bautismo se pide al neófito, o a sus representantes, la previa y expresa reuncia al maligno, “a sus pompas y a sus obras”.
Y procedamus in pace.
Juan García Gutiérrez

javier castro dijo...

No sé si este es el sitio adecuado para este comentario, pero estoy muy interesado por saber algo sobre la estancia de Miguel Hernandez en Castuera y saber cúantos números se editaron del periódico FRENTE EXTREMEÑO que él dirigía.
Un saludo muy atento

Google dijo...

• Cabecera
• Título: Frente Extremeño
. Subtítulo: Periódico del Altavoz del Frente de Extremadura
• Datación
• Cronología:1937
• Primer número: 20 de junio de 1937.
• Último número: 25 de julio de 1937.
• Números editados: 11, pero tanto en la Hemeroteca Municipal de Madrid como en el Servicio Histórico Militar, ambos con sede en Madrid, falta el número 10, que probablemente no fue publicado aunque, según Ángel David Martín Rubio y Luis Vicente Pelegrí Pedrosa, fue respetada la numeración para corresponder las fechas y la periodicidad.
. Existe edición facsímil: con introducción de Ángel David Martín Rubio y Luis Vicente Pelegrí Pedrosa, editada por el Servicio de Publicaciones de la Diputación de Badajoz en 1992.
http://www.elecohernandiano.com/numero%2018/seprensahistorica.htm

VIRIATO dijo...

Viriato,Dixit :

Contestando una pregunta sobre el gran poeta Oriolano Miguel Hernandez.Decir que la Diputación Provincial de Badajoz editó una Facsimil sobre el "Frente Extremeño ", periódico del Altavoz del Frente de Extremadura en Castuera del malogrado y gran escritor alicantino .Dirigijase a la diputación provincial Cl/Felipe Checa 23,06071, Badajoz , alli le podran información al respecto , (aunque creo que esta agotado). Tambien podra ver el Nº1 del Frente Extremeño en un libro de reciente aparición "Crónica de la Guerra de España ", Fundación Domingo Malagón ,pagina 106 .Por último y aunque sobre este poeta se ha escrito muchisimo le recomiendo la lectura de "Enigmas de la Guerra Civil "de José Luis Vila-San Juan, su capitulo dedicado a este escritor páginas 313 a 333, es sencillamente impresionante.

Saludos muy cordiales

javier castro dijo...

Os agradezco mucho vuestra respuesta. Intentaré hacerme con el Frente Extremeño y leeré el libro de Vila-Sanjuán.
Sobre esto de la memoria del dolor acabo de comprar algunas cosas de Miguel hernandez que me han impresionado mucho y por eso mi curiosidad:
El facsimil de los "Dos cuentos" que Miguel pintó y regaló poco antes de morir a su hijo Manolillo "para cuando sepa leer". Cuando leí el estudio introductorio me estremeció el comentario de la viuda del poeta de que los borronos que se ven son por las lágrimas, porque el niño lloraba mucho al leerlo y acordarse del padre.
También he comprado la primera edición del Cancionero y romancero de Ausencias con sus maravillos poemas en los que el hijo aparece como la esperanza de la memoria y la vida, y un libro muy raro e inencontrable: "Sino sangriento y otros poemas de Miguel Hernadez" editado por Manuel Altolaguirre en Cuba en 1939 con una nota necrológica. Es una edición homenaje ya que se corrió el bulo de que Miguel había muerto en Agosto del 39 en una cárcel franquista.
Me parece curioso ver cómo algunos poetas están siempre vivos y cómo algo tan frágil como las lágrimas de un niño resisten y aún nos hablan 60 años después. La memoria en este caso no tiene que ver con el pasado o la muerte sino que es algo que está ahí y nos habla y nos llama.
Perdonad que hable de cosas que no tienen mucho que ver con la entrada original del blog.
Un saludo muy atento