lunes, 10 de julio de 2006

La bandera de Extremadura


Ordenando papeles me topo con un recorte de prensa de La hoja del lunes, el desaparecido semanario extremeño que dirigiera, entre otros, Gaspar García Moreno. Por desgracia el recorte no lleva fecha, aunque debe ser de la primavera de 1976. Es una carta al director firmada por Bartolomé Gil Santacruz, mecenas y editor extremeño. Bajo el título “Extremadura ya tiene su bandera” dice:

Señor Director:
Acabo de leer en el periódico regional HOY con gran satisfacción que la Comisión Permanente del Ayuntamiento de Badajoz, en la sesión celebrada el día 25 de febrero último, decidió, a propuesta de don Fernando Belmonte, la investigación sobre la bandera de Extremadura. Lo cual me entusiasmó al leerlo, porque pienso que a todos los niveles despierta nuestra conciencia regional.
Un grupo de extremeños asentados en Madrid, entre los que se encuentran personalidades importantes de las letras y las artes de nuestra tierra, investigamos la mencionada bandera y no encontrando antecedentes históricos, decidimos buscar formas y colores para su posible creación. Esta se llevó a cabo en una reunión de la peña “La Encina” en el mes de abril y se confeccionó de acuerdo a la mayoría de criterios que abundó en el tema. Conclusión:
Los colores nacionales, rojo y gualda, entrando en cuña en el verde de la encina y la oliva, el pardo de la tierra y una pequeña faja de negro (por el dolor de Extremadura) eran los adecuados para la bandera.
Esta bandera, tuve el honor de presentarla personalmente con motivo del homenaje de Extremadura a nuestra querida Isabel Montejano, Isabel de Extremadura, el día 15 de mayo del pasado año, en Mérida de manera oficiosa. En esta ocasión se hallaban presentes los gobernadores de ambas provincias, los presidentes de las Diputaciones, el actual director general de Política Interior, señor Sánchez de León, los alcaldes de Mérida, Plasencia, Navalmoral, y otros muchos hombres de letras como don Pedro de Lorenzo, Sánchez Pascual, Antonio González Conejero y otros.
Por lo tanto, Extremadura ya tiene su bandera mientras no surja una histórica. Adjunto mando copia a todo color.

6 comentarios:

José Luis Garralón dijo...

Pues menos mal que no le hicieron demasiado caso. La actual es... cómo diría... más "normalita".

Es curiosa la génesis de la actual bandera. Sabemos que la diseñó el socialista Martín Rodríguez Contreras, fallecido hace algunos años. En cuanto a los colores, hay varias explicaciones. Una de ellas la ofrece el mismo autor en su obra «Sobre la bandera de Extremadura», publicada por el Ministerio de Educación y Ciencia y CEP de Badajoz, en 1993. Dice textualmente:
"Los colores se habían inspirado en los tradicionales de la cacereña capital (verde y blanco) y en los genuinamente clásicos de Badajoz (negro y blanco), que en feliz conjunción, y sirviendo el blanco como nexo de unidad fraternal, suponen como resultado la Tricolor, situándose por razón geográfica arriba el verde y el negro debajo (...) En cuanto a la simbólica representatividad del color, el verde materializa la esperanza, el blanco asume la honradez de la gente extremeña y el negro viene a recordarnos el paro, la marginación y el atraso, aunque también es bueno traer a nuestra memoria las connotaciones Almohades del referido"
Hay otras interpretaciones, como por ejemplo, esta:
"El color verde era el color emblemático de la Orden de Alcántara, cuyos territorios y encomiendas se extendieron por gran parte de las provincias de Badajoz y Cáceres.
El color blanco era utilizado en el pendón real de los monarcas leoneses y castellanos que reconquistaron la región, incorporándola a Castilla.
El color negro se tomó del estandarte de los reyes Aftásidas de Badajoz, que crearon un gran reino musulmán sobre la mayor parte de Extremadura, en el siglo XI, y aportaron un esplendor literario y cultural como nunca antes fue conocido".
Pero me temo que la realidad es mucho más "pedrestre". Coincidí con Martín Rodríguez Contreras hace unos años en una tertulia radiofónica... (sí, lo reconozco: he intervenido en alguna tertulia, de esas en las que nos lo sabemos todo de todo)... y él nos confesó que los colores los había sacado de los equipos de fútbol Cacereño y Club Deportivo Badajoz.
Es evidente que los diseñadores de los colores futboleros, al menos, tenían una cierta idea de la historia, aunque el antropólogo Javier Marcos Arévalo sostiene que también estos colores contienen una fuerte arbitrariedad histórica (vamos, que no tienen nigún rigor histórico) aunque reconoce que los colores "poseen fuerza comunicativa, condensan en sí ideas, imágenes y significados que la gente, sin cuestionarse su verdad histórica, interiorizan"
Como yo no podía saberme todo esto, es decir, uno no es tan culto como para esto, ahora viene la confesión: he buscado el nombre de Martín Rodríguez Contreras en el gugle nuestro de cada día, precisamente para confirmar lo aquí comentado y me he encontrado con el artículo de Marcos Arévalo. Como me parece interesante, ahí va el enlace: http://www.ugr.es/~pwlac/G14_04Javier_Marcos_Arevalo.html
El artículo se llama "La identidad extremeña"
Abrazos varios.

Anónimo dijo...

Hay pocas ocasiones para hablar de esto. ¿La bandera? El mimetismo de algunas regiones o zonas, o como lo llamen, con Cataluña o Euzkadi, es, cuanto menos vergonzante, falto de una personalidad social, de asumir el pasado, de ser libres, en definitiva y si somos sinceros con nosotros mismos... Tanto ayer como ahora. Ahora no se hubiese planteado una revisión de los estatutos de autonomía si Cataluña y Euzkadi no lo hubiesen planteado. Y encima se les ultraja, anda la gente emberrechinada contra esas zonas y tal. Cuando abren los caminos de los demás (y esos demás son desde Andalucía hasta Extremadura, pasando por los otras, que van a rueda (como diría un ciclista del Spiuk de Zafra)). Soy simplemente fenomenológico: no digo si eso es malo o bueno. Levanto acta de sucesos, no los juzgo.
Personalmente asumo que Extremadura no tiene bandera, u otros símbolos "tradicionales" del carquismo militante, ni himno, ni escudo... Son, ese no tener, los nítidos símbolos de su ser, su propio ser, la Extremadura real...
Es patético todo lo demás, y poco respetable. Pero como eso que expones, José Mª, al hilo del encuentro del recorte de la Hoja del Lunes de Badajoz, hay doscientas historias y banderas. Por suerte viví fuera de Extremadura (1972-1975) hasta que entre 1976-77 pasé un año en Badajoz, y pude conocer de cerca todo ese tinglado de banderas: que si parda, blanca y verde, que si con los colores de los equipos de fútbol... Que finalmente triunfaron por goleada, que es la que hoy se dice bandera de la Comunidad Autónoma de Extremadura, o sea de una institución política, que no es ni toda Extremadura ni todos los extremeños, claro es, aunque pudiere parecer muy raro. No debe ser un totalitarismo, ni aunar a la fuerza a los forofos.
En fin, que habemos muchos extremeños que no aceptamos los símbolos oficiales, ni los otros, como la banderita que traes aquí. Y no por ello somos fachas, ni del PP, ni demás. Somos sensatos y consecuentes con el ser de nosotros mismos, y respetamos esos símbolos (oficiales los hoy en uso; o oficiales, como la banderola de marras que recuerdas) mientras no nos toquen la propia libertad o dignidad, sabedores que no todos los hombres pueden vivir sin la desnudez de la falta de tales símbolos, que los usen, mientras no nos los abusen... Así que, ¿banderas?: no gracias.

eva dijo...

Creo que es más bonito el "verde islam" de la bandera extremeña actual que el verde oliva propuesto. Además, el verde y el marrón nunca han combinado bien...

Sinceramente, lo de los "colores nacionales" rojo y gualda me parece un sarcasmo (tiene una reminiscencia a franquismo rancio), y lo de "entrar en cuña" aún más, conociendo la forma en que esos colores "entraron" en Extremadura...

Saludos

@ dijo...

EVA.- Totalmente de accuerdo con usted. La forma como entran todas las banderas es aquella de la cuña y tentetieso, ¿o era caña y tentetieso? No sólo la roja y gualda, sino la verde, blanca y negra, la de barras y estrellas, la roja, la de barras sobre fondo amarillo. Tal vez no la negra, que, como color negro que es, rechaza todos los colores...

José Mª Rodríguez Vega dijo...

Nada mejor para el francés y el moro que el reino de taifas y la multicoloridad del multiculturalismo de pega del olvido de la unidad de siglos. La biocenosis de la formación de España destrozada en cuatro días por cuatro irresponsables...La conciencia de españoles (España frente a Europa y contra Europa de Gustavo Bueno) es cosa moderna, simplemente moderna. Cosa del carcamal pasado. Con la deconstrucción pedant y el postmodernismo gabacho lo que mola es la conciencia de la cultura casera, pueblerina. Geografía: el Gévora y Las Hurdes, no más allá... Historia: Almohades y Afthásidas, y camellos si hiciera falta... Una pequeña y falsa grandiosidad para una “nuestra conciencia regional”, que falta nos hacía puesto que carecíamos de ella (por lo visto es la “conciencia” la que hace al mundo, no la necesidad).

Donde no hay se busca y el que busca encuentra... un pastiche, otra mentira, otro victimario... para dar de comer a algunas plumas necesitadas de mercado. Que se prohíba el Belén en los colegios y que se aborrezca nuestra tradición católica por el deber para con “la pluralidad cultural y multiétnica de España”...La etnogénesis aplicada para la construcción de la identidad del grupo pueblerino y la podredumbre de la política al creerla con toda desfachatez cosa de la etnia...el meollo étnico fascista y nazi de la antropología y la etnología del colonialismo francés puesto al servicio del neoliberalismo. Javier Marcos Arévalo o cómo dejar de ser español poco a poco para luego ser... de otros. Pues la política y el status político no lo da jamás ni la etnia ni la geografía, sino la voluntad política, la fuerza de obligar (protego ergo obligo)...Y yo que soy pintor y siempre me gustó el verde hierba ahora tengo que leer que ese verde es el “verde islam”... La moda por nuestros enemigos de siempre..., para que el capital multinacional y el capitalismo franco/americano se expanda mejor por allí, por el Islam..., y por aquí..., tierra abierta y desmembrada, casi quemada ya por nuestra propia estulticia.

Carlos III en 1785 instituyó la bandera de España encarnada y amarilla, de tres listas... Y esta bandera, una de las más viejas de Europa, tiene ahora para los postmodernistas a la gauche unas “unas reminiscencias a franquismo rancio”, como dice nuestra alucinante Eva... El truco de la CIA está en auge: destrozo del sentimiento verdaderamente nacional para la implantación de la debilidad necesaria al multiculturalismo neoliberal. Nos van a machacar y ni os enteráis.

¡Donoso, ven a salvarnos de estos vendidos de la Patria cuyos juncos del Gévora y el Rivilla parece que nunca azotó sus caras ¿¡Ya no estás en España, mi barriada de San Fernando!...Ya no sois España mis campos amarillos de Campo Mayor? ¿hasta cuando he de llorarte, mi España, entre traidores? ... ¡Ven, Donoso y Cortés, con tu “decisión” política a decirles a estos tozudos paisanos tuyos que las naciones se miden por la Soberanía, no por la cultura ni por la etnia nazi... Explícales la biocenosis de España:<“Por donde se ve que el contacto de las familias, de las tribus y de las naciones entre sí, promoviendo una cuestión de asociación, promueve necesariamente una cuestión de soberanía. Ahora bien: una cuestión de soberanía no puede resolverse sino por medio de la guerra; por eso la guerra es el medio universal de las asociaciones humanas.”> (BAC 1946. Vol I, pág. 592)

Y poco a poco, aquello que tantas guerras unió y que antes que ninguna otra se llamó España, -y contra el moro, tanto afthasidas como almohades, y contra el fracés ¡Dios los maldiga juntos!- ahora estos modernistas, digo –en su ignorancia política-, destrozan lo que tanta sangre costó en un santiamén con sus minúsculas entendederas, sus minúsculas banderas, sus minúsculas culturas, sus minúsculas geografías, sus minúsculas tradiciones y sus minúsculas nacioncitas. Todo hoy es minor y particularista, pues tu grandiosa y maior visión generalista y holística de extremeño universal, Donoso, le está vedada a todo aquél que tiene un amo. ¡¡Ven, Donoso, a salvarnos de tanto enano!!
Que parece que ni una guerra civil fue bastante y acaso necesitemos otra con un genial conservador como tú que nos guarde enteros otra vez por doscientos largos años.

<...Si en estas circunstancias, decimos, hubiera venido al mundo la idea de la libertad que siempre altera profundamente la unidad de las naciones, la civilización hubiera retrocedido a la primitiva barbarie; porque en la unidad, consistía entonces la verdadera civilización y el verdadero progreso.....La edad media concluyó cuando todas las naciones tuvieron un mismo Dios y un mismo culto; cuando cada una de esas naciones fue un pueblo, cuando cada uno de esos pueblos fue gobernado por un rey.
La edad media significa esto, y si no significa esto, no significa nada.>
(Op. Cit. Pág. 644)

Y es que nos quieren neofeudalizar, volver a la edad media moderna y actual, volver a las baronías, a las canonjías... volver a lo minúsculo y desmembrado, a lo pueblerino, pues así, en nuestra nueva y novísima local debilidad, seremos mejor dominados: petrodólares árabes y moriscos, multinacionales francesas y americanas (Magreb), Polanco y PRISOE más el Sr, Botín... Este es el verdadero gazpacho: se llama neoliberalismo.

Ateded extremeños! Atended como españoles con Imperio, que quienes una vez conquistaron el mundo pueden ser demasiado competentes y estorbar a la Francia y al yakee en sus maléficos y pérfidos planes (La francia, como nunca ha logrado el Imperio, siempre lucha por él... hasta el Ebro si puede, y esos son sus planes desde Napoleón).
La alta política es muy simple: consiste siempre en debilitar al vecino... el enemigo a las puertas.

Un símbolo –como lo es la bandera de España-es cosa de alta política. Su denigración es sólo una táctica para el logro de la alta y oculta estrategia de algún vecino enemigo.

¡Ven Donoso, ven a salvarnos de tanto enano!

Yo, un extremeño, orgullosamente, escupo todas vuestras minúsculas banderas.

Anónimo dijo...

La bandera que se presenta ,era de AREX (acción regionalista extremeña)partido de Enrique Sanchez de León,que luego fué ministro con UCD.
La actual y oficial,fué una idea que surgió en Coordinación Democrática de Extremadura y Martín Rodriguez Contreras,secret gral del PSP ,nos transmitió a los militantes,año 76,dos de ellos ,(uno era yo)compraron unos sprays en Galerias Preciados de Badajoz y una tela blanca y pintaron las dos primeras "enseñas extremeñas",que fueron presentadas en un mitin del PSP en Oliva de la Frontera,corría nov o dic del 76...
existe hemeroteca,diario HOY,el día antes nos detuvo la Guardia civil en Jerez de los Caballeros...