sábado, 3 de junio de 2006

Jo no t´espere

Frente al fervor oficial, hay valencianos que no ocultan su desagrado por la próxima visita del Papa. Ayer dos amigos, uno catalán y otro valenciano-burgalés, me enviaron el enlace al sitio de internet desde el que se coordina una campaña alternativa. La han llamado Nosaltres no t´esperem y tienen previsto que, los días 8 y 9 de julio, Valencia no sólo se llene de familias y kikos, sino también de pancartas como la que reproduzco.

Las razones de la crítica se exponen en la web:

... las posiciones oficiales de la Iglesia católica... son como mínimo discutibles y absolutamente cuestionables cuando su objetivo es imponer sus posiciones al conjunto de la sociedad, sean los ciudadanos católicos o no, normalmente por la vía de la prohibición.
Desde una posición laica, que respeta cualquiera ideología o principios morales pero donde no podemos aceptar que se trate de imponer los propios a nadie, queremos lanzar una iniciativa para hacer visibles otras opciones... y, especialmente, como nexo común, reivindicar la libertad personal y la racionalidad frente a los modelos excluyentes y los fundamentalismos.

1 comentario:

Agustín Romero Barroso dijo...

Los listos olvidáis que el mejor favor que se le hace a la iglesia católica es atacarla, vejarla, criticarla... Es fruto del martirio y mientras más martirio mejor, más engorda... sobre todo si la critican los progres de hoy, tan supinamente ignorantes de lo que es la iglesia, de lo que ha sido, eso que otros llaman historia... No hay más que leer al progre Umberto Eco,afin ala indigente socialdemocracia europea (vulgo p$oe en España), tan hambriento de saber lo que era el movimiento de los afines a los franciscanos en el siglo XIII, por ejemplo, como bien se puede ver en su "cosa" "El nombre de la rosa", etc. Rigor, rigor intelectual, hijos míos, algo que no existe en España, y menos en Extremadura. A la iglesia se le daña con la total indiferencia y usándola, por ejemplo, para encerrarse por algo, para una fiesta orgiástica en toda regla, pero con indiferencia, que eso sólo la mata, la elimina. Y si no reflexiona un poco...